Iluminación: El reflejo de la luna en el agua (Dogen)

Iluminación

El logro de la iluminación es como el reflejo de la luna en el agua. Ni se humedece la luna ni se quiebra la sobrehaz de las aguas.

Grande es la luna, y amplio es el radio de sus rayos de luz, pero cabe toda en una gota de agua. Toda la luna y todo el cielo se contienen reflejados en cada gota de rocío.

No poner obstáculos a la iluminación es dejarse, sin más, ser reflejo, del mismo modo que la gota de rocío no impide que se reflejen en ella el cielo y la luna

La profundidad del agua pone de manifiesto la altura de la luna. Según lo grande o pequeño de la superficie del agua y según sea la luna creciente, llena o menguante, así varía el reflejo. Lo mismo pasa con la iluminación.

Quien no se ha ejercitado suficientemente en aprender con cuerpo y alma la enseñanza de la iluminación, cree que ya la domina. Quien se ha empapado de ella en cuerpo y alma se da cuenta de lo que le falta.

El arte de mirar. Dogen. Texto escrito en 1233

Infórmate sobre nuestros servicios y consulta la programación de retiros, cursos y talleres.

Iluminación: El reflejo de la luna en el agua (Dogen)