El mal en el mundo

I.-

Un amigo le dijo a otro que estudiaba en la Universidad:

«¿Para qué acudes al Maestro? ¿Va a ayudarte él a ganarte la vida?».

«No, pero gracias a él sabré lo que he de hacer con la vida cuando me la gane», fue la respuesta.

II.-

«Vuestros líderes religiosos están tan ciegos y confundidos como vosotros», dijo el Maestro.«Cuando tienen que hacer frente a los problemas de la vida, lo más que proponen son respuestas sacadas de un Libro. Pero la Vida es demasiado grande como para caber en un libro».

Y para ilustrarlo contó el caso del atracador que dijo a su víctima: « iEsto es un atraco! Deme todo el dinero que lleva encima; de lo contrario. . . »

«De lo contrario, ¿qué?»

«¡Hombre, no me aturulle usted. . . : éste es mi primer trabajo. . . !».

III.-

«¿Cómo explica el Maestro la presencia del mal en el mundo?», preguntó un visitante.

Uno de los discípulos respondió: «No lo explica. Está demasiado ocupado tratando de remediarlo».

Y otro discípulo añadió:

«La gente está siempre luchando contra el mundo o aburrida de él. El Maestro, en cambio, está encantado de que lo que ve sea asombroso, imponente, insondable. . . ».

Anthony de Mello

Infórmate sobre nuestros servicios y consulta la programación de retiros, cursos y talleres.

El mal en el mundo