El Tantra

El Tantra

En las religiones o sistemas filosóficos orientales consideran que el hombre no es un ser aislado sino que, aún cuando no sea consciente de ello, está integrado en todo el universo, así como en la divinidad.

La idea de la individualidad, de la existencia de entidades separadas, siempre es «Maya», «ilusión»: es un concepto, no es real.

Cada persona, animal u objeto, no son nada en sí mismos si no están plenamente fundidos e integrados con el resto de la creación; y el intercambio energético que se da en todo aquello que existe se realiza constante y permanentemente.

Son las escuelas hinduista y budista de Tantra las que toman más en consideración el cuerpo energético. En sus antiguos escritos explican la manera de tomar el control sobre el cuerpo energético a través de la apertura de los chakras.

Movimiento religioso

El Tantra es un movimiento religioso que, aunque tiene sus raíces en los antiguos textos védicos y en los Upanishads, se consolida hacia el siglo IV a través de una serie de escritos filosófico-esotéricos, también llamados Tantra y de los cuales, apenas unos pocos han llegado a nuestros días. Este movimiento posteriormente se extendió por numerosos países: Tíbet, China, Arabia y, actualmente, Europa y Estados Unidos.

A menudo se ha considerado que el Tantra es una forma distorsionada y corrupta de las enseñanzas de Buda, porque frente a la negación de los placeres propuesta por la religión brahmánica y por el mismo budismo, el tantrismo no marca renuncias sino, más bien, lo contrario: acepta el cuerpo y los placeres. Considera que nada es impuro en sí mismo, que las cosas no son ni buenas ni malas sino que nos parecen así por los preconceptos que albergamos en nuestra mente.

Al comienzo de su llegada a Occidente el Tantra se ha interpretado como una corriente frívola y mundana; sin embargo, cuando se entró en contacto con verdaderos lamas, con personas que habían hecho del tantrismo un auténtico modo de vida, se empezó a comprender que esta disciplina es mucho más que una recopilación de ritos sexuales así como que, de frívola o materialista, no tenía nada.

Utilizamos el 10% de la energía que poseemos

Los hindúes consideran que utilizamos sólo el 10% de la energía que poseemos; el 90% restante de nuestra capacidad, de nuestra potencia, se encuentra dormida en la base de la columna vertebral, en la base del cóccix.

Las diversas corrientes religiosas de la India la han llamado Kundalini. La representan con una serpiente enroscada que, una vez despierta, asciende por los canales energéticos alcanzando sucesivamente los diferentes chakras.

El despertar de la Kundalini

El Tantra se considera uno de los caminos más directos hacia la iluminación.

Se sirve de diferentes prácticas esotéricas y del yoga, de rituales y fórmulas que el maestro va haciendo conocer al discípulo para despertar la Kundalini y abrir los chakras, convirtiendo esta energía potencial dormida en energía vital.

Algunas prácticas tántricas utilizan la unión sexual para ayudar a este proceso, pero las uniones que proponen no son meros encuentros destinados a satisfacer los instintos sino, más bien, una liturgia en la cual la mujer encarna a la diosa Satki y el hombre, al dios Siva.

Por su carácter esotérico, la tradición señala que no se puede acceder al Tantra sin la ayuda de un maestro; las fórmulas y rituales no se difunden, sino que se transmiten de guía a discípulo a medida que los conocimientos de éste van progresando.

Juan de Echenique

Infórmate sobre nuestros servicios y consulta la programación de retiros, cursos y talleres.

El Tantra