fbpx

Archive

Cabalgar sobre el deseo

El deseo

Nadie puede agotar el fuego suministrándole más leña en lugar de permitir que se consuma y cese por falta de combustible. El deseo compulsivo no tiene fin, porque entronca con el pensamiento y el ego, cuya voracidad es ilimitada.

El deseo es inherente a la vida. No se debe reprimir (porque lo que echas por la puerta te entra por la ventana, como reza un adagio), pero sí se puede aprender a suprimir conscientemente, transformar, derivar o controlar con lucidez. Se trata de una respuesta o reacción más o menos intensa hacia todo aquello que place o produce disfrute; es una inclinación a la sensación grata, del mismo modo que la aversión es una resistencia u odio a lo que displace, es decir, a la sensación desagradable.

El deseo es una energía muy poderosa, que cursa física, mental, emocional o espiritualmente

El problema no es en sí mismo el deseo natural, sino el apego y los deseos artificiales o imaginarios. El deseo crea un movimiento hacia lo que codificamos y sentimos como agradable, pero no nos basta con disfrutarlo, sino que queremos mantenerlo, intensificarlo, perpetuarlo, y, por medio del pensamiento, comenzamos a generar una adicción que nos hace depender y entrar en servidumbre con respecto al objeto del deseo, sea éste una situación, un objeto o una persona. Surgen el afán de posesividad y el aferramiento y, subsiguientemente, el miedo a perder el objeto del deseo.

No es cierto que el deseo se gaste como unos zapatos nuevos

Deseo mecánico, voraz, incontrolado, lleva a más deseo mecánico, voraz e incontrolado. La persona deja de desear para ser arrastrada por sus deseos.

El deseo compulsivo siempre crea ansiedad; el que ansía no tiene paz. La sociedad que sólo valora la producción material siempre está engendrando deseos artificiales en el individuo para despertar sus instintos de hacer y acumular, pero nunca su sabiduría de ser. Sobre el deseo los maestros orientales dijeron: «Es como un tigre. Hay que aprender a cabalgar sobre él, porque si te descabalga te engulle».

Cuando uno es víctima de muchos deseos compulsivos no puede aspirar a un estado de sosiego. La energía vital siempre está proyectada hacia los supuestos objetos del deseo. Si se obtienen, pueden resultar tediosos; si no se consiguen, despiertan mucha frustración.

Lucidez y control consciente

El apego se puede convertir en un veneno. La persona lúcida y entrenada sabrá cuándo satisfacer sus deseos y cuándo suprimirlos conscientemente o derivarlos hacia una causa más importante. Así no habrá menos, sino más disfrute, pero desde el desapego y la conciencia, sin obsesiones ni compulsiones. El deseo puede ser neuróticamente vehemente o saludablemente sosegado.

El control sobre los sentidos, incluida la mente, colabora en el dominio sobre el deseo, la disolución del apego y la trascendencia de la compulsividad. Este control nunca debe ser represivo, sino consciente, y consiste en estar más vigilante de nuestras propias energías de deseo y nuestras tendencias egocéntricas al aferramiento y la posesividad.

La represión no es la supresión consciente del deseo, sino que se le inhibe incluso a pesar de uno mismo –y muchas veces inconscientemente-, ya sea por códigos, filtros socioculturales, miedos, falsa moral o esquemas familiares o sociales.

Ejercitar la superación

La supresión consciente es hacer uso de la volición para contener un deseo cuando uno considera que su satisfacción puede resultar perjudicial para alguien. El deseo en sí mismo es una fuerza que se canaliza en uno u otro sentido según proceda, pero siempre que se haya desarrollado la suficiente sabiduría y el dominio para hacerlo.

La superación del deseo vehemente y compulsivo, que siempre genera aferramiento y apego, exige el desarrollo del sentimiento de la nobleza, el entendimiento vivencial de la transitoriedad, el recordatorio de nuestra finitud, la autoobservación acertada para saber si se trata de deseos naturales o artificiales, la ecuanimidad y firmeza de mente (para que no se deje obsesionar por apegos y aversiones) y la comprensión clara.

El apego puede llegar a convertirse en una verdadera enfermedad, y «sólo cuando nos cansamos de nuestra enfermedad, dejamos de estar enfermos».

Debemos reflexionar sobre la siguiente sentencia: «No identificarse con lo agradable ni identificarse con lo desagradable; no mirar a lo que es placentero ni a lo que es displacentero, porque en ambos lados hay dolor».

Para los sabios de Oriente, el conflicto y el sufrimiento innecesarios no tienen nunca lugar para el que no hace diferencia entre lo anhelado y lo no anhelado. Entonces la vida comienza a vivirse en toda su totalidad y es, de continuo, el libro más sabio en el que poder inspirarnos.

Ramiro Calle

Infórmate sobre nuestros servicios y consulta aquí la programación de retiros, cursos y talleres.

Honestidad

Honestidad

El Cielo da, la Tierra recibe y hace crecer, el Hombre realiza. Sólo la persona que está totalmente en armonía consigo misma, que es totalmente honesta, puede ir hasta el límite de su Naturaleza.

¿Hasta qué punto eres sincera contigo misma? ¿Hasta qué punto eres sincero?

Si sientes…

Si sientes estrés, ¿lo reconoces?

Si sientes desazón, ¿haces algo?

Si sientes que no terminas de estar en tu lugar en el mundo, ¿sigues buscando?

Si sientes que hay plenitud en tu vida, ¿lo celebras cada instante?

Si sientes tu corazón dormido, ¿haces algo para despertar?

Si sientes que la magia ya no te sorprende cada mañana, ¿te atreves de nuevo a soñar?

Si sientes soledad, ¿abres tu corazón?

Si sientes miedo ¿qué haces al respecto?

La mañana del mundo

Cuando hay honestidad estamos siempre en el inicio de las cosas, en el instante frágil que contiene la potencia de la vida.

Estamos siempre en la mañana del mundo.

Podemos ayudarte

¿Te sientes triste, falta de motivación, ansiedad? ¿Problemas de concentración, sobrepresión, miedos descontrolados? ¿Atraviesas un duelo? ¿Te encuentras ante una ruptura conyugal o de pareja, un divorcio? ¿Un cambio de trabajo, estrés…? Te ayudamos a recuperar la paz, fuerza, determinación, el equilibrio y la armonía interior que tanto te mereces y necesitas.

Coaching personal y profesional

La práctica del deseo

Deseo y sufrimiento

En una ocasión alguien compartió conmigo este descubrimiento tan simple y a la vez tan profundo: «Si practico el deseo, sufro». ¿Podría haber algo más simple? Esta enseñanza surgió de la experiencia directa de aquella persona.

Ciertos deseos, como es lógico, son totalmente inocuos. Si tienes deseo de descansar, descansa, y lo mismo vale para comer, hablar, caminar o leer. Pero si tienes el deseo de comer, descansar, hablar, hacer el amor, ser poderoso o iluminarte, y estos deseos son neuróticos y producen dolor, date cuenta de que tienes la oportunidad de parar. Tienes que estar dispuesto a pararte justo en medio del deseo y arder en su fuego sin hacer nada por satisfacerlo.

Parar

Puedes tener justificaciones muy elaboradas respecto a por qué es perfectamente adecuado actuar a partir de ese deseo —esta vez, una vez, una última vez— y puedes también, en medio de esas justificaciones, parar. Si no te ofreces una salida, se produce una especie de crucifixión en la que surge una resolución interna que dice: «Aunque esto me mate, en este momento no me voy a mover». El no moverse ofrece la posibilidad de descubrir la paz de la rendición, de la resurrección, de la redención. Este descubrimiento permite que la atadura del deseo o del hábito adictivo se debilite de manera natural. En este momento es posible cortar totalmente la adicción, o al menos hacer que pierda fuerza. Así, en la siguiente ocasión en que surge el impulso, sabes que tienes una opción. Sabes que no estás dominado por tus impulsos, por más intensos que sean.

Obsérvate

Si actualmente te entregas a satisfacer tus deseos —y la mayoría de la gente lo hace en cierta medida—, has de saber que tienes otra manera de aproximarte a ellos: observar conscientemente cómo estás implicado en cada uno de ellos, y después decir la verdad. La conciencia te permite observar cómo tu mente cede a la adicción y descubrir conscientemente tu verdadera relación con ella. Al menos no volverás a caer en las mismas justificaciones de antes.

Permítete experimentar plenamente tu emoción ante un objeto de deseo. Aunque sepas intelectualmente que te va a llevar por el mismo camino de siempre, es posible que nunca hayas reconocido consciente y completamente tu apego a él. Hay energía en ese apego compulsivo. La pura fuerza del deseo puede producirte un temblor celular. Estate dispuesto a experimentar la totalidad de esa fuerza sin insensibilizarte ni disociarte.

Experimenta la quemazón de estar despierto y consciente en una hoguera de deseo.

La realización de un deseo requiere esfuerzo. Hace falta que imagines y pienses en lo que quieres o en lo que has perdido. Tienes que comparar el momento presente con algún momento idealizado del pasado o del futuro. Has de intentar agarrarte a algo, o bien a evitar algo. Es una práctica. ¿Es tu práctica? ¿A qué práctica estás dedicando tu vida? Si pones en práctica el deseo, sufres. Comprueba por ti mismo si cuando sufres estás poniendo en práctica el deseo.

Gangaji

Podemos ayudarte

¿Deseas limpiar de tu alma las sensaciones de culpa y preocupación? ¿Necesitas aprender las lecciones del pasado y  establecer nuevos retos y objetivos? Si de una vez por todas has decido poner todo tu Ser a favor de tí y de tus sueños, podemos ayudarte. Hoy es un día perfecto para empezar. Te acompañamos en ese camino apasionante.

Nuestro equipo

Cumpleaños Feliz

Hoy es el cumpleaños de Elena, y deseo regalarle en nuestro blog nuestro primer beso, porque fue él quien cortó el cordón que nos unía a nuestra extraña Ciudad del Pasado, y fue ese beso el primer trago de la copa del néctar delicioso de nuestra Vida juntos.

En él comenzó esta vibración mágica que desde entonces nos lleva en volandas por un mundo de sueños hechos realidad, de revelaciones, palabras, silencios y emociones compartidas. Ese primer beso ha traído a nuestra Vida este mundo nuevo que proclama como su rey al Amor,  que destierra para siempre los fantasmas del Miedo y de la Duda, e instaura cada mañana y cada noche la Certeza de lo verdadero que nace en el Corazón. ¡Qué Grande eres Elena, cómo Te Quiero, Feliz Cumpleaños!

“La Vida me tomó en sus alas y me condujo a la cumbre del Monte de la Juventud. Después me señaló a su espalda y me invitó a que mirase hacia allá. Ante mis ojos se extendía una ciudad extraña, de la cual emergía una humareda oscura de múltiples matices, que se movían lentamente como fantasmas. Una tenue nube ocultaba casi completamente la ciudad de mi vista.

Tras un momento de silencio, exclamé:

-¿Qué es lo que estoy viendo, Vida?

Y la Vida me contestó:

-Es la Ciudad del Pasado. Mira y reflexiona.

Contemplé aquel escenario maravilloso y distinguí numerosos objetos y perspectivas: atrios erigidos para la acción, que se erguían como gigantes bajo las alas del Sueño; templos del Habla, en torno a los cuales rondaban espíritus que lloraban desesperados o entonaban cánticos de esperanzas. Vi iglesias construidas por la fe y destruidas por la Duda. Divisé minaretes del Pensamiento, cuyas espiras emergían como brazos levantados de mendigos; vi avenidas de Deseo que se prolongaban como ríos a lo largo de los valles; almacenes de secretos custodiados por centinelas de la Ocultación, y saqueados por ladrones de la Revelación; torres poderosas erigidas por el Valor y demolidas por el Miedo; santuarios de Sueños embellecidos por el Letargo y destruidos por la Vigilia; débiles cabañas habitadas por la Fragilidad; mezquitas de Soledad y Abnegación; instituciones de enseñanza iluminadas por la Inteligencia y oscurecidas por la Ignorancia; tabernas del Amor, en que se emborrachaban los enamorados, y el Despojo se mofaba de ellos; teatros en cuyos tablados la Vida desarrollaba su comedia, y la Muerte ponía el colofón a las tragedias de la Vida.

Tal es la llamada Ciudad del Pasado -aparentemente muy lejos, pero en realidad, muy cerca- visible apenas a través de los crespones tenebrosos de las nubes.

Entonces la Vida me hizo una señal, mientras me decía:

-Sígueme. Nos hemos detenido demasiado aquí.

Y yo le contesté:

-¿A dónde vamos, Vida?

Y la Vida me dijo:

-Vamos a la Ciudad del Futuro.

Y yo repuse:

-Ten piedad de mí, Vida. Estoy cansado, tengo los pies doloridos y la fuerza me abandona.

Pero la Vida insistió:

-Adelante, amigo mío. Detenerse es cobardía. Quedarse para siempre contemplando la Ciudad del Pasado es Locura. Mira, la Ciudad del Futuro está ya a la vista… invitándonos.”

Khalil Gibran

Mira Elena, la Ciudad del Futuro está ya a la vista… invitándonos, ya sentimos su energía y es maravillosa. ¡Qué afortunado me siento de hacer este camino contigo!

Nuestros valores

Deseo, la necesidad de más

Deseo y ego

El ego se identifica con tener, pero su satisfacción al tener es relativamente poco profunda y dura poco. Oculta en su interior sigue habiendo una arraigada sensación de insatisfacción, de no estar completo, de “no es bastante”. “Todavía no tengo suficiente” para el ego significa “todavía no soy suficiente”.

Como no te puedes encontrar a ti mismo a base de “tener”, hay por debajo otro impulso más poderoso que pertenece a la estructura del ego: la necesidad de más, que también podríamos llamar “deseo”. Ningún ego puede durar mucho sin la necesidad de más. Así pues, desear mantiene vivo al ego mucho más que tener. El ego quiere desear, más que tener. Y la insuficiente satisfacción de tener siempre es sustituida por más deseos. Esta es la necesidad psicológica de más, es decir, más cosas con las que identificarse – soy lo que tengo -. Es una necesidad adictiva, pero no es auténtica (…).

La mayoría de los egos tienen deseos conflictivos: desean diferentes cosas en diferentes momentos, o pueden no saber siquiera lo que desean, excepto que no quieren lo que hay: el momento presente. La inquietud, el insomnio, la angustia, la insatisfacción, son el resultado de deseos incumplidos. El deseo es estructural, así que ninguna satisfacción puede ser duradera mientras esa estructura mental siga en su sitio. El deseo intenso sin objetivo específico se da con frecuencia en el ego en desarrollo de los adolescentes, muchos de los cuales están en un estado permanente de negatividad e insatisfacción.

Las necesidades físicas de alimentos, agua, vivienda, ropa y comodidades básicas se podrían satisfacer fácilmente para todos los humanos del planeta, si no fuera por el desequilibrio de recursos creado por la loca y rapaz necesidad de tener más, la codicia del ego (…).

Las formas de pensamiento

Las formas de pensamiento “yo” y “mío”, “más que”, “quiero”, “necesito”, “tengo que tener” y “no es suficiente” no corresponden al contenido, sino a la estructura del ego. El contenido es intercambiable. Mientras no reconozcas esas formas de pensamiento en tu interior, mientras sigan siendo inconscientes, creerás lo que dicen; estarás condenado a poner en práctica esos pensamientos inconscientes, condenado a buscar y no encontrar, porque cuando esas formas de pensamiento actúan, ninguna posesión, lugar, persona o condición te dejará satisfecho. Por mucho que tengas o consigas, no serás fecliz. Siempre estarás buscando algo más que promete más plenitud, que promete hacer completo tu sentido incompleto del yo y llenar esa sensación de vacío que sientes en tu interior.

Eckhart Tolle. Un nuevo mundo, ahora.

Si deseas enfrentarte y vencer las resistencias que te están impidiendo darte cuenta de tus pensamientos inconscientes y colocar el Ser en el centro de tu Vida, y poner todo tu Ser a trabajar a favor de tí y de tus sueños, podemos ayudarte. Hoy es un día perfecto para empezar. Te acompañamos en ese camino apasionante.

Nuestros valores

 

Sinceridad

Sinceridad

El Cielo da, la Tierra recibe y hace crecer, el Hombre realiza. Sólo la persona que está totalmente en armonía consigo misma, que es totalmente sincera, puede ir hasta el límite de su Naturaleza.

¿Hasta qué punto eres sincera contigo misma? ¿Hasta qué punto eres sincero?

Si sientes…

Si sientes estrés, ¿lo reconoces?

Si sientes desazón, ¿haces algo?

Si sientes que no terminas de estar en tu lugar en el mundo, ¿sigues buscando?

Si sientes que hay plenitud en tu vida, ¿lo celebras cada instante?

Si sientes tu corazón dormido, ¿haces algo para despertar?

Si sientes que la magia ya no te sorprende cada mañana, ¿te atreves de nuevo a soñar?

Si sientes soledad, ¿abres tu corazón?

Si sientes miedo ¿qué haces al respecto?

La mañana del mundo

Cuando hay sinceridad estamos siempre en el inicio de las cosas, en el instante frágil que contiene la potencia de la vida.

Estamos siempre en la mañana del mundo.

Podemos ayudarte

¿Te sientes triste, falta de motivación, ansiedad? ¿Problemas de concentración, sobrepresión, miedos descontrolados? ¿Atraviesas un duelo? ¿Te encuentras ante una ruptura conyugal o de pareja, un divorcio? ¿Un cambio de trabajo, estrés…? Te ayudamos a recuperar la paz, fuerza, determinación, el equilibrio y la armonía interior que tanto te mereces y necesitas.

Coaching personal y profesional

Satisfacer los deseos

Satisfacer los deseos

Satisfacer los deseos, sí, pero ¿qué deseos?

¿Y en qué medida?

Determinar exactamente lo que quiero tener y cuánto.

¿Hijos? ¿Dinero? ¿Gloria? ¿Cuánto?

Evolucionar es…

Evolucionar es un proceso fundamentalmente liberador del sufrimiento y de las creencias condicionantes que nos limitan. es conectarnos con nuestros recursos y con nuestra capacidad de intervenir. Es lograr mayor bienestar y efectividad en el logro de los resultados que nos importan.

Evolucionar es”soltar” lo seguro-conocido, para iniciar un “viaje” a la región de lo “aún no explorado”, para atreverse a diseñar un por-venir acorde con nuestras inquietudes.

Nunca dejes de…

Generar nuevas ideas.

Crear nuevas posibilidades.

Descubrir nuevos significados.

Inventar nuevos caminos.

Encontrar nuevas conexiones, ya sea en tu interior, o en tu vida social…

Podemos ayudarte

Si deseas limpiar de tu alma las sensaciones de culpa y preocupación, aprender las lecciones del pasado, establecer nuevos retos y objetivos, y poner todo tu Ser a disfrutar en el momento presente a favor de tí y de tus sueños, podemos ayudarte. Hoy es un día perfecto para empezar. Te acompañamos en ese camino apasionante.

No te diremos lo que tienes que hacer. No presionamos, ni aconsejamos, ni recomendamos. Exploraremos juntos, haremos preguntas, te ofreceremos interpretaciones que tal vez puedan sorprenderte. Desafíaremos respetuosamente tus modelos mentales para que desarrolles una nueva mirada que te permita descubrir nuevas acciones y posibilidades. Y te acompañaremos en el diseño de acciones que te faciliten el logro de los resultados que tanto buscas y tanto te mereces.

https://evolucion.center/servicios-personas/coaching/

 

Abierto el plazo de inscripción
Te interesará…
Suscríbete al blog

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Close

CONTACTA CON NOSOTROS

Refuerza tu poder personal y el de tu organización

  • Suscríbete al blog por correo electrónico

    Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

    Únete a otros 5.101 suscriptores

  • Subscribe error, please review your email address.

    Close

    You are now subscribed, thank you!

    Close

    There was a problem with your submission. Please check the field(s) with red label below.

    Close

    Your message has been sent. We will get back to you soon!

    Close

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Call Now ButtonLlamar ahora