El día que la verdad y la mentira se encontraron

Cuenta la leyenda, que un día la verdad y la mentira se encontraron.

– Buen día. Dijo la mentira.

– Buenos días. Contestó la verdad.

– Hermoso día. Dijo la mentira.

Entonces la verdad se asomó para ver si era cierto. Lo era.

– Hermoso día. Dijo entonces la verdad.

– Aún más hermoso está el lago. Dijo la mentira.

Entonces la verdad miró hacia el lago y vio que la mentira decía la verdad y asintió.

Corrió la mentira hacia el agua y dijo…

– El agua está aún más hermoso! Nademos!

La verdad tocó el agua con sus dedos y realmente estaba hermosa y confió en la mentira.

Ambas se sacaron las ropas y nadaron tranquilas.

Un rato después salió la mentira, se vistió con las ropas de la verdad y se fue.

La verdad, incapaz de vestirse con las ropas de la mentira comenzó a caminar sin ropas y todos se horrorizaban al verla.

Es así como aún hoy en día la gente prefiere aceptar la mentira disfrazada de verdad y no la verdad al desnudo.

El día que la verdad y la mentira se encontraron