Perdonar con inteligencia

Perdonar

La indulgencia no es debilidad sino, por el contrario, una energía muy poderosa.

El perdón no es falta de firmeza ni mucho menos de entereza, sino generosidad.

En el camino hacia la paz interior hay obstáculos que necesariamente deben salvarse, como el resentimiento, el rencor, el odio o el afán de venganza. Estos obstáculos alteran a la persona y le roban su paz interna.

Hemos de asociamos con personas sabias y nobles, si tal es posible, y no dejamos alcanzar por individuos aviesos o insensibles.

En nuestro hogar mental no debemos dejar que partícula tras partícula de rencor vayan amontonándose, sino que, por el contrario, hemos de estar libres de máculas de venganza y resentimiento, porque al que dañan es a aquel que las padece, impidiéndole el sosiego, la lucidez y la buena relación consigo mismo.

Nuestras intenciones puras no deben verse desviadas por las intenciones impuras de los otros.

Hay que ejercitarse para que el estado de serenidad no se vea perturbado por tendencias de odio o resentimiento.

La mejor receta para ello es perdonar, pero no dar lugar a que la persona perdonada siga provocándonos dolor o malestar. No sólo es la actitud más noble, sino la más inteligente.

Ramiro Calle

Infórmate sobre nuestros servicios y consulta aquí la programación de retiros, cursos y talleres.

Perdonar con inteligencia