Archive

Estar “en paz”

Estar “en paz”

Podemos ser pacíficos cuando en primer lugar nos llenamos con energía de paz y después ponemos en práctica el no juicio y la no resistencia.

Las incongruencias que nos alejan de la paz son aquellas que nos hacen sentir impotentes, fuera de control, y que generan inquietud e incongruencia en nuestras vidas. Aunque estén fuera de nuestro control porque están involucradas con las realidades de otras personas, sí podemos en cambio sentirnos en paz con nuestra propia realidad, no importa lo que otros hagan o piensen.

Acepta la soberanía energética de los demás

El no juicio requiere la aceptación de la soberanía energética de los demás y, efectivamente, podemos elegir como eso afecta a nuestra calma.

Nuestra naturaleza más profunda busca el equilibrio y desea crear paz, pero nunca lo lograremos si esperamos que todo y todos estén alineados con nuestro deseo de paz.

Conseguir paz en nuestra realidad significa que sabemos crear límites energéticos para conseguirla y que permitimos que todo aquello que nos ayude a llegar hasta ella forme parte de nuestra realidad.

Estar “en paz”

Estar “en paz” es abrazar la energía de la paz y saber que todo está en orden divino, que todo está bien, y que todo aquello que no esté alineado con el flujo de Luz y paz puede ser reconducido hacia él si permanecemos conectados a nuestro centro de calma.

Estamos “en paz” (o en el espacio físico de paz) cuando nos enfocamos en estar en paz.

Existe una solución pacífica para cualquier situación, una que no estará centrada en el caos ni en la distracción, y que nos ayudará a sentirnos poderosos en lugar de impotentes. Pero previamente será necesario que aceptemos en lugar de juzgar, que fluyamos y no forcemos las cosas.

No te preguntes cómo puedes convencer a otra persona de que mantenga la calma, pregúntate más bien: “¿Cómo puedo generar paz para mí dentro de esta situación?

Detén el diálogo mental

¿Resulta tan difícil detener el diálogo mental, la agitación, el caos y el ruido que nos rodean y a los que tanto juzgamos?

Podemos sentirnos en paz cuando damos la bienvenida a la energía de la calma en nuestra vida. Podemos conectar con nuestro “centro de calma ” si lo imaginamos como un destello de luz brillante que se encuentra en nuestro interior.

Una vez hayamos llevado nuestra atención hacia esa serena luz interior, podemos expandirla hacia nuestro espacio energético. Entonces estaremos en esa energía de calma y nos sentiremos en paz.

Es así como podremos conectar en cualquier momento con la quietud y la calma que hay dentro de nosotros, al reconocer que sentirnos “en paz” es el resultado de rodearnos de la energía de paz, dentro y fuera de nosotros, y de permanecer en ese flujo.

Publicado por Quety Román en el grupo de WhatsApp EVOLUCION.CENTER

Infórmate sobre nuestros servicios y consulta la programación de retiros, cursos y talleres.

Cañas huecas

Cañas huecas

Cañas huecas

En las charlas matinales ha estado recientemente un músico que toca para el grupo la flauta tradicional india al finalizar la sesión. La flauta no sabe música; no distingue el fa del sí bemol; no sabe de tempo o de énfasis, y no puede hacer brotar la música por sí misma: ¡es solo una caña hueca de bambú con agujeros!

Es el músico quien tiene el conocimiento, la habilidad, la intención y la destreza, y es su aliento el que fluye a través del instrumento y sus dedos los que manipulan las aberturas para que surja una bella música. Cuando la música finaliza, nadie felicita a la caña por la música que produjo. Es al músico a quien se aplaude y agradece este hermoso regalo musical.

Ocurre exactamente igual con lo que consideramos como «nosotros mismos».

Somos instrumentos, cañas huecas a través de las cuales fluye el Aliento, el Espíritu, la Energía que es Presencia, Todo Lo Que Es, la Conciencia

Al igual que no es la flauta la que da la nota, sino que es el Músico el que produce la nota a través del instrumento, así también es el aliento, que es Presencia, lo que anima esta mente y cuerpo y lo que surge a través de esta boca, haciendo parecer que esta boca emite palabras.

El malentendido básico, la ignorancia básica reside en esta necia usurpación del rol del Músico por parte del instrumento. Esta inversión de la verdad queda espontáneamente desvelada cuando sucede la Comprensión. Se hace evidente que no hay individuo, que no hay «nadie en casa», que no hay aquí ninguna entidad que pueda ser o no ser el hacedor.

Porque despertar es simplemente Comprender que no hay nadie aquí que despierte

El entendimiento intelectual de que no pueden existir entidades individuales no ayudará en modo alguno al buscador promedio, ya que en su vida cotidiana persistirá la profunda creencia en un yo personal y en un «hacedor» personal; y con ella persistirá la miseria que la acompaña: el orgullo y la arrogancia, la vergüenza y la culpa, el temor, el odio y la maldad, todo lo cual brota de la creencia de que hay alguien ahí que es capaz de hacer algo.

Todo intento de salir uno mismo del dilema sirve solo para reforzar el sentido de yo individual de quien aparentemente realiza los intentos. No hay salida del aprieto, de la paradoja, porque quien piensa que está en un paradójico aprieto es, en sí mismo, una alucinación, una fantasía generada por la mente, el pájaro de la jaula vacía

Puedes seguir haciendo durante el resto de tu vida lo que has estado haciendo hasta ahora; puedes acudir a charlas y seminarios impartidos por los maestros más iluminados, y escuchar cosas maravillosas acerca de la Iluminación y la Realización Total, y tener experiencias espirituales inmensas y de gran belleza.

Pero cuando abras los ojos te encontrarás una vez más con las mismas preguntas, con los mismos anhelos, porque ahí estarás todavía «tú».

Esta enseñanza que parece tan relativamente insignificante puede ser, en su pequeñez, la diminuta llave que, introducida en la cerradura y permitiéndola que gire, abrirá del todo los vastos portales:

 «Yo no soy el hacedor de ninguna acción»

Su auténtica relevancia reside en adónde conduce.

Si realmente captas esto, si realmente captas que no hay nadie que capte, será como una línea de programación que, al ser introducida en la computadora, reescribirá todo el sistema operativo.

Causará un fallo en cascada de todos los sistemas que «tú» piensas que eres.

Activará la rendición y la aprehensión que de otro modo no podrías lograr «tú» en ningún caso y que da lugar a la Completa Comprensión del despertar: el saber que no hay nadie aquí que comprenda o despierte o sepa

Solo hay la Paz que sobrepasa todo entendimiento, el aliento de la Presencia soplando através de un bambú hueco

Y la música así ejecutada, manifestándose bajo la apariencia de los cotidianos pensamientos y vocablos y actos «tuyos» y de «otros», no es sino la Presencia sonando a través de estos instrumentos, y ello es en verdad el don definitivo, más allá de la belleza.

David Carse

Infórmate sobre nuestros servicios y consulta la programación de retiros, cursos y talleres.

¿Que sabe la mente de sí misma?

¿Que sabe la mente de sí misma?

Nuestra mente siempre está inquieta e insatisfecha, no importa qué logre o cuánto acumule. Tiene una especial capacidad para buscar satisfacción y contento donde no puede hallarlos. Se frustra, se decepciona, se desencanta y se convierte en una fábrica de desdicha.

Nada sabe de sí misma

Nada sabe de sí misma. Se debate en su incertidumbre; se desertiza en su atroz egocentrismo y su soledad, que le empujan, junto al tedio, a buscar frenéticamente por rumbos que no van a reportar ni calma, ni bienestar, ni plenitud interior. La mente elabora proyecciones, creaciones, decorados de lo más cambiantes y diversos, deseos compulsivos y antipatías de todo orden. No descansa, no se aquieta; no produce certidumbre y paz, sino agitación sobre la agitación, voracidad y conflicto.

¿Qué podemos esperar de una mente así? Sólo una sociedad de las mismas características; un mundo igual. Las revoluciones sin la transformación real de la mente no modifican en su base las circunstancias.

Algunas mentes humanas tienden a hacerse extremadamente intolerantes y autoritarias; otras, a obedecer a las mentes imperativas, convertidas en líderes, someterse a su voluntad y obedecerlas ciegamente.

Ambos tipos de mente carecen de libertad interior, lucidez, sosiego. Unas son espada y las otras son tajo; unas son martillo y las otras son yunque. Las mentes autoritarias anhelan mentes que se sometan; las mentes dóciles requieren mentes a las que someterse. No puede haber en esa enfermiza relación ningún tipo de paz, comprensión o amor.

Ramiro Calle

Visita en nuestra web nuestros servicios y la programación de retiros y cursos

¿Cómo puedo obtener paz?

Paz

La Paz es su estado natural. Es la mente lo que obstruye el estado natural. Su inquietud ha sido hecha solo en la mente. Indague lo que es la mente, y desaparecerá. No hay ninguna cosa tal como la mente aparte del pensamiento. Sin embargo, debido a la emergencia del pensamiento, usted supone algo desde lo que el pensamiento comienza y llama a eso la mente. Cuando usted prueba a ver lo que es eso, encuentra que realmente no hay ninguna cosa tal como la mente. Cuando la mente se ha desvanecido así, usted realiza la Paz eterna.

A través de la poesía, la música, la visión de bellos paisajes, leyendo las líneas de versos espirituales, etc., uno experimenta a veces una sensación verdadera de la unidad de todo. ¿Es esa sensación de profunda felicidad quiescente (donde el sí mismo personal no tiene ningún lugar) lo mismo que la entrada en el Corazón? ¿Llevará la práctica de ello a una plena visión de lo Real?

Hay felicidad cuando a la mente se le presentan cosas agradables. Es la Felicidad inherente al Sí mismo, y no hay ninguna otra Felicidad. Y no es ajena ni lejana. Usted se está sumergiendo en el Sí mismo en esas ocasiones que considera placenteras; esa sumersión resulta en Felicidad auto-existente. Pero la asociación de ideas es responsable de mezclar esa Felicidad con otras cosas o acontecimientos, mientras que, de hecho, esa Felicidad está dentro de usted. En esas ocasiones usted se está sumergiendo en el Sí mismo, aunque inconscientemente. Si usted lo hace conscientemente, con la convicción que viene de la experiencia de que usted es idéntico a la Felicidad, la cual es ciertamente el Sí mismo, la única Realidad, usted lo llama Realización. Yo quiero que usted se sumerja conscientemente en el Sí mismo, es decir, en el Corazón.

Bhagavan Sri Ramana

Podemos ayudarte

¿Te sientes triste, falta de motivación, ansiedad? ¿Problemas de concentración, sobrepresión, miedos descontrolados? ¿Atraviesas un duelo? ¿Te encuentras ante una ruptura conyugal o de pareja, un divorcio? ¿Un cambio de trabajo, estrés…? Te ayudamos a recuperar la paz, fuerza, determinación, el equilibrio y la armonía interior que tanto te mereces y necesitas.

Hipnosis terapéutica

Abierto el plazo de inscripción
Post recientes
Suscríbete al blog

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Comparte en tus redes sociales
Close

CONTACTA CON NOSOTROS

Refuerza tu poder personal y el de tu organización

  • Suscríbete al blog por correo electrónico

    Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

    Únete a otros 3.984 suscriptores

  • Subscribe error, please review your email address.

    Close

    You are now subscribed, thank you!

    Close

    There was a problem with your submission. Please check the field(s) with red label below.

    Close

    Your message has been sent. We will get back to you soon!

    Close

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies