Archive

Año Nuevo: senderismo en la Sierra de Aracena

Va a ser precioso entrar en el Año Nuevo caminando por los senderos mediavales de la Sierra de Aracena.

Senderismo: una terapia para cuerpo y mente

Hacer senderismo funciona como una terapia para el cuerpo y la mente. Caminar en la naturaleza es necesario para recogerse, es decir, para evitar por un tiempo la dispersión, y buscar la unidad en uno mismo.

No es solo el ejercicio, caminar por la naturaleza es mucho más: Disfrutamos de la belleza de los paisajes, del silencio, de los aromas de las plantas y del aire transparente.

Todo ello disminuye los niveles de estrés, se reducen las preocupaciones y la ansiedad, la creatividad se dispara, mejora nuestra capacidad de concentración, potencia la memoria, eleva la autoestima… y más si estamos cerca de un río, o de una cascada.

Al caminar en la naturaleza nuestra mente se deja llevar por la calma, el asombro y los pensamientos positivos.

Nuestro mundo agitado apenas deja espacios para contactar profundamente con la belleza y la energía limpia de la naturaleza, y, desde esa conexión, revisar las situaciones y la información que nos la vida.

Estos días viviremos momentos de discernimiento de lo que se quiere hacer, en los que se toma conciencia de uno mismo.

Si deseas vivir esta experiencia mágica aún estás a tiempo de apuntarte. Para recibir más información y/o hacer tu reserva llámanos o envíanos un WhatsApp al 625.151.165 o al 607.646.876.

Senderismo y meditación. Confía

Senderismo y meditación en la Sierra de Aracena

Este fin de semana hemos vuelto a abrir las puertas de La Casa de la Corte para ofrecer a un grupo de personas la oportunidad de compartir un fin de semana disfrutando del senderismo y la meditación en la Sierra de Aracena. Son muchas las sensaciones y las emociones que esta mañana de lunes resuenan en nuestro interior. Son muchos los aprendizajes.

Compartir

Compartir es bello, compartiendo nos sentimos bien. Hemos disfrutado con vuestra compañía. La mirada de cada una de vosotras, de cada uno de vosotros, es una llama que sigue iluminando nuestro corazón en esta mañana de lunes. Por eso os decimos: gracias por vuestras miradas, por vuestras risas, por vuestro entendimiento, por vuestro sentir, por vuestro fluir, por vuestra alegría, por todo eso que habéis compartido este fin de semana, que tan felices nos ha hecho.

Caminar por la naturaleza

Caminar por la naturaleza es bello, caminando nos sentimos bien. Hemos disfrutado caminando; caminando y escuchando los trinos de los pájaros y el caer de la lluvia, nuestras pisadas, el silencio, la pisada que camina a mi lado, la palabra amiga; caminando y llenándonos de aroma de jara, eucalipto, pino, romero, tomillo, orégano, lavanda… ¡qué regalo!, y el olor de tierra  que se eleva agradecido por ese agua que la bendice con la lluvia; caminando y llenándonos de color y de formas, rojo herrumbre en el tronco descorchado del alcornoque,  amarillo en las flores de la aulaga, blanco en el agua que desciende sin miedo la cascada, y blanco arriba, más arriba, en el cielo blanco que contempla silencioso nuestra marcha; verde musgo, pino, hierba… plata líquen y plata en la corteza desnuda de los chopos; caminando y acariciando las hojas pringosas de la jara, quebrando las hojas de eucalipto, la piedra dura, la mano amiga en el paso del arroyo, en el terraplén de la cascada.

Respirar

Respirar es bello, respirando nos sentimos bien. Hemos disfrutado respirando; respirar y sentir aire recorriendo nuestro cuerpo por dentro, lenta y profundamente, una vez, otra vez, hasta llenar cada músculo, cada órgano, cada hueso, cada poro, cada cabello; respirando y sintiendo que somos mucho más que un cuerpo que respira, energía que alcanza mucho más allá de la frontera caprichosa que dibuja nuestra piel, que se entremezcla con otras energías, con otras vibraciones, y ya no sabemos si somos piel o somos viento, si somos agua o somos fuego, si nuestra piel verdaderamente termina en nuestro cuerpo o se adentra en la profundidad de la tierra y se enraiza, y se entremezcla con otras raices, con otros cuerpos, con otras pieles y otros seres también enraizados; respirar escuchando la plegaria del chamán en la montaña, y ya somos chamán y montaña, canción y silencio, fuego y de nuevo canción, y nos llenamos completamente de aire…

Confíar

Este fin de semana hemos abierto una vez más las puertas de La Casa de la Corte. Hemos abierto también los ojos, los oídos, los poros de nuestra piel, las ventanas de nuestra alma; nos hemos abierto para coger fuerza, equilibrio, confianza, conexión, para recargarnos de lo mejor de nosotros mismos, para expandir nuestra mirada, renovar nuestra energía. Hemos abierto la puerta que conduce, que nos conduce, que os conduce, hacia un mundo nuevo.

Buen viaje!

A los que habéis vivido esto este fin de semana, gracias, buen viaje, y hasta pronto!

Y a tí, que estás leyendo estas líneas, ven pronto, te esperamos con mucha ilusión!

Con mucho amor,

Elena y José Carlos

Meditación y Senderismo: Territorio Mágico

Meditación, senderismo… ¿Qué te trae aquí? ¿Qué sientes? ¿Qué te llevas?

Este fin de semana hemos vuelto a abrir las puertas de La Casa de la Corte para ofrecer a un grupo de personas la oportunidad de disfrutar de la naturaleza y la meditación en la Sierra de Aracena.

El sábado a mediodía, cuando nos reunimos por primera vez en el salón de la chimenea, os hablamos de la magia: “Nos encontramos en un territorio mágico – os dijimos – , y sucederán cosas sorprendentes, fuera y dentro de vosotros”. 24 horas más tarde, cuando el domingo nos despedíamos en ese mismo salón, todos sabíamos que la magia había hecho su efecto: sí, somos los mismos… pero mucho más grandes, más poderosos, más conectados.

Porque en meditación has comprobado que en realidad ya eres Todo eso que siempre soñaste, y mucho, mucho más: porque ahora sabes que tú eres la tierra calma que respira paz en la montaña, y el rayo de sol que calienta la piel de todos los hombres y mujeres del mundo, y sabes que eres el viento que susurra sueños al oído de los niños, que roza sus cabellos y acaricia sus almas, y eres el canto del arroyo que serpentea y el agua que se lanza valiente en la cascada, y los círculos del tiempo inexorable que dibujan los buitres, y el camino generoso que pisas, y un corazón que late, y en este instante eres tus sueños, y en éste tus recuerdos, y justo ahora cierras los ojos y levantas hacia arriba las palmas de tus manos para llenarte de sol, de viento y de agua, para llenarte de la tierra que te respira, y sonríes por dentro porque por fin has descubierto, en este territorio mágico que eres tú, que Todo, Todo, Todo es perfecto.

Porque has visto y oído cosas maravillosas y sorprendentes, porque sabes para siempre que Tú eres el Universo mágico y lleno de Vida que respira. Porque tú Tú eres la magia, Tú eres la Vida, porque Tú eres el Regalo, eres el Ayer, el Ahora y el Siempre, el Ser que en cada uno de sus latidos impulsa mansamente el vuelo eterno de los señores del tiempo girando y girando en el cielo.

Todos nos llevamos lo más grande que hemos compartido: la magia de cada una de nosotras, de cada uno de nosotros; por eso nos hemos sentido como en casa, por eso hemos sentido un hogar, por eso la energía de este fin de semana no sólo impregnará para siempre las paredes centenarias de La Casa de la Corte, también formará parte de la experiencia de vida de cada uno de nosotr@s.

Este fin de semana, entre todos, hemos vuelto a abrir las puertas de La Casa de la Corte. Entre todos estamos abriendo puertas a todas las personas que sienten en su corazón que necesitan coger fuerza, hogar, conexión, alegría, recargarse de lo mejor de sí mismas, expandir su mirada, renovar su energía. Entre todos estamos abriendo la puerta que conduce, que nos conduce, que os conduce, hacia un mundo nuevo.

A los que habéis vivido esto este fin de semana, gracias, buen viaje, y hasta pronto!

Y a tí, que estás leyendo estas líneas, ven pronto, te esperamos con mucha ilusión!

Con mucho amor,

Elena y José Carlos

https://evolucion.center/events

 

 

 

Senderismo: el alma crece

¿Qué te trae aquí? ¿Qué sientes? ¿Qué te llevas?

Este fin de semana hemos vuelto a abrir las puertas de La Casa de la Corte para ofrecer a un grupo de personas la oportunidad de disfrutar de la naturaleza  y la meditación en la Sierra de Aracena.

Cuando nos reunimos por primera vez en el salón de la chimenea os dijimos: “Hay cosas que crecen cuando se comparten, como la alegría; otra de ellas es el alma; aquí venimos a compartir el alma. Esta es nuestra propuesta”…  Apenas un día más tarde escuchábamos emocionados los versos que nos regalaba Lola:

“La naturaleza se desnuda

La casa está desnuda

El sol de diciembre no calienta el alma ,ni las ramas de los árboles,

El ser interno desnudo que nos habita huele a jara, a pino y a hojarasca en medio de un espectacular paisaje y se llena de la luz tibia de un otoño a destiempo.

Un paso tras otro hace el camino que recorre la columna vertebral de esta sierra.

Y nuestro espíritu adopta la luz tibia que serpentea entre las ramas secas de las laderas para sellar la paz de la vida en el silencio que nos envuelve-

La tierra , el aire, el agua y el fuego han acuñado los sueños de un fin de semana con sabor a caramelo de menta”

Nos llevamos este precioso poema, los dibujos de Álvaro y Carmen… muchas risas, y lo más valioso que hemos compartido: el alma expandida de cada una de nosotras, de cada uno de nosotros; por eso nos hemos sentido como en casa, hemos sentido un hogar; por eso la energía de este fin de semana no sólo impregnará para siempre las paredes centenarias de La Casa de la Corte, también formará parte de la experiencia de vida de cada uno de nosotros.

A los que habéis vivido esto este fin de semana, gracias, buen viaje, y hasta pronto!

Y a tí, que estás leyendo estas líneas, ven pronto, te esperamos con mucha ilusión!

Consulta en nuestra web la programación de los próximos encuentros en la Sierra de Aracena

https://evolucion.center/events/

 

Con mucho amor,

Elena y José Carlos