Archive

El Amor

El Amor

EL AMOR

Dijo Almitra: Háblanos del amor.

Y él levantó la cabeza, miró a la gente y una quietud descendió sobre todos. Entonces, dijo con gran voz:

Cuando el amor os llame…

Cuando el amor os llame, seguidlo.

Y cuando su camino sea duro y difícil.

Y cuando sus alas os envuelvan, entregaos. Aunque la espada escondida entre ellas os hiriera.

Y cuando os hable, creed en él. Aunque su voz destroce vuestros sueños, tal como el viento norte devasta los jardines.

Porque, así como el amor os corona, así os crucifica.

Así como os acrece, así os poda.

Así como asciende a lo más alto y acaricia vuestras más tiernas ramas, que se estremecen bajo el sol, así descenderá hasta vuestras raíces y las sacudirá en un abrazo con la tierra.

Él os une con vosotros mismos

Como trigo en gavillas él os une con vosotros mismos.

Os desgarra para desnudaros.

Os cierne, para libraros de vuestras coberturas.

Os pulveriza hasta volveros blancos.

Os amasa, hasta que estéis flexibles y dóciles.

Y os asigna luego a su fuego sagrado, para que podáis convertiros en sagrado pan para la fiesta sagrada de Dios.

Conocer los secretos del corazón

Todo esto hará el amor con vosotros para que podáis conocer los secretos de vuestro corazón y convertiros, por este conocimiento, en un fragmento del corazón de la Vida.

Pero si, en vuestro miedo, buscaréis solamente la paz y el placer del amor, entonces, es mejor que cubráis vuestra desnudez y os alejéis de sus umbrales.

Hacia un mundo de primaveras donde reiréis, pero no con toda vuestra risa, y lloraréis, pero no con todas vuestras lágrimas.

El amor no da nada más a sí mismo y no toma nada más que de sí mismo.

El amor no posee ni es poseído.

Porque el amor es suficiente para el amor.

Cuando améis

Cuando améis no debéis decir: “Dios está en mi corazón”, más bien: “yo estoy en el corazón de Dios”.

Y pensad que no podéis dirigir el curso del amor porque él si os encuentra dignos, dirigirá vuestro curso.

El amor no tiene otro deseo que el de realizarse.

Pero, si amáis y debe la necesidad tener deseos, que vuestros deseos sean éstos:

Fundirse y ser como un arroyo que canta su melodía a la noche.

Saber del dolor de la demasiada ternura.

Ser herido por nuestro propio conocimiento del amor. Y sangrar voluntaria y alegremente.

Despertarse al amanecer con un alado corazón y dar gracias por otro día de amor.

Descansar al mediodía y meditar el éxtasis de amar.

Volver al hogar con gratitud en el atardecer.

Y dormir con una plegaria por el amado en el corazón y una canción de alabanza en los labios.

Khalil Gibrán

Visita en nuestra web nuestros servicios y la programación de retiros y cursos

 

Sentimientos mundanos, sentimientos anímicos

Primer contraste

Recuerda la clase de sentimiento que experimentas cuando alguien te elogia, cuando te ves aprobado, aceptado, aplaudido… Y compáralo con el sentimiento que brota en tu interior cuando contemplas la salida o la puesta del sol, o la naturaleza en general, o cuando lees un libro o ves una película que te gustan de veras.

Trata de revivir este último sentimiento y compáralo con el primero, el producido por el hecho de ser elogiado. Comprende que este primer tipo de sentimiento proviene de tu propia “glorificación” y “promoción” y es un sentimiento mundano, mientras que el segundo proviene de tu propia realización y es un sentimiento anímico.

Segundo contraste

Veamos otro contraste: recuerda la clase de sentimiento que experimentas cuando obtienes algún éxito, cuando consigues algo que anhelabas, cuando “llegas arriba”, cuando vences en una partida, en una apuesta o en una discusión. Y compáralo con el sentimiento que te invade cuando disfrutas realmente con tu trabajo, cuando de veras te absorbe por entero la tarea que desempeñas. Y observa, una vez más, la diferencia cualitativa que existe entre el sentimiento mundano y el sentimiento anímico.

Tercer contraste

Y todavía otro contraste más: recuerda lo que sentías cuando tenías poder, cuando tú eras el jefe y la gente te respetaba y acataba tus órdenes, o cuando eras una persona popular y admirada. Y compara ese sentimiento mundano con el sentimiento de intimidad y compañerismo que has experimentado cuando has disfrutado a tope de la compañía de un amigo o de un grupo de amigos con los que te has reído y divertido de veras.

Comprende…

Una vez hecho lo anterior, trata de comprender la verdadera naturaleza de los sentimientos mundanos, es decir. los sentimientos de autobombo y vanagloria, que no son naturales, sino que han sido inventados por tu sociedad y tu cultura para hacer que seas productivo y poder controlarte. Dichos sentimientos no proporcionan el sustento y la felicidad que se producen cuando contemplas la naturaleza o disfrutas de la compañía de un amigo o de tu propio trabajo, sino que han sido ideados para producir ilusiones, emoción… y vacío.

Mírate

Trata luego de verte a ti mismo en el transcurso de un día o de una semana y piensa cuántas de las acciones que has realizado y de las actividades en que te has ocupado han estado libres del deseo de sentir esas emociones e ilusiones que únicamente producen vacío, del deseo de obtener la atención y la aprobación de los demás, la fama, la popularidad, el éxito o el poder.

Fíjate

Fíjate en las personas que te rodean. ¿Hay entre ellas alguna que no se interese por esos sentimientos mundanos? ¿Hay una sola que no esté dominada por dichos sentimientos, que no los ansíe, que no emplee, consciente o inconscientemente, cada minuto de su vida en buscarlos? Cuando consigas ver esto, comprenderás cómo la gente trata de ganar el mundo y cómo, al hacerlo pierde su vida. Y es que viven unas vidas vacías, monótonas, sin alma…

Una parábola

Propongo a tu consideración la siguiente parábola de la vida: un autobús cargado de turistas atraviesa una hermosísima región llena de lagos, montañas, ríos y praderas. Pero las cortinas del autobús están echadas, y los turistas, que no tienen la menor idea de lo que hay al otro lado de las ventanillas, se pasan el viaje discutiendo sobre quién debe ocupar el mejor asiento del autobús, a quién hay que aplaudir, quién es más digno de consideración… Y así siguen hasta el final del viaje.

Anthony de Mello

Visita en nuestra web nuestros servicios y propuesta de actividades

La sabiduría y yo

La Sabiduría y yo

En el silencio de la noche, la Sabiduría penetró en mi cuarto y se quedó de pie junto al lecho. Me miró con la expresión de una madre cariñosa, enjugó mis lágrimas y me dijo:

-He escuchado los gemidos de tu alma y he venido a consolarte. Abreme tu corazón, que yo lo llenaré de luz. Pregúntame, que yo te mostraré el camino de la Verdad.

Atendí a su indicación y le pregunté:

-¿Quién soy yo, Sabiduría, y cómo llegué a este lugar de horrores? ¿Qué son estas inmensas esperanzas, estas montañas de libros y estas extrañas figuras? ¿Qué son estos pensamientos que vienen y van como bandadas de palomas? ¿Qué son estas palabras que articulamos con deseo y escribimos con alegría? ¿Qué son estas tristes y gozosas conclusiones que abrazan mi alma y envuelven mi corazón? ¿De quién son estos ojos que me miran y taladran hasta los rincones más oscuros de mi alma y, sin embargo, no se ocupan de mi pena? ¿Qué son estas voces que lamentan el paso efímero de mis días y cantan las alabanzas de mi niñez? ¿Quién es este joven que juega con mis deseos y se burla de mis sentimientos, olvidándose de las acciones de ayer contentándose exclusivamente con lo pequeño de hoy y armándose contra el lento acercarse del mañana?

¿Qué es este mundo horrible y a qué tierra desconocida me lleva?

¿Cuál es esta tierra que abre anchurosamente sus fauces para tragar nuestros cuerpos y prepara un albergue imperecedero para los avaros? ¿Quién es este Hombre que se da por contento con los favores de la Fortuna y está suspirando por un beso de los labios de la Vida, mientras la Muerte le abofetea el rostro?

¿Quién es este Hombre que compra un momento de placer con un año de arrepentimiento, y se entrega al sueño, cuando le rondan las pesadillas? ¿Quién es este Hombre que nada en las olas de la Ignorancia, hacia el vértice de las Tinieblas?

Dímelo, Sabiduría… ¿qué son todas estas cosas?

Y la Sabiduría abrió sus labios y habló:

-Tú, Hombre, eres capaz de ver el mundo con los ojos de Dios y captar los secretos del más allá a través del pensamiento humano. Este es el fruto de la ignorancia.

Sal al campo y contempla cómo las abejas rondan las hermosas flores, y el águila se abalanza sobre su presa. Entra en la casa de tu vécino y ve al pequeñuelo fascinado por las llamas del hogar, mientras la madre trajina en sus tareas domésticas. Sé como la abeja y no desperdicies los días de tu primavera mirando lo que hace el águila. Sé como el niño a quien encanta el fuego de la chimenea y deja que la madre se dedique a sus quehaceres. Todo lo que ves fue y sigue siendo tuyo.

Los numerosos libros, figuras extrañas y bellos pensamientos que te rodean son fantasmas de espíritus que te han precedido. Las palabras pronunciadas por tus labios son los eslabones que te vinculan a tus semejantes. Las conclusiones tristes y alegres son las semillas del pasado arrojadas en el surco de tu alma, para ser cosechadas en el futuro.

El joven que juega con tus deseos es el que va a abrir la puerta de tu corazón para que entre la luz. La tierra que abre sus voraces fauces para tragar al hombre y, con él, sus obras, es la redentora de nuestras almas, que las liberará de la esclavitud a nuestros cuerpos.

El mundo que se mueve contigo es tu propio corazón, que es el mundo mismo. Y el hombre a quien consideras tan pequeño e ignorante, es el mensajero de Dios que ha venido a aprender la alegría de la vida a través del dolor y de la ignorancia.

Así habló la Sabiduría y poniéndome una mano en la frente calenturienta, me dijo:

-Sigue adelante. No te detengas. Avanzar es caminar hacia la perfección. Sigue adelante, sin temor a las espinas ni a las piedras cortantes del camino de la Vida.

Khalil Gibran

Podemos ayudarte

Nuestros valores

Curaciones mentales

Curaciones mentales

¿Qué es lo que cura? ¿Dónde está el poder curativo? Nos hacemos estas preguntas porque todos nosotros estamos interesados en suprimir molestias corporales y demás problemas internos.

Poder curativo

Existe un poder curativo en la mente subconsciente de cada persona; un cambio en nuestra actitud mental hacia la parte enferma movilizará este Poder: conocido también como Naturaleza, Vida, Dios, Inteligencia Creadora o Poder Subconsciente.

Este poder se encuentra en la mente subconsciente; puedes curar dolencias mentales y corporales si sabes dirigir ese poder correctamente. Otra persona puede hacerlo también en beneficio tuyo, pero de nada sirve si tú no quieres conseguir la curación. Actúa en todas las personas, cualquiera sea su credo, color o raza. No es necesario pertenecer a una iglesia, secta o ideología determinada para obtener este poder o participar de sus fuerzas curativas; curará la quemadura o herida de la mano, curará tanto si eres católico, ateo o agnóstico.

La oración o plegaria curativa

Se utilizan diferentes métodos para eliminar los obstáculos mentales, emocionales o físicos, que impiden el flujo curativo que nos anima a todos. Entre estos métodos citemos la oración o plegarias curativas, un medio utilizado por personas ya entrenadas en los mecanismos de la ciencia mental.

Se basan en el principio de interacción que existe “entre la Inteligencia Infinita y el Poder de la mente subconsciente”, el cual responde de acuerdo a las convicciones de la persona interesada. El significado es: “creer en el recibir y se recibirá”. Para obtener los efectos deseados debes imaginarlos y sentirlos una realidad, y esperar que el principio vital infinito responda a tu petición consciente.

Para obtener mejores resultados sigue este precepto: aíslate de todo ruido, en un cuarto oscuro, y cierra la puerta. En otras palabras: “Cierra la puerta de tu mente” para abstraerse de todas las distracciones; relájate sosegada y completamente; vendrá la inspiración; despliega tu deseo o petición, transportándolo a tu mente subconsciente; continúa hasta sentir dentro de ti la infinita presencia curativa, hasta quedar convencido que tu mente responderá de acuerdo a tu específica necesidad, o al objeto deseado.

J. Murphy

Podemos ayudarte

¿Deseas limpiar de tu alma las sensaciones de culpa y preocupación? ¿Necesitas aprender las lecciones del pasado y  establecer nuevos retos y objetivos? Si de una vez por todas has decidido poner todo tu Ser a favor de tí y de tus sueños, podemos ayudarte. Hoy es un día perfecto para empezar. Te acompañamos en ese camino apasionante.

¿Conoces tu misión en la vida?

Ocúpate de tus propios asuntos

Ocúpate de tus propios asuntos

Sólo puedo encontrar tres tipos de asuntos en el universo: los míos, los tuyos y los de Dios. (Para mí, la palabra Dios significa «realidad». La realidad es Dios, porque gobierna. Todo lo que escapa a mi control, al tuyo y al de cualquier otra persona es lo que yo denomino «los asuntos de Dios»). Buena parte de nuestras tensiones proviene de vivir mentalmente fuera de nuestros asuntos.

Cuando pienso: «Necesitas encontrar un trabajo, quiero que seas feliz, debieras ser puntual, necesitas cuidar mejor de ti mismo», me estoy inmiscuyendo en tus asuntos. Cuando me preocupo por los terremotos, las inundaciones, la guerra o la fecha de mi muerte, me estoy inmiscuyendo en los asuntos de Dios. Si mentalmente estoy metida en tus asuntos o en los de Dios, el efecto es la separación. Fui consciente de esto hace tiempo, en 1986. Cuando, por ejemplo, me inmiscuía mentalmente en los asuntos de mi madre con pensamientos del tipo: «Mi madre debiera comprenderme», experimentaba de inmediato un sentimiento de soledad. Y comprendí que siempre que me he sentido herida o sola, he estado inmiscuida en los asuntos de otra persona.

Si tú estás viviendo tu vida y yo estoy viviendo mentalmente tu vida, ¿quién está aquí viviendo la mía? Los dos estamos ahí. Ocuparme mentalmente de tus asuntos me impide estar presente en los míos. Me separo de mí misma y me pregunto por qué razón mi vida no funciona. Pensar que yo sé lo que es mejor para los demás es estar fuera de mis asuntos. Incluso en nombre del amor, es pura arrogancia y el resultado es la tensión, la ansiedad y el miedo. ¿Sé lo que es adecuado para mí? Ese es mi único asunto. Permíteme trabajar en eso antes de tratar de resolver tus problemas por ti.

Si comprendes los tres tipos de asuntos lo bastante para ocuparte de los tuyos propios, este conocimiento puede liberar tu vida de una manera que ni siquiera eres capaz de imaginar. La próxima vez que sientas tensión o incomodidad, pregúntate de quién son los asuntos en los que te ocupas mentalmente, ¡y quizás estalles en carcajadas! Esa pregunta puede devolverte a ti mismo. Tal vez llegues a descubrir que, en realidad, nunca has estado presente y que te has pasado toda la vida viviendo mentalmente en los asuntos de otras personas. Y si practicas durante un tiempo, quizá descubras que en realidad no tienes ningún asunto y que tu vida funciona perfectamente por sí misma.

Byron Katie

Podemos ayudarte

¿Te sientes triste, falta de motivación, ansiedad? ¿Problemas de concentración, sobrepresión, miedos descontrolados? ¿Atraviesas un duelo? ¿Te encuentras ante una ruptura conyugal o de pareja, un divorcio? ¿Un cambio de trabajo, estrés…? Te ayudamos a recuperar la paz, fuerza, determinación, el equilibrio y la armonía interior que tanto te mereces y necesitas.

Regresiones

Respiración consciente

Respiración consciente

Me gustaría darles un poco más de instrucción acerca de la respiración conciente. No intenten inhalar. No hagan ningún esfuerzo para inhalar. Es muy importante. Permítanse inhalar naturalmente. Ustedes respiran de todos modos, ¿por qué deben hacer una determinación para inhalar? Ese es el punto. Permítanse inhalar normalmente. Sólo presten atención a su inhalación. No digan: “Mi inhalación, ven aquí, te diré cómo hacerlo”. No. Permítanse inhalar, eso es todo. Corto o largo, permitan que sea como sea. Su inhalación es su bebé. Sean completamente no violentos mientras sostienen a su bebé. No fuercen a su bebé para ser así o ser de otro modo, permitan que sea como es.

Abrácenlo sólo con su atención. Es muy importante. Cuando aman a alguien, le permiten ser. No dicen: “Si no haces esto, no te amaré”. Esta ya es la práctica del amor. Permitir a su inhalación ser ella misma. Sólo abrazarla con la energía de la atención. “Inhalando, estoy conciente de que inhalo”. Eso es todo. El impacto será grande.

Muchas personas practican como ellos son en un duro campo de trabajo. Se fuerzan a ustedes mismos, hacen demasiado esfuerzo, y se cansan después de algún tiempo. Si saben cómo permitirse descansar, permitir a su inhalación y a su exhalación fluir naturalmente, nunca se cansarán. Sólo necesitan encender su atención y estar concientes de eso. Como cuando encienden la luz, sólo encienden la luz. Y a causa de la luz ustedes son concientes de que la campana está allí, su amigo está allí. La conciencia es

108 cuentas

Los rosarios Buddhistas o “mala” tienen 108 cuentas. Esto representa el número de las aflicciones que provienen de los seis órganos sensoriales (ojos, orejas, nariz, lengua, piel y mente); y sus seis objetos (objeto visual, objeto auditivo, objeto olfativo, objeto gustativo, objeto táctil y objetos mentales). Esto da una suma de doce. Multiplicados por tres (bueno, malo y neutro) da un total de 36. Multiplicado por tres nuevamente (pasado, presente y futuro) suma en total 108. Se dice que los órganos sensoriales y sus objetos, manchados por el juicio de “bueno, malo, neutro”, o sensaciones placenteras, displacenteras o neutras, junto a las especulaciones que se hacen sobre el pasado, presente y futuro, son una fuente de aflicciones. Por eso, cuando se usa el rosario de 108 cuentas se está purificando la mente de esas aflicciones.

Abrazar con amor

Entonces reconocen su inhalación como una inhalación, su exhalación como su exhalación, y las abrazan con amor. Entonces en ningún tiempo en absoluto, su cualidad de ser será mejorada. Como un bebé sufriendo que está pateando, llorando, vibrando. Ustedes no dicen: “¡Ahora, detente, no llores, no te agites!” No dicen eso. No lo fuerzan para ser como ustedes quieren. Sólo levantan al bebé y lo abrazan con todo su ser. Cuando tienen la energía de la ternura, de amor y cuidado, esa energía naturalmente penetrará en el bebé y habrá una transformación. Muchos de ustedes han sido una madre o un padre y saben esto. Sólo sostienen al bebé con su ternura, con la totalidad de su presencia. Y a esa presencia total, cuerpo y mente concentrados, podemos llamarla atención (y ustedes son capaces de ser atentos, ustedes saben). Entonces cultiven su atención de modo que sean más atentos, de estar allí para su sufrimiento, para ustedes mismos, para sus personas amadas.

En la meditación sentada también lo hacen así. No luchen para sentarse. Permítanse sentarse de un modo relajado. “Sonríe, relaja”. Recuerden, ¿hubo un tiempo en que se sentarían en su living mirando televisión? ¿Podrían sentarse durante una hora, incluso dos horas? Y no se quejaban de que tenían dolor en los hombros o brazos. Sólo permítanse sentarse. La meditación sentada no es una lucha. Si la toman como una lucha, se cansarán. Después de quince minutos sentirán dolor en sus hombros y en su cabeza. Entonces, permítanse descansar. Cuando practican meditación sentada, meditación caminando, permítanse descansar. Es posible descansar mientras se practica la meditación caminando, la meditación sentada, la respiración conciente. De hecho, les ofrezco esta práctica como un medio de descanso.

Thich Nhat Hahn

Podemos ayudarte

¿Deseas limpiar de tu alma las sensaciones de culpa y preocupación? ¿Necesitas aprender las lecciones del pasado y  establecer nuevos retos y objetivos? Si de una vez por todas has decidido poner todo tu Ser a favor de tí y de tus sueños, podemos ayudarte. Hoy es un día perfecto para empezar. Te acompañamos en ese camino apasionante.

Pide ahora cita para tu sesión de Coaching Personal

La iluminación y el cuento de los diez hombres necios

La iluminación no es un Conocimiento que tenga que ser adquirido, de manera que, al adquirirlo, uno pueda obtener la felicidad. Es la propia visión ignorante de uno lo que uno debe abandonar. El Sí mismo que usted busca conocer es verdaderamente usted mismo. Su supuesta ignorancia le causa a usted una innecesaria aflicción, como la de los diez hombres necios que lamentaban la «perdida» del décimo hombre que nunca se había perdido.

Diez hombres vadeaban un arroyo

Los diez hombres necios de la parábola vadeaban un arroyo y, al alcanzar la otra orilla, querían asegurarse de que todos ellos habían cruzado a salvo la corriente. Uno de los diez comenzó a contar, pero al contar a los otros se excluyó a sí mismo de la cuenta. «Yo veo solo nueve; ciertamente, hemos perdido a uno. ¿Quién puede ser?» dijo. «¿Contaste correctamente?» preguntó otro, e hizo el recuento él mismo. Pero, él también, contó solo nueve.

Uno detrás de otro, cada uno de los diez, contó solo nueve, olvidándose de sí mismo. «Nosotros somos solo nueve», acordaron todos; «¿pero quién es el que falta?», se preguntaban. Todo esfuerzo que hicieron para descubrir al individuo «que faltaba», fracasó. «Quienquiera que sea se ha ahogado», dijo el más sentimental de los diez necios, «le hemos perdido». Al decir esto, estalló en lagrimas, y los nueve restantes le siguieron.

El viajero compasivo

Viéndoles llorar a la orilla del río, un compasivo viajero les preguntó la causa. Ellos contaron lo que había ocurrido, y dijeron que incluso después de contarse varias veces, no pudieron encontrar más que nueve. Al oír la historia, pero viendo a los diez ante él, el viajero adivinó lo que había pasado.

Para hacerles saber por sí mismos que eran realmente diez, y que todos ellos habían salido ilesos de la travesía, el viajero les dijo, «Que cada uno de vosotros cuente por sí mismo, pero uno detrás de otro en serie, uno, dos, tres y así sucesivamente, mientras que yo os daré a cada uno una bofetada de manera que todos vosotros podáis estar seguros de haber sido incluidos en el recuento, e incluidos solo una vez. Entonces el décimo hombre “perdido” será encontrado». Al escuchar esto, ellos se alegraron ante la perspectiva de encontrar a su camarada «perdido» y aceptaron el método sugerido por el viajero.

Mientras el buen viajero daba una bofetada a cada uno de los diez en fila, el que recibía la bofetada se contaba en voz alta. «Diez» dijo el último hombre cuando recibió la última bofetada en la fila. Perplejos, se miraron unos a otros, «Nosotros somos diez» dijeron con una sola voz y agradecieron al viajero haber eliminado su aflicción.

¿De dónde fue traído el décimo hombre?

Esa es la parábola. ¿De donde fue traído el décimo hombre? ¿Se había perdido nunca? Al saber que había estado allí todo el tiempo, ¿aprendieron ellos algo nuevo? La causa de su aflicción no era la perdida real de ninguno de los diez, era su propia ignorancia, o más bien su mera suposición de que uno de ellos se había perdido —(aunque ellos no podían encontrar quién era)— debido a que contaban solo nueve.

Iluminación. ¿Quién pone las limitaciones?

Tal es también el caso con usted. Verdaderamente no hay ninguna causa para que usted sea miserable e infeliz. Usted mismo impone limitaciones a su verdadera naturaleza de Ser infinito, y entonces llora porque usted es solo una criatura finita. Entonces usted emprende esta o aquella práctica para trascender las limitaciones no-existentes. Pero si su práctica misma asume la existencia de las limitaciones, ¿cómo puede ella ayudarle a trascenderlas?

Por consiguiente, yo digo, sepa que usted es el Ser puro e infinito, el Sí mismo Absoluto. Usted es siempre ese Sí mismo y nada sino ese Sí mismo. Así pues, usted no puede ser nunca realmente ignorante del Sí mismo; su ignorancia es meramente una ignorancia en apariencia, como la ignorancia de los diez necios sobre el décimo hombre «perdido». Es esta ignorancia la que les causaba la aflicción.

Sepa entonces que el verdadero Conocimiento no le crea un Ser nuevo, sino que solo elimina su «ignorancia ignorante». La Felicidad no es agregada a su naturaleza, sino que simplemente se revela como su Estado natural y verdadero, Eterno e Imperecedero. La única vía para librarse de su aflicción es Conocer y SER el Sí mismo. ¿Cómo puede ser esto inalcanzable?

Bhagavan Sri Ramana

Podemos ayudarte

No te diremos lo que tienes que hacer. No presionamos, ni aconsejamos, ni recomendamos. Exploraremos juntos, haremos preguntas, te ofreceremos interpretaciones que tal vez puedan sorprenderte. Desafíaremos respetuosamente tus modelos mentales para que desarrolles una nueva mirada que te permita descubrir nuevas acciones y posibilidades. Y te acompañaremos en el diseño de acciones que te faciliten el logro de los resultados que tanto buscas y tanto te mereces.

Nuestros servicios

La realización del Sí mismo

¿Cómo puedo obtener la Realización del Sí mismo?

La Realización no es nada que haya que obtener como si fuera nuevo; está ya aquí. Todo lo que se necesita es deshacerse del pensamiento «yo no he realizado».

La Quiescencia o la Paz es la Realización. No hay ningún momento en el que el Sí mismo no sea. Mientras hay duda o el sentimiento de no-Realización, debe hacerse el intento de deshacerse uno mismo de estos pensamientos. Ellos se deben a la identificación del Sí mismo con el no-Sí mismo. Cuando el no-Sí mismo desaparece, solo queda el Sí mismo. Para hacer sitio, es suficiente que la apretura sea eliminada; el sitio no es traído de ninguna parte.

¿cómo he de realizar yo ese Estado?

¡Usted está en ese Estado ahora!

¿Cómo obtendré el Sí mismo?

No hay ningún obtener el Sí mismo. Si el Sí mismo tuviera que ser obtenido, eso significaría que el Sí mismo no es aquí y ahora, sino que todavía tiene que ser obtenido. Lo que se obtiene como si fuera nuevo, también se perderá. Así pues, será impermanente. Lo que no es permanente no es digno de esforzarse por ello. Así pues, yo digo que el Sí mismo no se obtiene. Usted es el Sí mismo; usted es ya Eso.

El hecho es que usted es ignorante de su estado feliz. La ignorancia sobreviene y extiende un velo sobre el Sí mismo puro que es Felicidad. Los esfuerzos son dirigidos solo a eliminar este velo de ignorancia, que es meramente un conocimiento erróneo. El conocimiento erróneo es la falsa identificación del Sí mismo con el cuerpo, la mente, etc. Esta falsa identificación debe desaparecer, y entonces solo queda el Sí mismo.

Por consiguiente, la Realización es para todos; la Realización no hace ninguna diferencia entre los aspirantes. Esta duda misma, de si usted puede realizar, y la noción «yo-no-he-realizado» son, ellos mismos, los obstáculos. Sea libre de estos obstáculos también.

Bhagavan Sri Ramana

Podemos ayudarte

¿Deseas limpiar de tu alma las sensaciones de culpa y preocupación? ¿Necesitas aprender las lecciones del pasado y  establecer nuevos retos y objetivos? Si de una vez por todas has decidido poner todo tu Ser a favor de tí y de tus sueños, podemos ayudarte. Hoy es un día perfecto para empezar. Te acompañamos en ese camino apasionante.

Nuestros valores

Honestidad

Honestidad

El Cielo da, la Tierra recibe y hace crecer, el Hombre realiza. Sólo la persona que está totalmente en armonía consigo misma, que es totalmente honesta, puede ir hasta el límite de su Naturaleza.

¿Hasta qué punto eres sincera contigo misma? ¿Hasta qué punto eres sincero?

Si sientes…

Si sientes estrés, ¿lo reconoces?

Si sientes desazón, ¿haces algo?

Si sientes que no terminas de estar en tu lugar en el mundo, ¿sigues buscando?

Si sientes que hay plenitud en tu vida, ¿lo celebras cada instante?

Si sientes tu corazón dormido, ¿haces algo para despertar?

Si sientes que la magia ya no te sorprende cada mañana, ¿te atreves de nuevo a soñar?

Si sientes soledad, ¿abres tu corazón?

Si sientes miedo ¿qué haces al respecto?

La mañana del mundo

Cuando hay honestidad estamos siempre en el inicio de las cosas, en el instante frágil que contiene la potencia de la vida.

Estamos siempre en la mañana del mundo.

Podemos ayudarte

¿Te sientes triste, falta de motivación, ansiedad? ¿Problemas de concentración, sobrepresión, miedos descontrolados? ¿Atraviesas un duelo? ¿Te encuentras ante una ruptura conyugal o de pareja, un divorcio? ¿Un cambio de trabajo, estrés…? Te ayudamos a recuperar la paz, fuerza, determinación, el equilibrio y la armonía interior que tanto te mereces y necesitas.

Coaching personal y profesional

Atraer la abundancia

Dar y recibir

El universo opera por medio de un intercambio dinámico… Dar y recibir son aspectos diferentes del flujo de la energía en el universo. Y si estamos dispuestos a dar aquello que buscamos, mantendremos la abundancia del universo circulando en nuestra vida.

Toda relación es una relación de dar y recibir. El dar engendra el recibir, y el recibir engendra el dar. Lo que sube debe bajar; lo que se va debe volver. En realidad, recibir es lo mismo que dar, porque dar y recibir son aspectos diferentes del flujo de la energía en el universo. Y si detenemos el flujo de alguno de los dos, obstaculizamos la inteligencia de la naturaleza.

El dinero realmente es un símbolo de la energía vital que intercambiamos, y de la energía vital que utilizamos como consecuencia del servicio que le  prestamos al universo.

Cuanto más demos más recibiremos, porque mantendremos la abundancia del universo circulando en nuestra vida. En realidad, todo lo que tiene valor en la vida se multiplica únicamente cuando es dado. Lo que no se multiplica a través del dar, ni vale la pena darse, ni vale la pena recibirse. Si al dar sentimos que hemos perdido algo, el regalo no ha sido dado en realidad, y entonces no generará abundancia. Cuando damos a regañadientes, no hay energía detrás de nuestro acto de dar.

En realidad, practicar la ley del dar es muy sencillo: si deseamos alegría, démosles alegría a otros; si deseamos amor, aprendamos a dar amor. ¿Buscamos atención y aprecio? Aprendamos a prestar atención y a apreciar a los demás. Si deseamos riqueza material, ayudemos a otros a conseguir esa riqueza.

Cómo generar abundancia a mi alrededor

Pondré a funcionar la ley del dar comprometiéndome a hacer lo siguiente:

1) Llevaré un regalo a cualquier lugar a donde vaya y para cualquier persona con quien me encuentre. Ese regalo puede ser un elogio, una flor o una oración. Hoy les daré algo a todas las personas con quienes me encuentre, para iniciar así el proceso de poner en circulación la alegría, la riqueza y la prosperidad en mi vida y en la de los demás.

2) Hoy recibiré con gratitud todos los regalos que la vida me dé. Recibiré los obsequios de la naturaleza: la luz del sol y el canto de los pájaros, o los aguaceros de primavera o las primeras nevadas del invierno. También estaré abierto a recibir de los demás, sea un regalo material, dinero, un elogio o una oración.

3) Me comprometeré a mantener en circulación la abundancia dando y recibiendo los dones más preciados de la vida: cariño, afecto, aprecio y amor. Cada vez que me encuentre con alguien, le desearé en silencio felicidad, alegría y bienestar.

 Podemos ayudarte

No te diremos lo que tienes que hacer. No presionamos, ni aconsejamos, ni recomendamos. Exploraremos juntos, haremos preguntas, te ofreceremos interpretaciones que tal vez puedan sorprenderte. Desafíaremos respetuosamente tus modelos mentales para que desarrolles una nueva mirada que te permita descubrir nuevas acciones y posibilidades. Y te acompañaremos en el diseño de acciones que te faciliten el logro de los resultados que tanto buscas y tanto te mereces.

Nuestros servicios

Nada que conseguir

Permanecer en la escucha

¿Qué significa entonces llegar a familiarizarse más con uno mismo? Significa llegar a estar más informado sobre lo que no eres, sobre tu cuerpo, tus sentidos, tus emociones, tu mente. Este es un movimiento diametralmente opuesto al de intentar agarrar el conocimiento.

Debe venir a ti. Debes escuchar tu cuerpo, tus sentidos, tu mente, una escucha que exige dejar todo lo que crees saber, todo condicionamiento, todo esquema. Cuando permanecemos en esta escucha, las percepciones emergen de lo que la psicología llamaría el subconsciente y el superconsciente. Pero no pongas énfasis en las percepciones porque acentuar lo percibido te ata a la relación sujeto-objeto.

Primero, el acento está en el que percibe y, más tarde, te darás cuenta de que lo que se enfatiza es la propia escucha, hasta que finalmente te encuentras tú mismo en esta escucha. La escucha es el telón de fondo sobre el que aparece todo. Es quietud. Tu cuerpo, tus sentidos, tu mente y todos los estados, vienen y van, pero tú eres esa presencia intemporal.

Nada que conseguir

La idea de que hay algo que conseguir está profundamente arraigada, por eso continuamos viviendo en el proceso del llegar a ser, proyectando energía para adquirir o conservar algo. Pero la escucha sin motivo profundiza la convicción de que no hay realmente nada que ganar o perder y los condicionamientos se desvanecen en la mente, la agitación desaparece y queda la quietud.

Eres entonces como el pescador que no controla el pez ni el agua. Limítate a observar y acaba por sentir que todo está contenido en esa mirada, en ese silencio, que nada hay aparte de eso. En ese momento estás en el umbral de tu ser real y ningún deseo puede venir a interferir. Eres aprehendido por el propio Ser.

Jean Klein

Podemos ayudarte

No te diremos lo que tienes que hacer. No presionamos, ni aconsejamos, ni recomendamos. Exploraremos juntos, haremos preguntas, te ofreceremos interpretaciones que tal vez puedan sorprenderte. Desafíaremos respetuosamente tus modelos mentales para que desarrolles una nueva mirada que te permita descubrir nuevas acciones y posibilidades. Y te acompañaremos en el diseño de acciones que te faciliten el logro de los resultados que tanto buscas y tanto te mereces.

Nuestros servicios personales

Rendirse al amor

Rendirse al amor

Mucha gente tiene problemas con la palabra amor. El amor, tal como lo hemos conocido la mayoría de nosotros, puede ser sentimental, potencialmente caótico, y sin duda escapa a nuestro control. Y, sin embargo, lo que anhelamos es amor.

El amor no es una persona. Amor es el alma individual, colectiva y universal. Conocerte a ti mismo, rendirte a la verdad de ti mismo, es rendirte al amor. Mucha gente tiene conciencia de sus resistencias, y quieren rendirse, pero no saben cómo. La única barrera real a la rendición es no ver la historia que te cuentas a ti mismo sobre los peligros de rendirlo todo al amor. Y en la medida en que evitas rendirlo todo al amor, sufres. La medida en que intentas conservar la historia de quien crees ser es la medida en que te sientes aislado del amor.

Mientras no repares en este sentimiento: «Quiero la verdad, que es amor, más que ninguna cosa», te experimentarás como separado del amor. El amor es constante. El amor no es un aspecto de la verdad. La Verdad, Dios y el yo son aspectos del amor.

El corazón roto

¿Qué es lo peor que podría ocurrirte si te rindes al amor? Parece que lo que más miedo nos da es que nos rompan el corazón. Sin embargo, la resistencia misma a que se nos rompa el corazón es el corazón roto. La tragedia y la paradoja es que, para evitar que nos rompan el corazón, vivimos con el corazón roto. Cuando estás dispuesto a que te rompan el corazón un millón, un trillón, un quintillón de veces, entonces se revela el verdadero amor.

Deja que el mundo entero te rompa el corazón en cada instante de lo que te queda de vida. Entonces podrás vivir una vida de servicio al amor. Esto no significa aferrarse a relaciones abusivas, sino ser fiel a lo que siempre te es fiel a ti, y eso es el amor. Cualquier otra cosa es una historia. Si nunca investigas la historia, vivirás toda la vida suponiendo que es real, y que tu corazón, tu alma y tu amor necesitan ser protegidos. Pero en realidad esa suposición es una negación de tu corazón, de tu alma, de tu amor. Es una negación del autoamor.

El amor sigue aquí

La buena nueva es que el amor es libre y no se ha ido a ninguna parte. En todos los eones que llevas escondiéndote del amor, el amor ha seguido aquí…; aún sigue abierto, aún sigue esperando a que te comprometas, aún sigue esperando a que digas: «Sí, entrego mi vida a la verdad del amor. Hago voto de dejar que el amor viva esta vida como quiera, para bien o para mal».

El amor que buscas por doquier ya está presente dentro de ti. Puede ser evocado por una serie de personas o eventos. Una montaña puede evocar ese amor. Un atardecer puede evocar este amor. Pero, finalmente, debes darte cuenta de que eres este amor. La fuente de todo amor está dentro de ti.

Gangaji

Podemos ayudarte

¿Deseas enfrentarte y vencer las resistencias que te están impidiendo colocar el amor en el centro de tu Vida? ¿Quieres poner todo tu Ser a trabajar a favor de tí y de tus sueños? Podemos ayudarte. Hoy es un día perfecto para empezar. Te acompañamos en ese camino apasionante.

Hipnosis terapéutica

Ya eres inmortal

¿Te sientes inmortal?

Consciente o inconscientemente, la mayoría de los seres humanos luchan por conservar lo que les gusta: su juventud, su salud, placeres, entendimiento, poder, amantes, dicha, etc. Además de intentar conservar lo que les gusta, intentan mantener alejado lo que no les gusta: el envejecimiento, la enfermedad, la confusión, la impotencia, la soledad, la desdicha, etc. El esfuerzo mental por conservar lo que está sujeto a pérdida, lo que se perderá, es la base de la mayor parte del sufrimiento. En último término, lo que se intenta es mantener la muerte lejos.

Autoinvestigación

Para descubrir la verdadera libertad puede ser muy útil investigar qué estás intentando conservar o qué temes perder. La autoinvestigación es el acto que te permite encontrarte finalmente con las fuerzas que impulsan tus pensamientos y estrategias mentales. Esa fuerza siempre acaba reduciéndose al miedo a la pérdida.

Si tienes cierto grado de madurez espiritual, puedes reconocer fácilmente la futilidad de intentar conservar lo que sin duda perderás. No te resulta difícil recordar que has tenido momentos de salud, de placer, de entendimiento, de poder, de amor romántico y tal vez incluso éxtasis, y que sin embargo los has perdido todos.

En algún momento desconocido, tu vida llegará a su fin, y con ella todas las relaciones y experiencias, todas tus derrotas, victorias, posesiones y logros. Se irá todo. Esto es cierto para todos.

Hablar de lo eterno era raro…

En el pasado, era muy raro que alguien diera un paso al frente y se pusiera a hablar de lo eterno, de lo que no puede perderse, de lo que ya es la verdad de quienes somos. En general, los grandes y escasos seres que han hablado de esto han sido malinterpretados. La manera de escucharles de la mayoría de la gente se basaba en la esperanza: «Si entiendo lo que este gran ser está diciendo, entonces tendré lo que él tiene, y nadie me lo podrá quitar nunca». La energía se dirigía a intentar conseguir algo o a calcular algo.

Te invito a que no hagas ni una cosa ni otra. Te invito a que te limites a investigar directamente dentro de ti para ver qué es verdad.

Si te permites por un momento la experiencia de perderlo todo, realmente perderlo todo, podrás contar la verdad radical de lo que siempre está presente. Podrás entender directamente, por ti mismo, hacia qué apuntaban esos grandes seres.

La vida eterna está presente para ti ahora

La vida eterna está presente para ti ahora. Eres capaz de tomar conciencia de ello porque eres tú quien toma conciencia de sí mismo. Lo que fue extraño en el pasado no tiene por qué serlo ahora. Creer que como la autorrealización no ha sido algo muy común hasta ahora las cosas deben seguir siendo así es una superstición horriblemente limitada y limitante.

Este es un modelo, o un pensamiento, que mantiene tu mente encasillada en la negación y en la esperanza, enjaulada en un pasar por alto continuamente lo que ya es inmortal y está presente en este momento, ahora y siempre.

Esta inmortalidad es aquello en lo que tu cuerpo, tu personalidad y los rasgos de tu carácter aparecen y desaparecen, y permanece eternamente presente como el núcleo de tu ser. La verdad de tu ser es una y total. Todas las formas aparecen en ti. Todas las emociones aparecen en ti. Todos los fenómenos aparecen y desaparecen en ti.

Puedes liberar la atención, la energía y el tiempo que has dedicado a intentar «conseguir» algo. Puedes dejarlos libres. Esta energía liberada puede usarse para una autoexploración más profunda. Puedes usar la mente para explorar más profundamente lo que ya es inmortal, lo que ya está aquí presente, lo que ya es la verdad de tu ser, la vida eterna.

Gangaji

Podemos ayudarte

¿Deseas enfrentarte y vencer las resistencias que te están impidiendo colocar el amor en el centro de tu Vida? ¿Quieres poner todo tu Ser a trabajar a favor de tí y de tus sueños? Podemos ayudarte. Hoy es un día perfecto para empezar. Te acompañamos en ese camino apasionante.

Nuestro equipo

Afrontar el miedo

Una emoción central

En la raíz de cada patrón de sufrimiento que se ha fijado en nosotros está evitar una emoción central: el miedo. Pero el verdadero problema no es el miedo. El problema, y lo que complica las cosas continuamente, es toda la actividad mental que generamos para evitar experimentar directamente el miedo.

En realidad, afrontar el miedo es simple. Es tan simple que no hay un modo de hacerlo, no hay un «cómo». Lo interesante es ver cómo evitamos continuamente este encuentro. En ese “evitar”están estructurados todos los patrones de sufrimientos inconscientes, fijados, habituales.

¿Cómo evitas tu miedo? ¿Te quedas petrificado? ¿Lo niegas? ¿Lo dramatizas? ¿Vas contra él? ¿Te hablas a ti mismo incesantemente? ¿Fantaseas continuamente con alguna gratificación futura, como sexo, comida, dinero, poder o iluminación para evitar el miedo?

Afrontar el miedo

Ahora mismo puedes dejar de evitar tu miedo. Es así de simple. Puedes dejar de decirte lo que quiera que te estés diciendo y encontrarte con lo que está aquí. Al situarte ante cualquier emoción sin filtrarla con una historia al respecto, puedes encontrarte con tu propia verdad y, lo que es más importante, reconocer que esa verdad ha estado siempre ahí.

El miedo la traspasa, como también la traspasan la ira, la tristeza, las conductas fijadas, la desesperación, el vacío, la plenitud, la ignorancia y la iluminación; todos estos fenómenos psicológicos pasan a través de la verdad de tu ser. Todas las emociones y estrategias mentales vienen y van. Tú estás aquí. Siempre has estado aquí, inmutable, radiante, puro, sin temor a ningún miedo que se presente.

Si sólo deseas librarte del miedo y te alejas de él o lo niegas, el miedo te perseguirá… Cualquier cosa de la que huyas seguirá acosándote. Por otra parte, cualquier cosa que desees y persigas seguirá estando fuera de tu alcance.

Esto también es válido para la búsqueda espiritual. Si quieres a Dios y le buscas, Dios estará lejos de tu alcance. Si te detienes y abandonas todo concepto sobre Dios, te sientes envuelto en su presencia viviente.

Claridad

Las complicaciones que surgen en tu vida son reflejo de evitar lo que te acosa o del apego a lo que deseas. En un instante de plena conciencia, todas las complicaciones desaparecen. Es posible tener claridad incluso en las circunstancias más complejas.

Cualquiera que sea el miedo que te haya perseguido durante toda tu vida, en cuanto te pares y le digas: «De acuerdo, miedo, ven, estoy preparado para encontrarme contigo», descubrirás que empieza a ocultarse tras las esquinas. Y si envías a tu conciencia a perseguirlo, ¡harás un gran descubrimiento!

Una vez más, puedes llevar a cabo tu propia investigación de la anatomía del miedo. ¿Dónde está el miedo? ¿Qué sensación produce? ¿Hay algo junto a él? ¿Qué hay debajo de él?

En este momento, si no hay ningún miedo presente, puedes contarte alguna historia que lo genere. Plantéate directamente: ¿Dónde está el miedo? Tal vez lo sientas en el corazón, tal vez en el vientre. Déjate caer con la consciencia en medio del miedo. Si en tu mente aún sigue contándose una historia sobre el miedo, abandónala.

Deja que tu consciencia caiga sobre el miedo que puedes haber estado evitando durante millones de años. Cuando te abres al miedo, ¿crees que puedes encontrarlo? El miedo es una criatura muy extraña. ¡Sólo existe allí donde hay resistencia a su existencia! Cuando te detienes y te abres a aquello a lo que te has resistido tanto tiempo, descubres que el miedo no es miedo. El miedo es energía. El miedo es espacio llamando a tu puerta.

Gangaji

Podemos ayudarte

¿Te sientes triste, falta de motivación, ansiedad, problemas de concentración, sobrepresión, miedos descontrolados, atraviesas un duelo, te encuentras ante una ruptura conyugal o de pareja, un divorcio, un cambio de trabajo, estrés…? Te ayudamos iluminando tu camino para que recuperes paz, fuerza, determinación, el equilibrio y la armonía interior que tanto te mereces y necesitas.

Nuestros servicios

Sanar las heridas

Sanar las heridas

Si deseas la libertad, tienes que estar dispuesto a afrontar aquello de lo que has estado huyendo en tu búsqueda de ella. En general, la mayoría de la gente huye de algún tipo de historia dolorosa, generalmente resultado de algunas necesidades que quedaron insatisfechas en la infancia. El dolor puede tener componentes tanto físicos como psicológicos. Es posible que tenga una historia aparejada, o es posible que sólo sea un campo energético, como una sensación de temor o negatividad.

Son múltiples las heridas que acompañan cada vida, incluso entre los más privilegiados. Algunas personas consiguen generar tejido de cicatrización sobre sus psiques, sobre sus heridas físicas y emocionales, y siguen adelante con su vida. Pero sospecho que el éxito en este sentido nunca es completo para nadie, y este fracaso es bueno, porque así la herida llama la atención sobre sí misma, del mismo modo que una piedra en el zapato no te dejará en paz hasta que concentres tu atención sobre ella.

Curarse las heridas es pertinente. Hay tratamientos para todas las heridas, y debemos cuidar de las heridas que podemos atender. Mientras abordamos las heridas físicas, emocionales o mentales, pasamos por alto eso que por su naturaleza es puro, libre y está en paz. La verdad ya está aquí, independientemente del estado de tu cuerpo, de tus emociones, de tu mente, o de tus circunstancias.

Dejar de escapar

Cuando tomas la decisión de rendirte, de dejar de intentar escaparte, entonces, sin necesidad de someterte a disyuntiva alguna, con elegancia y sin esfuerzo, el tesoro de tu ser se revela a sí mismo como tu verdadera identidad. Entonces puedes celebrar la curación de cualquier herida que tenga que ser curada, y llorar por las restantes. En medio de la celebración y del lamento, puedes descansar en la verdad que siempre está presente.

Lo que sugiero es que saltes profundamente al núcleo de tu ser. Sé que la experiencia de la herida puede generar la sensación de que lo que hay en el núcleo de tu ser es realmente horrible. Pero yo he vivido la incomparable experiencia de conocer a una gran cantidad de gente con heridas profundas, desde psicosis hasta las habituales neurosis con las que tenemos que lidiar la mayoría de nosotros. Y nunca he conocido a nadie que, cuando estaba dispuesto a decir realmente la verdad y afrontar su propio sufrimiento, no encontrara finalmente la belleza y la paz esencial.

Entra

Hay un tesoro que es la verdad de tu ser y te está diciendo: «Entra». Tal vez, como ha estado escondido durante tanto tiempo, crees que es algo oscuro, feo y prohibido, y has recibido mucho apoyo para no mirarlo directamente. De hecho, todo tu proceso de socialización ha consistido en no mirarlo directamente. Pero, por fortuna, mediante el poder de la elección, puedes dejar a un lado toda esa socialización y reconocer que sientes un gran anhelo por saber quién eres. Qué maravillosa oportunidad tenemos todos de darnos apoyo mutuo en este proceso de descubrimiento divino, inimaginable, interminable. Esta posibilidad es sagrada.

Gangaji

Podemos ayudarte

No te diremos lo que tienes que hacer. No presionamos, ni aconsejamos, ni recomendamos. Exploraremos juntos, haremos preguntas, te ofreceremos interpretaciones que tal vez puedan sorprenderte. Desafíaremos respetuosamente tus modelos mentales para que desarrolles una nueva mirada que te permita descubrir nuevas acciones y posibilidades. Y te acompañaremos en el diseño de acciones que te faciliten el logro de los resultados que tanto buscas y tanto te mereces.

Nuestros valores

Abierto el plazo de inscripción
Post recientes
Suscríbete al blog

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Comparte en tus redes sociales
Close

CONTACTA CON NOSOTROS

Refuerza tu poder personal y el de tu organización

  • Suscríbete al blog por correo electrónico

    Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

  • Subscribe error, please review your email address.

    Close

    You are now subscribed, thank you!

    Close

    There was a problem with your submission. Please check the field(s) with red label below.

    Close

    Your message has been sent. We will get back to you soon!

    Close

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies