la leña ardiendo y la ceniza (Dogen)

La leña ardiendo se hace ceniza y no vuelve a ser leña.

Pero no creamos que la leña ardiendo y la ceniza están en relación de antes y después.

La leña ardiendo existe como leña ardiendo, y después existe la ceniza.

En ese sentido, hay un antes y un después, pero ni la leña ardiendo es el antes de la ceniza, ni la ceniza el después de la leña ardiendo.

El antes es antes, y el después es después.

Así como la leña ardiendo, una vez que se ha convertido en ceniza, no vuelve al estado de leña, tampoco nosotros, después de morir, volvemos a esta vida presente.

Por eso no se habla en el budismo de que la vida se haga muerte.

La vida, en cierto sentido, no es vida, es un “des- nacer”.

Tampoco se dice en el budismo que la muerte se haga vida. El morir es un “des-perecer”.

Tanto la vida como la muerte son un modo temporal de ser del todo.

Es como el invierno y la primavera. No decimos que el invierno se convierte en primavera, o ésta en verano.

El arte de mirar. Dogen. Texto escrito en 1233

Infórmate sobre nuestros servicios y consulta la programación de retiros, cursos y talleres.

 

la leña ardiendo y la ceniza (Dogen)