Crecimiento emocional. Amor, poder y serenidad (IV)

La necesidad del crecimiento emocional. Amor, poder y serenidad (IV)

Estás tan condicionado por las reacciones emocionales a las que te has acostumbrado, estás tan envuelto en ellas, que no puedes ver lo que está justo frente a tus ojos.

En tu búsqueda de nuevos descubrimientos de lo oculto pasas por alto tus reacciones emocionales, aparentemente poco importantes ante ciertas situaciones, nada más porque se han vuelto parte de ti mismo. Pero una vez que les pongas atención, precisamente esas reacciones emocionales son las que te darán la clave.

La molestia tiende a salir a la luz para que en ese momento la puedas resolver

Esto sería imposible si no te molestara nada. Sin embargo, la molestia tiende a salir a la luz para que en ese momento la puedas resolver. El dolor que siempre ha estado en ti, aunque oculto, y en contra del cual te «protegiste» culpando de su presencia a los demás, a la vida y al destino, se convertirá en una experiencia consciente que definitivamente necesitas para tu crecimiento emocional.

A primera vista esto parecerá una recaída y pensarás que estás aún peor que antes de haber empezado con este trabajo. Pero no es así. Deben comenzar a ver sus emociones bajo esta luz. Entonces se darán cuenta de cuan imposibles son las exigencias que su autoimagen idealizada les impone. Verán que es ella y no Dios, no la vida o la otra gente, lo que les exige todo eso.

También empezarán a ver que esas exigencias de su ser los hacen necesitar a otras personas para soportarlas, y por eso exigen inconscientemente que los demás les den algo imposible. Así que son mucho más dependientes de lo necesario, a pesar de su lucha hacia una distorsionada independencia ya sea del tipo agresivo o retraído.

Causas y consecuencias

También es necesario para tu crecimiento emocional que encuentres las causas y efectos de estas condiciones. Verás tu vida, al igual que tus problemas presentes y pasados, con una nueva mirada. Comprenderás que has creado muchos, si no es que todos esos problemas, simplemente debido a tu «solución».

Experimentar

No basta con entender intelectualmente que mientras más te involucras en las pseudosoluciones menos se puede manifestar tu ser real. Es algo que tienes que experimentar. Y esa experimentación llegará si dejas que tus emociones salgan a la luz y trabajas con ellas. Sólo entonces podrás empezar a percibir el valor intrínseco de tu verdadero ser. Sólo entonces será posible abandonar los falsos valores de tu ser idealizado. Es un proceso doble: al permitirte ver los falsos valores, no importa cuán doloroso sea ese proceso, tus valores reales gradualmente emergerán para que ya no necesites los falsos.

Al principio es doloroso desenrollar todo este proceso, pues uno debe experimentar agudamente emociones como la ansiedad, la frustración, la culpa, la vergüenza y otras. Pero a medida que avanzas valerosamente en tu crecimiento emocional obtendrás una visión muy diferente de todo.

Al final empezarás a ver a tu verdadero ser por primera vez. Verás sus limitaciones. Eso al inicio te espantará porque esas limitaciones están muy alejadas del ser idealizado. Pero a medida que aprendas a hacer esto, empezarás a ver valores que nunca habías visto o de los que no tenías conciencia.

Sentimiento de fuerza y confianza en ti mismo

Entonces un sentimiento de fuerza y confianza en ti mismo te permitirá ver tanto a la vida como a ti mismo de una manera diferente. El proceso de crecer hacia tu ser real se irá dando gradualmente dentro de ti. Fortalecerá tu verdadera independencia y no una falsa, para que el ser apreciado por los demás no sea la medida de tu propio sentido de valía.

La valorización que los otros hagan de ti asume una enorme importancia sólo cuando tú mismo no te evalúas honestamente. Así que esa valorización sólo sirve como sustituto.

Conforme empiezas a confiar en tu propio ser y a creer en él, lo que piense la otra gente sobre ti no tendrá ni la mitad de la importancia. Te sentirás seguro dentro de ti mismo y ya no necesitarás construir valores falsos con orgullo y patrañas. Ya no dependerás de un ser idealizado que en realidad no es digno de confianza pues te debilita. La libertad de dejar caer esa carga no puede ser descrita con palabras.

No tengas prisa

Pero se trata de un largo proceso de crecimiento emocional, amigos míos. No llega de un día para el otro. Proviene de una sólida búsqueda de uno mismo y del análisis de tus problemas, de tus actitudes y de tus emociones.

A medida que avanzas de esa manera tu ser real, sus valores y capacidades evolucionarán a lo largo de un proceso de crecimiento interno y natural. Tu individualidad se hará más y más fuerte, tu naturaleza intuitiva se manifestará sin inhibiciones, con una espontaneidad confiable y natural.

Así es como sacarás el máximo provecho de tu vida. No sin defectos, o siendo ajeno a todas las fallas, o excluyendo la posibilidad de cometer errores. Sin embargo, las fallas y los errores serán cometidos de una manera diferente a la de antes. Cada vez más combinarás las actitudes divinas del amor, el poder y la serenidad de una manera sana, y no de una manera distorsionada.

Amor

El amor no será el medio para alcanzar un fin. No será una necesidad que te salva de ser aniquilado. Dejará de ser egocéntrico. Tu capacidad de amar se combinará con el poder y la serenidad. O, para decirlo de otro modo, te comunicarás con amor y comprensión siendo verdaderamente independiente.

El amor, el poder y la serenidad no serán usados para darte el respeto por ti mismo del cual careces. El amor genuino y no egocéntrico ya no interferirá con un poder sano, el cual no es el poder del orgullo y del reto, ni el poder de triunfar sobre los demás, sino el poder de dominarte a ti mismo y a tus dificultades sin probarle nada a nadie.

Poder

Cuando buscas el dominio distorsionando el atributo del poder, lo haces con el fin de probar tu superioridad. Cuando alcanzas el dominio mediante el poder sano lo haces con el fin de crecer. No tener el dominio en ciertas ocasiones, no representará una amenaza como en su versión distorsionado. No disminuirá tu valor ante ti mismo. Entonces crecerás verdaderamente con cada experiencia vital. Aprenderás, alcanzarás metas y obtendrás un poder real, no uno falso. No habrá ninguna ambición distorsionada, ninguna compulsión o apresuramiento.

Serenidad

La serenidad en su forma sana no te hará esconderte de tus emociones, de la vida, de la experiencia y de tus propios conflictos. El amor y el poder en sus formas divinas originales te darán un sano desapego al verte a ti mismo para que realmente te vuelvas más objetivo. La verdadera serenidad no consiste en evitar las experiencias y las emociones que pueden ser dolorosas en el momento, pero que pueden darte una clave importante cuando tienes el valor de pasar por ellas y descubrir lo que hay detrás.

El amor, el poder y la serenidad pueden caminar en armonía. De hecho, cuando cada uno de ellos es sano, se complementan uno al otro. Pero pueden provocar la peor guerra dentro de ti si están distorsionados.

Que estas palabras les den nuevamente alimento, no sólo para sus futuras reflexiones, sino para su comprensión más íntima. Que con esto logren dar un nuevo paso en su crecimiento emocional hacia la luz y la libertad. Continúen hacia su camino de felicidad. Obtengan más y más fuerza y dejen que sus bendiciones y su amor les ayuden y les den vigor. Benditos sean, queridos amigos. Vayan en paz. Vayan con Dios.

Eva Pierrakos & Donovan Thesenga

Crecimiento emocional. Amor, poder y serenidad (IV)