Trabajo espiritual: tres tipos

Tres tipos de trabajo espiritual

Éste es otro pensamiento, amigos míos, para esa decisión inicial a la cual deben acercarse con los ojos abiertos: distingan tres tipos necesarios de trabajo espiritual implicados en la purificación de sí mismos.

Uno es su comportamiento exterior, el reconocimiento de sus defectos y cualidades visibles, lo mismo que de cualquier cosa que suceda en la superficie.

La siguiente fase —y estas fases a menudo se entrecruzan— es atrapar esa capa de ustedes mismos que no pertenece directamente a su subconsciente, pero de la cual no tienen conciencia porque deliberadamente le están huyendo. Esta capa debe ser tratada de manera diferente, en una forma que les enseñaré.

La tercera capa, igualmente importante, es su mente subconsciente. No piensen que lo que se encuentra en el subconsciente está tan lejos que no tiene efectos sobre ustedes. Su subconsciente constantemente los domina sin que lo sepan. Es muy posible descubrir, lenta pero seguramente, qué hay en su subconsciente, al menos hasta cierto grado.

El mundo de las emociones no se cambia directamente con la voluntad

Distingan las tendencias en ustedes mismos que tienen una relación directa con su voluntad consciente y por lo tanto están directamente controladas por actos de voluntad.

También descubrirán tendencias en ustedes que están conectadas con sus emociones y que no pueden ser forzadas directamente para que obedezcan a sus deseos. El mundo de las emociones sólo puede cambiar con base el crecimiento orgánico, no mediante presión o acción voluntaria excepto de una manera indirecta.

Asumamos que descubres que muy en el fondo te falta fe o amor. No te puedes forzar a tener fe o amor, no importa cuán duro trates de hacerlo de manera directa. Pero lo que puedes hacer es andar este camino, seguir estos pasos, sobreponerte tal vez a una falta de disciplina que te hace tan difícil trabajar directamente en tu camino.

Al hacer esto no trabajarás directamente sobre tu falta de fe o de amor, por ejemplo, pero simplemente te conocerás a ti mismo y descubrirás por qué te hacen falta esos atributos.

El cambio sucederá de manera natural

Cuando comprendas esto en forma gradual y sin forzarte directamente a tener amor o fe, eventualmente la fuerza vital te llenará y de manera automática generará esos sentimientos sin un esfuerzo directo de tu parte.

Si tus emociones empiezan a cambiar después de unos años, puedes considerar que has alcanzado un éxito maravilloso. El cambio sucederá de manera tan natural que tal vez ni te percates de ello en el inicio.

Estudia estas palabras ahora, piensa en ellas profundamente. Créanme amigos, todo esto no es tan difícil como les puede parecer ahora, ni tampoco hay en el camino un milagro que les traerá felicidad sin pedir de ustedes honestidad, fuerza de voluntad y esfuerzo.

Prepárense para tener una lucha consigo mismos

Quiero decirles algo más sobre esta fase de preparación y decisión: prepárense para tener una lucha consigo mismos. Será la lucha entre el Ser Inferior y el Ser Superior y su ego consciente determinará qué lado ganará. Debe ser una larga lucha, la cual al principio se manifestará como un obstáculo para que sigan este camino.

El Ser Inferior puede mandar mensajes tales como: «No creo en esto», o «Tal vez no sea necesario después de todo», o «Estoy muy cansado», o «No tengo tiempo». Es necesario que reconozcas estos mensajes por lo que son y que comprendas de dónde vienen. Úsalos como un punto de arranque para penetrar más hondo en tu alma. Trata de ver claro qué es realmente lo que habla dentro de ti cuando recibes estas excusas y pretextos escondidos.

Si anticipas esta lucha interior tendrás una primera victoria

Si anticipas esta lucha en tu trabajo espiritual podrás ver y escuchar y tendrás una primera victoria. Al mismo tiempo habrás aprendido hasta cierto grado el proceso de descubrir tus Máscaras y tus motivaciones erróneas, las cuales se te opondrán más tarde cuando el Ser Inferior trate de obstruir tu camino por otros medios. Simplemente tratará de aferrarse a corrientes individuales del alma. Para entonces ya sabrás algo sobre cómo hacerle frente. No sólo hagas de lado las excusas superficiales. Ponlas a prueba, trabaja con ellas, examínalas.

No tengas miedo al Ser Inferior

Muchos de ustedes tienen miedo de lo que puede salir de su Ser Inferior. Es importante aprender a interpretar y traducir esos sentimientos vagos como pensamientos concretos. Ese temor es una razón importante por la cual la gente se rehúsa a enfrentar su ser verdadero.

Es algo infantil creer que cualquier cosa que uno no quiere dentro de sí no existe por evitar mirarla. El Ser Inferior es inmaduro e ignorante, —su naturaleza la conforman las fallas y las distorsiones. Así que les digo: en su trabajo espiritual, ¡no se escondan de lo que hay en ustedes! Todos ustedes saben que el Ser Inferior es sólo una capa temporal y no constituye la totalidad de su personalidad. Está aquí en este momento para que trabajen con él, pero no es su verdadero yo.

Su Ser Superior, que es en parte libre, se manifiesta desde ahora a través de sus cualidades, de su generosidad, de su bondad, o a través de cualquier otra cosa que hay en ustedes y que pertenece a él. Pero aun cuando no se puede manifestar todavía porque está muy escondido debajo del Ser Inferior, su Ser Superior existe con toda su brillante perfección. ¿Cómo alcanzarlos si no penetran en su Ser Inferior?

Así que no tengan miedo: no se alarmen cuando en su trabajo espiritual se encuentren por primera vez con su Ser Inferior cuando no tenían idea de su existencia. Es una formación temporal necesaria, pero nunca, nunca representa a su verdadero yo.

De hecho, alcanzar el nivel en el cual uno se alarma por algunas de las facetas de sí mismo, de las cuales no sospechaba, constituye un signo de mejoramiento. Implica un buen avance, pues si no se pasara por ese nivel, por doloroso que pueda ser durante cierto tiempo, no se podrían obtener más victorias y avances.

Esto es parte del camino

Esto es parte del camino, amigos míos. Si meditan sobre estas palabras y, al mismo tiempo, tratando ser conscientes de su temor y vergüenza respecto del Ser Inferior, y si aprenden a vivir con esta verdad y este conocimiento, saldrán victoriosos. Entonces enfrentarán su miedo de una manera realista, y no se esconderán de él como se esconden de algunas otras cosas que hay en ustedes.

Ahora me retiraré, amigos míos. Que Dios bendiga a todos mis queridos amigos. Que la paz sea con ustedes; queden con Dios.

Eva Pierrakos & Donovan Thesenga

Otras entradas de estas autoras

Trabajo espiritual: tres tipos