Autoconocimiento, ¿cómo hacer?

Autoconocimiento, ¿cómo hacer?

Les he prometido que les diría cómo debe uno hacer para realmente empezar a andar en el camino del autoconocimiento. Hay muchas maneras y cada individuo reacciona a ellas de forma diferente. Pero les daré ciertos lineamientos básicos sobre los cuales podrán elaborar su propio plan.

Todos ustedes saben que alcanzar el autoconocimiento es de una importancia capital, pero ¿cómo hacerlo?

El primer paso será pensar, tan objetivamente como sea posible, acerca de sí mismos, sobre sus cualidades y sus defectos.

Escriban una lista

Escriban una lista, como les he aconsejado a menudo, porque el escribir ayuda a concentrarse para condensar lo que ya hemos descubierto. Esto les permitirá evitar el perder ese conocimiento.

Las palabras en blanco y negro pueden arrojar una nueva luz de comprensión y promueven un cierto distanciamiento en la consideración de uno mismo. Más adelante, cuando hayan alcanzado un mayor conocimiento sobre sí mismos y sobre sus tendencias subconscientes, podrán conectar nuevamente ciertas piezas del conocimiento que encontraron en un principio, siempre y cuando hayan sido expresadas de manera clara y concisa.

La ley de la hermandad

Una vez que hayan hecho esto concienzudamente el siguiente paso será pedirle a alguien más, que los conozca muy bien, que les diga con toda honestidad lo que piensa de ustedes. Sé que se requiere de cierto valor para hacer esto. Considérenlo como su primer esfuerzo por sobreponerse un poquito a su orgullo. Al hacerlo habrán alcanzado una victoria que de inmediato les liberará de una pequeña cadena interior.

Es muy importante no hacer este trabajo de autoconocimiento completamente solo. Abrir de verdad nuestro corazón a otra persona trae una ayuda espiritual que uno no puede recibir por sí mismo. Esto se debe a la ley de la hermandad. Pues la gente que está siempre sola, no importa qué tan duro trabaje, no importa cuan inteligente sea o estudie, no importa qué tan honesto consigo mismo trate de ser, se encierra en un vacío que obstaculiza la comprensión completa y la evaluación de su propio ser, una comprensión que fluye de manera automática si logra abrirse a otra alma. Al permanecer completamente solo, se viola la ley de la hermandad de una manera muy sutil.

Humildad

El no aislarse requiere de cierta cantidad de humildad que no llega fácilmente al principio, pero después de cierto tiempo se vuelve muy natural. Pronto serán capaces de hablar abiertamente sobre sus dificultades, sus debilidades y sus problemas para recibir la crítica. Esta última es igualmente sana para el alma.

Cada uno de ustedes que ya ha probado el abrirse confirmará el que el solo hecho de hablar de un problema que se ha mantenido en secreto hace que pierda sus proporciones exageradas y algunos de sus aspectos temibles.

El ser tal como uno es con al menos una persona, con un mínimo de máscaras y defensas, es una medicina muy sana. Al mismo tiempo se ofrece un acto de amor a la otra persona, a quien se ayuda más al mostrar nuestras debilidades humanas que tratando de parecer superior. Su compañero podrá hacer lo mismo con ustedes. Así que traten de organizar esto con algún amigo. Después de un tiempo verán qué tan útil y fructífero resulta. Les dará alimento para pensar, se ayudarán uno al otro y aprenderán mucho de la hermandad, de la humildad y del entendimiento desapegado.

¿Quién es esa persona que te conoce bien?

Les aconsejo que le pidan esto a alguien que los conozca muy bien. No importa lo que piensen, les respetarán por su sincero esfuerzo para mejorar, para aprender de sus errores y por escucharlos. Pueden pedir esto de la manera correcta, explicando que desean avanzar en el autoconocimiento. Digan que a menudo cuatro ojos ven más que dos y que desean mejorar y no se sentirán heridos ni enojados, aun si les dicen algo que les parezca injusto.

Y cuando sus amigos o parientes les digan sus defectos, piensen en ellos con calma. Alguien puede decir algo que tal vez, en principio parezca completamente injusto o que los lastime. Por cierto, es posible que se sientan aún más heridos si lo que se les dice es verdad.

Y aun cuando tengan la sincera seguridad de que la crítica es injusta, de todos modos traten de evaluarla. Puede haber aunque sea sólo un granito de verdad en ella.

Tal vez la otra persona sólo los vea de un modo un poco diferente o de manera superficial. Él o ella puede no tener una cabal comprensión de lo que hay debajo, de por qué ustedes reaccionan de una cierta manera y de todos los complicados mecanismos del funcionamiento del alma. Él o ella pueden utilizar palabras incorrectas. Pero el pequeño grano de verdad dentro de lo que dicen puede abrir una nueva puerta de comprensión para ustedes.

Tal vez ni siquiera sea algo completamente nuevo para ustedes, pero a menudo es necesario considerar un mismo error o aspecto de uno desde nuevos ángulos, bajo una nueva luz, para poder entender los diferentes efectos que ese error puede tener en su entorno.

Meditación diaria: el mejor comienzo imaginable

Si llevan a su meditación diaria todos los defectos que empiezan a reconocer con una creciente claridad y si su deseo es realmente sincero, habrán realizado el mejor comienzo imaginable.

Entrénense para observar sus propias reacciones internas cuando se enfrenten a lo desagradable que vive en ustedes. Esto es de una gran importancia en el camino del autoconocimiento. Empecé esta conferencia diciendo que el Ser Inferior constantemente se resiste a nuestros esfuerzos. Ésta es una maravillosa oportunidad para observar a su Ser Inferior sin disfraces cuando reacciona.

Obsérvenlo como si fuera otra persona. Sientan un cierto desapego.
Pongan una cierta distancia entre sus poderes de auto-observación y la reacción de su Ser Inferior, su ego, su herida, la vanidad que entra en juego cuando se enfrentan a los aspectos desagradables de su personalidad.

Reconoce y comprende tus propias reacciones

Reconociendo sus propias reacciones de esta manera y comprendiéndolas, tal vez desarrollando un cierto sentido del humor y no tomándolas tan en serio, estarán subiendo otro escalón más. Pero les advierto que no deben esperar que esta consciencia llegue de un día para el otro. Requiere de trabajo constante y sólo después de cierto tiempo de trabajar diariamente, aunque sea media hora, lograrán avanzar.

Llegarán al punto en el cual sentirán con claridad la distancia que hay entre su verdadero ser y su pequeño ego lastimado, y podrán reírse un poco de él sin sentirse tan implicados. Una vez que hayan logrado esto, la puerta se abrirá hacia una mayor comprensión de ustedes mismos: avanzarán en el camino del autoconocimiento.

Así que comiencen por hacer su propio inventario de defectos. Después de que lo hayan hecho empleándose a conciencia, y de que le hayan pedido a una persona que los conozca de verdad muy bien, que les diga cuáles son sus defectos; comparen esto con lo que ustedes mismos habían encontrado. Estos esfuerzos son un gran comienzo para todo el mundo. No serán en vano, se los prometo.

Si todos los días realizan un poco de trabajo de auto-observación, y meditan sobre algunas de las palabras pertinentes que les estoy diciendo ahora, seguramente tendrán éxito mucho antes de que se manifiesten resultados concretos en su vida. Un sentimiento de profunda satisfacción y paz vendrá a ustedes con frecuencia.

Eva Pierrakos & Donovan Thesenga

Otras entradas de estas autoras

Autoconocimiento, ¿cómo hacer?