Evolución humana

Maestro, háblanos de la evolución humana.

Y el Maestro les dijo: «Vuestra evolución como seres humanos llega a su culminación en el instante en que os apoyáis solamente en el centro espiritual de vuestro ser, donde el Yo espiritual tiene su plena realidad. Desde allí, por medio de un acto libre y consciente, el hombre se abre y se entrega a Dios; y por medio de su modo de vivir con toda la capacidad desarrollada de su personalidad, se expresa por completo en el mundo.

Esta evolución de la consciencia humana tiene varias etapas bien definidas. Inicialmente os identificáis con muchos valores únicamente superficiales de vuestra personalidad y del mundo. os confundís con ellos. En el instante de una emoción crees ser ésta por entero. Tienes una idea y piensas que tú mismo eres tal idea. Sientes un impulso y crees que el impulso eres tú. Te falta un eje constante de tu personalidad. Te falta permanente autoconsciencia como ser creador de todas tus experiencias.

En esas etapas iniciales de tu evolución vives tan solo en la superficie de tu personalidad. No percibes, no sientes, no conoces la mayor parte de las riquezas que albergas en tu interior. Pero que no las conozcas no significa que no actúen, que no influyan sobre tu consciencia. En tu interior hay mucha cosa buena y mucha cosa nefasta. Hay mucho de infantil y mucho de superior. Pero no puedes alcanzar lo superior hasta que no te despojes de lo inferior. Y no puedes despojarse de lo inferior o elemental si no lo vives, si no eres consciente directamente de ello.

Por ello os digo que  el trabajo de la verdadera evolución como seres humanos tiene un doble aspecto: convertir en conscientes las identificaciones, hasta ahora inconscientes, de vuestra mente, para poder desprenderse después de las mismas; y aprender a vivir con lo mejor y más elevado de vuestra personalidad, penetrando cada vez más en las zonas espirituales de vuestro ser.»

Después de escuchar esto las personas que lo acompañaban se sentaron a meditar junto al arroyo, en el silencio de la montaña.

Podemos ayudarte

No te diremos lo que tienes que hacer. No presionamos, ni aconsejamos, ni recomendamos. Exploraremos juntos, haremos preguntas, te ofreceremos interpretaciones que tal vez puedan sorprenderte. Desafíaremos respetuosamente tus modelos mentales para que desarrolles una nueva mirada que te permita descubrir nuevas acciones y posibilidades. Y te acompañaremos en el diseño de acciones que te faciliten el logro de los resultados que tanto buscas y tanto te mereces.

Nuestros servicios

 

 

Evolución humana