Creencia, Realidad y Misterio

I.-

«Una creencia religiosa», dijo el Maestro, «no es una afirmación de la Realidad, sino un indicio, una pista de algo que es un Misterio y que queda fuera del alcance del pensamiento humano. En suma, una creencia religiosa no es más que un dedo apuntando a la luna.

Algunas personas religiosas nunca van más allá del estudio del dedo. Otras se dedican a chuparlo.

Y otras usan el dedo para sacarse los ojos. Éstos son los fanáticos a quienes la religión ha dejado ciegos.

En realidad, son poquísimas las personas religiosas lo bastante objetivas como para ver lo que el dedo está señalando. Y a estas personas, que han superado la creencia, se las considera blasfemas».

II.-

Una noche, el Maestro condujo a los discípulos a campo abierto para poder contemplar el cielo estrellado.

Una vez allí, apuntando con el dedo a las estrellas, miró a los discípulos y dijo:

«Ahora, concentraros todos en mi dedo».

Entonces comprendieron.

III.-

Alarmado por la tendencia del Maestro a desacreditar toda afirmación de creencia en Dios, un discípulo exclamó: «¡Me he quedado sin nada a lo que aferrarme!».

«Eso es lo que dice la cría cuando se ve forzada a dejar el nido», dijo el Maestro. Y más tarde diría:

«¿Imagináis que voláis cuando os mantenéis cómodamente instalados en el nido de vuestras creencias? Eso no es volar. ¡Eso es batir las alas!».

Anthony de Mello

Si te interesa este tema, te proponemos leer también estos artículos:

Infórmate sobre nuestros servicios, retiros, cursos y talleres

Creencia, Realidad y Misterio