El hechizo de las palabras

I.-

Rara vez era el Maestro tan elocuente como cuando prevenía contra el hechizo de las palabras:

«¡Cuidado con las palabras!», solía decir. «En cuanto te descuidas, adquieren vida propia: te deslumbran, te hipnotizan, te aterrorizan. . . , te hacen perder de vista la realidad que representan y te hacen creer que son reales».

El mundo que vemos no es el Reino que ven los niños, sino un mundo fragmentado, roto en mil pedazos por la palabra. . . Es como si viéramos cada una de las olas como algo distinto e independiente del conjunto del océano.

Cuando se silencian palabras y pensamientos, el Universo – real, entero y uno-  se muestra en todo su esplendor, y las palabras son lo que deben ser: la partitura, no la música; el menú, no la comida; el poste indicador, no el final del viaje».

II.-

«¿Dónde podré encontrar a un verdadero Maestro cuando regrese a mi país?»

«No habrá un solo momento en que no lo tengas». El discípulo quedó desconcertado.

«El simple hecho de observar tu reacción ante cualquier cosa – un pájaro,una hoja, una lágrima, una sonrisa. . . – hará que cualquier cosa pueda ser tu Maestro».

Anthony de Mello

Infórmate sobre nuestros servicios y consulta la programación de retiros, cursos y talleres.

El hechizo de las palabras