fbpx

Archive

¿Cómo se supera la agresividad?

¿Cómo se supera la agresividad?

Primero, admitiendo que la tenemos, y segundo, intentando superarla a través de la comprensión.

¿Qué es lo que hay que comprender?

Comprendernos a nosotros mismos, comprender a los demás, comprender las circunstancias a las que nos enfrentamos. Comprender que a veces nos enfadamos porque no queremos admitir que estamos equivocados, o no queremos reconocer ciertas actitudes egoístas en nosotros mismos.

Si la agresividad se nos activa porque nos reprimimos nuestras opiniones, trabajemos por expresarnos tal y conforme somos.

Si se activa porque alguien nos hace daño, comprendamos que se debe a la falta de evolución de ese espíritu, que todavía está escasamente avanzado en el conocimiento del amor. Que en algún momento nosotros hemos podido estar en su misma situación, en ese estado de ignorancia espiritual, haciéndole a alguien lo que a nosotros nos están haciendo ahora, y que si esperamos comprensión hacia nosotros, hacia nuestros actos de egoísmo, también nosotros debemos adoptar una postura comprensiva respecto a los actos egoístas de los demás.

Comprender que muchas de las circunstancias adversas a las que nos enfrentamos no están ahí para fastidiarnos, sino para estimularnos en el aprendizaje del amor y la superación del egoísmo, y que muchas de ellas las elegimos nosotros mismos antes de nacer. Y que otras, la mayoría, nos las hemos provocado nosotros mismos por nuestra rigidez, intolerancia, envidia, falta de respeto e incomprensión de las necesidades u opiniones de los demás.

Y si ya se nos ha activado la agresividad, ¿qué hacemos para liberarnos del malestar sin perjudicar a nadie?

Hay una forma de desahogo a través de la cual se libera el malestar sin dañar a los demás, que es exteriorizar cómo uno se siente, admitir lo que se le ha despertado, y exponer los motivos por los cuales se le ha despertado. Tendría que ser con alguien que no sea la persona con la que tenemos el problema, para evitar hacerle daño, preferentemente alguien que se caracterice por ser una persona pacífica, que no se deja llevar fácilmente por la agresividad, en la que además confiemos. Sólo con exteriorizar el malestar uno se sentirá aliviado, bastante liberado del malestar provocado por la agresividad, más sereno y razonable. Posteriormente, cuando uno esté más tranquilo, ya puede intentar hablarle a la persona con la que tiene algún conflicto para buscar una solución. Pero debemos buscar la forma y el momento de hacerlo, nunca cuando estemos henchidos de ira o cólera, porque entonces podríamos hacer mucho daño, el mismo o más que el que nos han hecho a nosotros.

LAS LEYES ESPIRITUALES
Vicent Guillem

Me doy permiso

I

Me doy permiso para separarme de personas que me traten con brusquedad, presiones o violencia. No acepto ni la brusquedad ni mucho menos la violencia aunque vengan de mis padres o de mi marido, o mujer. Ni de mis hijos, ni de mi jefe, ni de nadie. Las personas bruscas o violentas quedan ya, desde este mismo momento fuera de mi vida.

Soy un ser humano que trata con consideración y respeto a los demás. Merezco también consideración y respeto.

II

Me doy permiso para no obligarme a ser “el alma de la fiesta”, el que pone el entusiasmo en las situaciones, ni ser la persona que pone el calor humano en el hogar, la que está dispuesta al diálogo para resolver conflictos cuando los demás ni siquiera lo intentan. No he nacido para entretener y dar energía a los demás a costa de agotarme yo: no he nacido para estimularles con tal de que continúen a mi lado.

Mi propia existencia, mi ser; ya es valioso. Si quieren continuar a mi lado deben aprender a valorarme. Mi presencia ya es suficiente: no he de agotarme haciendo más.

III

Me doy permiso para no hundirme las espaldas con cargas ajenas
Me doy permiso para dejar que se desvanezcan los miedos que me infundieron mis padres y las personas que me educaron. El mundo no es sólo hostilidad, engaño o agresión: hay también mucha belleza y alegría inexplorada….
Más vale lo bueno que ya he ido conociendo y lo mejor que aún está por conocer…

IV

Me doy permiso para no agotarme intentando ser una persona excelente. No soy perfecto, nadie es perfecto y la perfección es oprimente. Me permito rechazar las ideas que me inculcaron en la infancia intentando que me amoldara a los esquemas ajenos, intentando obligarme a ser perfecto: una mujer sin fisuras, rígidamente irreprochable. Es decir: inhumana.

Asumo plenamente mi derecho a defenderme, a rechazar la hostilidad ajena, a no ser tan correcto como quieren; y asumo mi derecho a ponerles límites y barreras a algunas personas sin sentirme culpable. No he nacido para ser la víctima de nadie.

V

Me doy permiso para no estar esperando alabanzas.. Soy yo quien me valoro…

Al contrario de lo que me enseñaron en la infancia, la vida es una experiencia de abundancia. Empiezo por reconocer mis valores, Y el resto vendrá solo. No espero de fuera.

Me doy permiso para no estar al día en muchas cuestiones de la vida……

Y me doy permiso para saborear las cosas de la vida que mi cuerpo y mi mente pueden asimilar con un ritmo tranquilo. Decido profundizar en todo cuanto ya tengo y soy. Con lo que soy es más que suficiente. Y aún sobra.

VI

Me doy permiso para ser inmune a los elogios o alabanzas desmesurados: las personas que se exceden en consideración resultan abrumadoras. Y dan tanto porque quieren recibir mucho más a cambio. Prefiero las relaciones menos densas.

Me permito un vivir con levedad, sin cargas ni demandas excesivas. No entro en su juego.

VII

Me doy el permiso más importante de todos: el de ser auténtica. No me impongo soportar situaciones y convenciones sociales que agotan, que me disgustan o que no deseo. No me esfuerzo por complacer. Si intentan presionarme para que haga lo que mi cuerpo y mi mente no quieren hacer, me afirmo tranquila y firmemente diciendo que no. Es sencillo y liberador acostumbrarse a decir “no”.

Elijo lo que me da salud y vitalidad. Me hago más fuerte y más serena cuando mis decisiones las expreso como forma de decir lo que yo quiero o no quiero, y no como forma de despreciar las elecciones de otros. No me justificaré: si estoy alegre, lo estoy; si estoy menos alegre, lo estoy; si un día señalado del calendario es socialmente obligatorio sentirse feliz, yo estaré como estaré.

VIII

Me permito estar tal como me sienta bien conmigo mismo y no como me ordenan las costumbres y los que me rodean: lo “normal” y lo “anormal” en mis estados emocionales lo establezco yo.

Alexandra ~ Allyoga – Publicado por Inmaculada García en el grupo de WhatsApp de EVOLUCION.CENTER

Preocupaciones

Preocupaciones…

Siempre hay una multitud de probabilidades favorables donde elegir. Por favor, tened en cuenta ese potencial y no os fijéis en las preocupaciones.

Preocuparse es una auténtica pérdida de energía en cualquier situación. La preocupación crea una vibración distorsionada en vuestro campo y os quita energía.

¿Y cómo evitáis la preocupación?

Tenéis que averiguar vuestras creencias respecto a qué os preocupa.

Liberad vuestra necesidad de estar al mando y tener que controlarlo todo.

Reemplazad la preocupación por una declaración que afirme vuestra elección de seguridad, comodidad y paz mental.

Aprended más sobre vosotros mismos y prestad atención a cómo manejáis la energía.

Daros cuenta de las cosas que ya no sirven y reconoced cómo vuestro murmullo interior se convierte en la película con la que os encontráis en el mundo exterior.

Publicado por Quety Román en el grupo de WhatsApp de EVOLUCION.CENTER

La Sombra como camino hacia la Paz

La Sombra como camino hacia la Paz

“La Sombra no solo es un aspecto terrible y prohibido de nuestro ser, es también una fuerza extraordinaria que puede movilizarnos hasta límites insospechados. Puede reactivar, por ejemplo, nuestra creatividad y devolverle a nuestra vida una libertad que antes no conocía. Aceptar nuestra Sombra implica “reconocer la totalidad de nuestro ser, una totalidad que engloba el bien y el mal, lo racional y lo irracional, lo masculino y lo femenino, lo conciente y lo inconsciente.”

Aceptarla puede librarnos del sentimiento de culpa, de la sensación de fragilidad, de la permanente sospecha respecto de nuestros sentimientos. Nos permite juntar los opuestos complementarios y, por fin, sentirnos completos, no ajenos respecto de nuestros propios sentimientos y necesidades.

Puede además suspender todo juicio: ya no son otros los culpables de aquello que no podemos aceptar en nosotros mismos, somos nosotros los responsables de cada uno de esos sentimientos. Al dejar de proyectar nuestras heridas, temores y vergüenzas en los demás, podemos establecer un ambiente de paz con nuestro entorno y nosotros mismos. Nos brinda la posibilidad de ser deliberantes respecto de nuestro ser.

Si en vez de satanizar al otro, nos miramos hacia dentro y nos damos cuenta de hasta qué punto somos “el otro”, ¿con qué justificación podríamos atacarlo?

Esta conciencia de la unidad de todos los seres humanos –más allá de sus costumbres, edades, ideas políticas o creencias religiosas- nos haría más empáticos y solidarios.
Diríamos acaso estas palabras sabias: “el que esté libre de pecado, que tire la primera piedra”. Y agregaríamos –como el mismo Jesús-: “Si permites que lo que está en tu interior se manifieste, eso te salvará, más si no lo haces, te destruirá.”

Carl Jung – Psicología evolutiva

Publicado por Manuela Madero en el grupo de WhatsApp de EVOLUCION.CENTER

Carta a mamá

Carta a mamá

Madre, necesito sanar contigo para poder vivir mi propia vida en armonía.

Eres el canal que elegí para vivir esta experiencia física. Te escogí porque eras perfecta para mí. Gracias mamá, lo hiciste estupendo.

Mi niño herido ha estado muy resentido contigo durante todos estos años. Te cerré mi corazón desde hace mucho. Pero eso me ha mantenido atado al dolor, a un dolor que ya no quiero en mi corazón.

No soy tu víctima porque sé que hiciste lo mejor que podías con lo que tenías y sabías. Ahora estoy libre para crecer, evolucionar y reconciliarme contigo.

Reconozco al niño herido que hay en mí, y aprendo a darle todo el amor y aceptación que no recibió de la forma que él esperaba.

Me alejé de ti creyendo que con eso iba a evitar el dolor, pero el dolor de no sentirme amado tal y como soy, de no sentirme suficiente, me ha hecho ir por el mundo buscando un amor y una aprobación que nadie podrá darme nunca, y ello me ha hecho sufrir mucho.

He vivido demandando amor constantemente a través de “ser bueno”, “ponerme el último”, “dar de más”, buscar aprobación, permitir abusos, querer permanecer, lograr reconocimiento profesional, sufrir por lo que los demás digan o piensen de mi, etc, etc…

Hoy estoy decidido a consolar y sanar a mi niño herido.

Necesito reconectarme contigo porque a través de ti como me conecto con la vida y con toda mi fuerza interior.

Pido al gran espíritu poder ver a la mujer que eres sin juzgarla, contemplar todas tus decisiones sin juicios, y poder aceptarte tal y como eres sin que me duela.

En la medida que te acepto, me reconcilio conmigo mismo, porque tú eres la semilla de donde parto y la que me permite desplegar todo mi potencial.

‘Mamá tu y yo somos uno” ‘Mamá tu y yo somos uno” ‘Mamá tu y yo somos uno”.

Yo no soy más grande que tú, no debo sentenciarte. Tú eres el mar y yo el río que nace de ti.

La vida y la madre son más grande que uno, y ante ello solo queda aceptar y rendirse con la mejor disposición. Y así lo hago ahora.

Esto es un trabajo interno en el cual cada día te acepto en mi corazón con todos tus defectos y virtudes. Sin expectativas. Sin esperar que tú cambies, ni que lo veas, ni me lo reconozcas. Lo hago por mí.

Te honro y te respeto tal y como eres. Gracias por darme la vida. Honro tu vida tal y como ha sido. Honro mi vida tal y como es.

No me quedo atascado en resolver tus problemas, te dejo con tus propias cargas porque sé que tú puedes con todas las circunstancias que has elegido en tu vida.

Me libero de todas las cargas tuyas que no me corresponden, y quedo liberado para enfocarme en mi vida, en mis proyectos, en mis anhelos. Veo más allá, mi niño interior empieza a calmarse, ya no estoy sediento de amor, cariño, reconocimiento, aprobación y atención.

Desarrollo mi amor propio y mi corazón se llena de jubilo.

Sano cuando dejo de querer cambiarte. Mi energía ya no está en eso, estoy enfocado en vivir mi vida. La vida que me pertenece.

Puedo alejarte de mi vida, pero no de mi corazón. La madre y la vida van unidas, no existen la una sin la otra, tomar a la madre es tomar a la vida sin juicios y sin tapujos, es un sí a la vida, es un sí al cuidado, a la nutrición, ternura, amabilidad; es un sí hacia un amor más grande por mi mismo.

Te prometo que voy a ser una persona feliz; que voy a amarme más que a nada en este mundo y voy a disfrutar mi vida al máximo.

Siempre voy a rodearme de personas que me amen, me respeten, me valoren y me den mi lugar. Creeré en mí y seré consciente de lo hermoso y maravilloso que soy.

Voy a hacer mis sueños realidad desde mi más grande gozo, libertad, pasión y aprecio.

Viviré en abundancia, conectado con mi guía interior, tomando las mejores decisiones para mí.

Tomo la Vida. Te honro y te bendigo madre. Tú eres la grande y y soy el pequeño. Te pido permiso para hacerlo diferente. Estoy listo para cambiar la historia de todo nuestro linaje y descendencia.

Madre me siento feliz de ser quien soy, me amo con todo mi corazón y disfruto inmensamente estar vivo. Gracias por traerme a este mundo.

Publicado por Joaquín en el grupo de WhatsApp de EVOLUCION.CENTER

Infórmate sobre nuestros servicios y consulta la programación de retiros, cursos y talleres.

#evolucioncenter #poderpersonal #meditacion #yoga #coaching #hipnosis #pasion #consciencia #siguetuimpulso #love #naturaleza  #generosidad #mequiero #crecimientopersonal #likes #nomasmiedo #evolucion

Carta a papá

Carta a papá

Gracias papá te amo…

Te valoro, te acepto, te respeto, te tomo tal como eres, te agradezco por tu presencia física, y también por tu ausencia, que me hizo anhelarte, ignorarte, buscarte en otros y así, a través del dolor, reconocer que eras tú a quien buscaba; y al reconocerlo, y sanarlo, te encontraba en mí.

Honro todo mi linaje masculino que me viene de ti…

A los abuelos, bisabuelos, tatarabuelos, así no los haya conocido, sé que están en mí. Te honro a ti papá, por ser el sembrador de tu semilla en la tierra fértil de mí madre, la vida permitió que yo fuera el fruto. Doy gracias porque estar aquí en la Vida es lo más grande.

Me recibiste con ternura y me diste lo que podías; ahora yo construyo un puente de amor entre tú corazón y el mío, por donde pasa solo lo que vibra en la frecuencia del amor.

Te bendigo y agradezco porque de ti aprendo cómo cuidarme…

Proveerme, y darme todo lo que necesito para estar bien y la fuerza perseverante para realizar todos mis proyectos con visión y decisión, lo que me permite convertir lo que no me pudiste dar en fuerza para hacer lo que sí puedo, responsabilizándome y haciéndome cargo de lo que me corresponde y con tu bendición hacerlo con éxito.

Comprendo ahora cuando veo tu historia, y la que vivimos juntos, que tal como fue era lo que necesitaba para aprender y crecer, aunque muchas cosas me hayan dolido y no me gustaran.

Te pido por favor me perdones la arrogancia y la rabia…

Sobre todo en la adolescencia, la competencia, resistencias, agresividad, lo siento, eran mis precarias defensas porque no sabía como hacerlo de otra forma.

Te libero y me libero de mis expectativas, dolor, miedos, pensamientos de querer cambiar lo que fue y desear que hubiera sido diferente. Diciendo si a lo que fue y es, siento la fuerza para, con humildad, hacerlo diferente.

Gracias a que todo fue tal como fue, he aprendido lo que necesito para ser quien soy…

Y cuando vivo situaciones difíciles miro hacia ti y a los ancestros masculinos, reconozco toda la fuerza en lo que vivieron, y tomo la mía, para hacer hoy lo que es, con la sabiduría de las nuevas comprensiones que hago, cuando los miro sin juicio y
conectada con ese amor adulto nacido de corazón a corazón.

Si te veo, me ves…

Y si me ves, también puedo ver a los otros más libres de mis proyecciones y anhelos infantiles, permitiendo además darles un lugar en mí vida como parejas, jefes, maestros y no confundirme en la necesidad de ser visto, reconocido, valorado, querido.

Si no te veo pierdo la confianza en mí, me lleno de inseguridad, miedos y busco en otros lo que he olvidado que es dentro de mi mismo. En nuestro destino y en las historias que hemos vivido juntos es donde encuentro lo que necesito sanar para crecer y avanzar en mi vida.

Es tu mirada, reconocimiento, valoración, confianza donde encuentro la mía…

Y si no pudiste dármelo comienzo por darte a ti lo que te pido, y por la fuerza del Amor nos conectamos al nivel superior desde donde nuestras almas pueden entregar lo que en esencia somos, amor.

Veo sus historias de dolor, abandonos, infidelidades, culpas, y dejo con ustedes la responsabilidad de sus acciones y sus consecuencias, las respeto, no las juzgo y me declaro inocente libre de toda culpa y vergüenza. Así me siento libre de la necesidad de compensar asuntos que no me corresponden. Los veo en su dimensión humana, los comprendo en su imposibilidad, ignorancia y amor ciego, porque también los veo en mí.

Y si soy mujer, en la medida en que voy sanando mi relación contigo papá, estoy lista para ver lo sagrado masculino en mi, libre de juicios, con una mirada compasiva, ahora como mujer lo íntegro y puedo darles un lugar a los hombres afuera con respeto y amor.

Si soy hombre estaré listo para vivir como un ser que mira con respeto, y valora la fuerza del linaje masculino, viviendo la reconciliación y sanación de sus historias, dispuesto a construir una nueva manera de ser y estar con su femenino interno y en las relaciones con las mujeres, al servicio de la vida.

Dándote gracias papá, le doy gracias a todos los hombres…

Padres de los hijos, hijos, parejas, socios, jefes, amigos, colegas, maestros, porque solo juntos podemos existir y vivir plenos palpitando al ritmo del corazón de la vida y desde mí corazón les digo:

AMADOS HOMBRES
Recibo con amor su servicio a la Vida.

Publicado por Joaquín en el grupo de WhatsApp de EVOLUCION.CENTER

Infórmate sobre nuestros servicios y consulta la programación de retiros, cursos y talleres.

#evolucioncenter #poderpersonal #meditacion #yoga #coaching #hipnosis #pasion #consciencia #siguetuimpulso #love #naturaleza  #generosidad #mequiero #crecimientopersonal #likes #nomasmiedo #evolucion

¿Hago algo para cambiarme a mí mismo?

¿Hago algo para cambiarme a mí mismo?

¡Le tengo una gran sorpresa, muchas buenas noticias!

Usted no tiene que hacer nada. Cuanto más haga, peor será. Todo lo que tiene que hacer es comprender.

Piense en alguien con quien vive o con quien trabaja y que no le parece agradable, que le causa sentimientos negativos. Veamos lo que sucede. Lo primero que usted necesita comprender es que el sentimiento negativo está en usted. Usted es el responsable del sentimiento negativo, no la otra persona. Otra persona en su lugar estaría completamente calmada y a sus anchas en presencia de esa persona; no se afectaría. Usted si.

Ahora comprenda otra cosa: usted está haciendo una exigencia. Usted espera algo de esta persona, ¿entiende? Entonces dígale a esa persona:

“Yo no tengo el derecho de exigirle nada a usted”. Al decir eso, descartará su expectativa. “Yo no tengo derecho a exigirle nada a usted. Claro que me protegeré de las consecuencias de sus acciones o de su mal humor o de lo que sea, pero puede seguir adelante y ser lo que quiera ser. No tengo derecho a hacerle ninguna exigencia”.

Mire lo que le sucede a usted cuando hace esto. Si encuentra resistencia para decirlo, cuánto va a descubrir sobre usted mismo. Permita que el dictador que hay en usted salga a la luz.

Usted pensaba que era un cordero, ¿verdad? Pero yo soy un tirano y usted es un tirano. Una pequeña variación de “yo soy un asno, usted es un asno”. Yo soy un dictador, usted es un dictador. Yo quiero organizarle su vida; quiero decirle exactamente cómo se espera que sea y cómo se espera que se comporte, y es mejor que usted se comporte como yo he decidido o me castigaré a mí mismo con sentimientos negativos.

Recuerde lo que les dije: todos somos locos.

Algunos de ustedes me preguntan qué quería decir cuando expresé: “Usted sea usted mismo, eso está bien, pero yo me protegeré, yo seré yo mismo”. En otras palabras, no permitiré que usted me manipule. Yo viviré mi propia vida; iré por mi propio camino; permaneceré libre para pensar mis pensamientos, para seguir mis inclinaciones y mis gustos. Y a usted le diré que no.

Si siento que no quiero estar en su compañía, no será por ningún sentimiento negativo que usted provoque en mí. Porque ya no lo provoca. Usted ya no tiene poder sobre mí. Sencillamente, quizá prefiera la compañía de otras personas. De manera que cuando usted me diga: “¿Vamos al cine esta noche?” Yo diré: “Lo siento, quiero ir con otra persona; me gusta la compañía de ella, más que la suya”. Y eso está bien, decirle que no a la gente es maravilloso; es parte del despertar.

Parte del despertar es que usted vive su vida como le parece

Y compréndalo; eso no es egoísmo. Lo egoísta es exigir que otro viva su vida de acuerdo con los gustos de usted. O con su orgullo, o con su ganancia, o con su placer. Eso sí es egoísmo. De modo que me protegeré. No me sentiré obligado a estar con usted; no me sentiré obligado a decirle que sí. Si su compañía me parece agradable, la disfrutaré sin aferrarme a ella. Pero ya no lo evito a usted a causa de algún sentimiento negativo que usted produce en mí. Usted ya no tiene ese poder.

Anthony de Mello

Infórmate sobre nuestros servicios y consulta la programación de retiros, cursos y talleres.

 

¿Qué implica vivir despierto?

El joven discípulo preguntó a su anciano maestro: ¿Qué implica vivir despierto?

Y éste le respondió: Sentirse agradecido por el simple hecho de estar vivo. Y dar gracias por todo lo que sucede en tu vida.

– ¿Por todo? – Se sorprendió el joven.

– Por todo.

– ¿Incluso por los infortunios, las desgracias y las pérdidas? – Insistió el discípulo.

– Especialmente por las adversidades.

– ¿Y eso?

– Pues porque son una maravillosa oportunidad de aprender. De superar limitaciones. De hacer consciente nuestra sombra. Y de desarrollar el potencial que llevamos dentro. En la vida nada sucede por casualidad. Existe un plan pedagógico para cada uno de nosotros. Estamos aquí para evolucionar. Y para lograrlo necesitamos ciertas pruebas.

– ¿Y qué me recomiendas que haga la próxima vez que la vida me ponga a prueba?

El anciano maestro sonrió y le contestó: Tú simplemente suelta el control. Ríndete. Confía. Y en vez de preguntarte: “¿Por qué me está sucediendo esto?” Trata de saber: “¿Para qué te está ocurriendo?”

En cuanto veas el valor y el sentido profundo de lo que dicha situación te está aportando en tu proceso de crecimiento sonreirás con complicidad a tu desgracia…

El joven discípulo no podía creer cómo su maestro podía decir semejantes barbaridades. Completamente perplejo, añadió:

– ¿Cómo podría yo sentirme agradecido por la muerte de un ser querido?

– El agradecimiento no es por lo que te sucede, sino por lo que puedes aprender de dicho acontecimiento. Y en caso de hacerlo, comprenderás que todo lo que pasa en tu vida es precisamente lo que necesitas para aprender a ser verdaderamente feliz por ti mismo.

Aprender de la adversidad

Una vez ha sucedido lo que tú llamas “desgracia, pérdida, adversidad o infortunio”. ¿De qué sirve quejarse o sufrir? Ya ha sucedido y nada de lo que pienses, digas o hagas va a cambiarlo.

– Eso es cierto – cedió el joven.

– En cambio – concluyó el maestro – si te comprometes con aprender de la adversidad, crecerás, evolucionarás y de este modo serás más sabio…

Tú simplemente céntrate en aprovechar las circunstancias que te trae la vida.

Y te aseguro que en el momento en que aprendas a estar en paz contigo mismo solo podrás dar gracias por todo lo que te ha sucedido en la vida, pues entenderás que ha sido precisamente lo que necesitabas para convertirte en el ser humano que puedes llegar a ser.

La felicidad y el agradecimiento son sin duda los rasgos más característicos de las personas despiertas.

Breve cuento recibido por WhatsApp  de José Antonio Roldán

Infórmate sobre nuestros servicios y consulta la programación de retiros, cursos y talleres.

Dicen por ahí

Dicen por ahí que me volví loca.
Que siempre estoy sonriente.
Que me brillan los ojos.
Que converso con las flores y bailo en mi jardín.

Dicen por ahí que creo en hadas y ángeles. Que les abro las puertas y ventanas en las mañanas y les doy la bienvenida para que inunden mi hogar de luz, alegría y bendiciones.

Dicen por ahí que hablo de “raros asuntos” como Trascendencia, Estar en Presente, Energía, Inmortalidad, Sanación, Consciencia…

Dicen por ahí que me volví loca. Que le enseño a la gente a percibir la luz que brota de sus cuerpos… y que para colmo les muestro cómo se apaga cuando pensamos “feo”…

Dicen por ahí que me volví loca. Que no me rigen agendas ni horarios.
Que a las comidas en mi mesa también les hablo y les digo: “Divino Sustento ¿Qué haces afuera? ¡Vamos pa´ dentro!”.

Que todo me parece bien, perfecto y sincrónico.

Que a lo ADVERSO le busco lo bueno. Que le abro las puertas por igual a creyentes y no creyentes.
Que doy gracias cuando llueve y cuando hace sol.
Que doy gracias cuando llega el transporte y cuando me toca ir un rato a pie también..
Que lavo la ropa cantando y es igual cuando cocino, limpio y ordeno.

Que cómo es eso de que las flores me “chismean” lo que a la gente les pasa?…

¡Pero me siento tan cuerda y tan Dichosa!…

¿Será contagiosa esta “locura”?

Conny Méndez

Aceptación de lo que es

Aceptación de lo que es

Puede ser útil abandonar la idea de que Dios está un tanto desbordado y que para arreglar las cosas necesita de tu ayuda e implicación, o de la del sabio.

Lo Que Es no puede ser más que el perfecto despliegue que acaece en la Conciencia

Y si se requiere de algún ajuste para mantener el equilibrio cósmico, «alguien», quizá «tú», se sentirá irresistiblemente motivado a ejecutar una acción que servirá a ese propósito. Y eso será también el perfecto despliegue. Solo que no debes tomártelo personalmente.

Dada la limitada perspectiva que alcanzan a percibir estos instrumentos cuerpo/mente ubicados en este pequeño rincón del universo, no es sorprendente que algunos eventos les resulten poco atractivos.

Debido a su programación y condicionamiento y a su situación global, habrá muchos aspectos de lo que llamamos vida que de hecho les parecerán extremadamente desagradables, horrorosos y francamente inaceptables.

No es que desde la perspectiva del despertar no haya eventos así; de hecho, sigue habiéndolos, solo que de alguna manera, de un modo que resulta incomprensible para las mentes humanas, se sabe que forman parte del equilibrio global y del perfecto despliegue, y como tales son aceptados.

En esto consiste la «aceptación de lo que es» de la que hablan los sabios.

No es que las cosas horribles y dolorosas que suceden en la vida parezcan menos horribles y dolorosas con el despertar. De hecho, la percepción suele estar más agudizada en ese estado. Pero la totalidad se ve entonces desde una perspectiva distinta que hace irrelevante la cuestión. La idea de que hay algo erróneo, algo que necesita arreglo, de que «alguien tiene que hacer algo al respecto», es parte integral de la «divina hipnosis» del samsara.

Al igual que ocurre con tantas otras cuestiones y problemas, no es que el despertar los resuelva, es que simplemente los disuelve.

Con la creencia en el actor/entidad individual, los problemas nunca cesan. Cuando se ve que la naturaleza del individuo es ilusoria, los problemas nunca surgen.

David Carse

Infórmate sobre nuestros servicios y consulta la programación de retiros, cursos y talleres.

¿Qué es vibrar alto?

¿Qué es vibrar alto?

Es saber que no estamos solos

Que todo esta conectado; sentir con intensidad esa conexión y verla reflejada a través de las múltiples sincronicidades, esas pequeñas grandes “causalidades” que nos van conduciendo a través de personas, acontecimientos, lugares, sentimientos e intuiciones hacia algo o alguien.

Es ser espontáneos

Ser y manifestar tal cual uno lo siente en el interior, permitiendo que eso que somos de verdad, fluya, se irradie…

Es saberse protegido por el Amor del Universo.

Y sentir que nada puede quebrar esa protección porque la sostiene nuestra fe.

Es disfrutar la Vida libres de quejas, condicionamientos, juicios y prejuicios, libres de criticas y reproches, libres de culpas, miedo y dolor.

Vibrar alto es enviar Amor donde haya conflicto

Es Iluminar en vez de hacernos cómplices de las sombras, generando más conflicto.

Vibrar alto es perdonar.

El Perdón es una energía que cuando la hacemos circular, fluir, nos libera y nos permite olvidar y continuar ligeros de cargas.

Vibrar alto es Ser libres desde la humildad

Desapegarnos de aquello que realmente no nos pertenece, que no nos hace bien… o no se corresponde con nuestro Maravilloso Plan de Vida.

Es haber aprendido a apreciar nuestras bendiciones y haber dejado atrás los viejos conceptos de carencias, esto de que “me falta” o “no tengo”; ver que sí tenemos lo que realmente necesitamos… porque el Universo, en su Amor Infinito, siempre nos brinda lo que es necesario para nuestro desenvolvimiento en el mundo material.

Cuando nos liberamos de los apegos ya no hay sufrimiento, ya no hay carencias, porque amamos lo que somos y tenemos, y agradecemos lo que recibimos.

Vibrar alto es callar al ego con amor, es vivir la existencia convirtiéndola en una sucesión de aprendizajes y experiencias.

Es caminar por la Vida y sentir como si las puertas se fueran abriendo, y seguro… mientras más vamos vibrando en el Amor más puertas se abren, y las que se cierran sabemos dejarlas atrás con amor, alegría y gratitud por lo aprendido.

Vibrar alto es asumir el compromiso de ser los Creadores de nuestra realidad.

Tomar la responsabilidad que tenemos por todo lo que nos acontece y lo que somos. Tomar las riendas de nuestra vida y agradecer ese Mágico Poder porque nos da la posibilidad de cambiar, sanar, armonizar, transformar en nosotros mismos todo aquello que deseamos ver cambiar en el mundo.

Vibrar alto es vivir en Paz, libres de angustias y preocupaciones por el futuro y de ataduras con el pasado.

Vibrar alto es ser felices… en lugar de sentirnos felices sólo cuando sucede algo que nos hace bien; ser feliz y compartirlo con los demás, apoyando, acompañando, amando desde esa felicidad, sin dependencias, sin condiciones, sin ataduras, en Libertad y Amor Incondicional.

Cuando comenzamos a vibrar alto, sin teorizar o analizar qué nos conviene o no de todo esto, las preocupaciones se van dispersando, se van disolviendo.

El secreto no es que mi vida se acomode para que yo “pueda vibrar alto”; al contrario… es comenzar a vibrar alto para que todo en mi vida se vaya armonizando.

De esa manera, vibrando alto y en Armonía, Luz y Amor, tal cual vibramos aparecen en nuestra vida el trabajo que nos hace crecer, las personas correctas, el AMOR de nuestra vida… ¡Todo se va haciendo maravillosamente mágico!

Es tambien haber comprendido que somos parte de Todo, que estamos todos conectados y que podemos contribuir, desde el Alma, a aliviar el sufrimiento de los demás, entendiendo nuestro Compromiso para con todo lo que existe.

No creas nada de lo que te digo, simplemente… hazlo y prueba: ¡Vibra Alto!

Infórmate sobre nuestros servicios y consulta la programación de retiros, cursos y talleres.

Serenidad también es aceptar

Serenidad

Cuántas veces ponemos el énfasis justo en lo que queremos evitar; cuánto sufrimos por no querer sufrir; cuánta felicidad perdemos por nuestro afán desmedido de felicidad; hasta qué punto tenemos una recalcitrante inclinación a ver en las aguas pantanosas sólo la suciedad y no apreciar la espléndida flor de loto. Hay un adagio muy sutil: «Cuanto más lo busco, menos lo encuentro».

¿Sabes una cosa?

Si persigues tu sombra, nunca la atrapas; si te empeñas en ver tus ojos nunca lo consigues, del mismo modo que el sable no puede combatir consigo mismo; si te obsesionas porque no quieres escuchar un ruido, lo oyes más; si te dejas arrastrar por la antipatía hacia una persona, intensificas la antipatía que te produce.

El arte de fluir, abrirse, ser permeable y flexible, absorber sin inútiles resistencias, es de una gran ayuda para la vida.

Enseña el maestro: «La mejor manera de conquistar a un enemigo es ganarle sin enfrentarse a él». Es la llamada virtud de la no-lucha. También el arte de la no-oposición.

También la senda de no-fortalecer-al-enemigo, sino amistar con él para debilitarlo.

Además, la belleza está en los ojos del que mira. Una nariz fea para unos es hermosa para otros e indiferente para muchos. Nosotros, que tanto distamos de la perfección física, mental, moral y emocional, ¡cuánta perfección exigimos en los demás!

Un místico dijo en una ocasión: «Como no hay nadie en el que no haya algo bueno, nunca logro ver lo malo en él».

La serenidad también consiste en saber aceptar una nariz que no es suficientemente agraciada, o a un amigo que resulta un poco pesado o la cabeza que en el cine nos oculta parte de la pantalla.

Ramiro Calle

Infórmate sobre nuestros servicios y consulta aquí la programación de retiros, cursos y talleres.

Hechos incontestables

¿Somos al menos ligeramente conscientes de la masa enorme de sufrimiento que hemos acumulado sin utilidad por no aceptar con ecuanimidad los hechos incontrovertibles?

Nadie puede elevarse en el aire tirando de los cordones de los propios zapatos. Puede intentarse, para una y otra vez conseguir, como mucho, romperse la crisma contra el pavimento. Hay que desarrollar un poco de inteligencia clara a fin de discernir cuándo se puede modificar algo o cuando debe ser aceptado como hecho incontestable. En todo caso, no lo olvidemos, podemos modificar nuestra actitud.

A menudo, por ofuscación mental, no modificamos lo que deberíamos corregir y, en cambio, nos empeñamos en transformar lo que no puede ser mutado.

El ave y el pez

Veamos la historia de un pez que quería volar y un ave que deseaba bucear. No aceptaban conscientemente su condición y sufrían mucho. Sucedió que de tanto anhelar lo que no podían hacer, el pez renació como ave y el ave, como pez. Pero la historia se repitió: el pez quería volar y el ave deseaba nadar. ¡A saber cuántas veces hubieron de renacer para llegar a aceptar sus condiciones!

La aceptación consciente es una clave importante para propiciar el sosiego y empieza por la aceptación de lo que uno es, pero no para resignarse fatalmente, sino a fin de comenzar, desde ahí, a poner los medios para la evolución de la consciencia.

También hay que aprender a aceptar a los demás. Generamos mucha ansiedad si nos extraviamos en expectativas, falsas ilusiones, exigencias e imágenes idealizadas. Muchos vinculos afectivos no llegan nunca a ser sanos porque se basan en expectativas infantiles o neuróticas.

Ramiro Calle

Visita en nuestra web nuestros servicios y la programación de retiros y cursos

Resistencia a lo que es

Resistencia

Hay un raro mecanismo en la mente, entre otros no menos extraños, que es fuente de incertidumbre, desdicha innecesaria y tribulación. Es una misteriosa resistencia a lo que es y una compulsiva tendencia a que sea lo que no es. ¡Cuánta pesadumbre inútil! Pero hay un arte de vida que se llama «el arte de fluir», como el riachuelo que sabe encontrar el punto de menor resistencia para seguir gloriosamente fluyendo, con sus aguas límpidas y renovadas.

No aceptamos lo inevitable y añadimos tensión a la tensión y damos la espalda a cualquier oportunidad para la quietud interior. Cuando estás aquí, tu mente está allí; cuando estás con una persona deseas a otra, o cuando estás tomando una taza de té estás pensando en otra cosa bien distinta. Siempre, como dice el adagio, parece más verde y apetecible la hierba del jardín del vecino. No se valora lo que se posee, sino lo que se puede llegar a poseer. Al no saber absorber, creamos focos de inútil resistencia psíquica que fortalece aquello que queremos evitar.

Reflexiona sobre ello

Fortalecemos aquello que queremos evitar, del mismo modo que sufrimos por no querer sufrir o alejamos la felicidad por buscarla compulsivamente. Tal vez es la ley conocida como la del «esfuerzo invertido». La mente puede convertirse en una enfermedad o una verdadera pesadilla. Si está sola, quiere estar con alguien; si está con alguien, anhela hallarse en soledad. Tiene sus antojos, sus caprichos. En lugar de estar abierta, se cierra y enrarece su atmósfera con miedos y paranoias.

Aprender a moverse con las configuraciones y arabescos de la vida es una conquista importante y procura mucha paz interior.

Resistirse inútilmente, como aptitud mental neurótica, es fuente de dolor

Debemos trabajar la apertura. Es una noble ejercitación que llevar a cabo en la vida cotidiana. Es una terapia. La resistencia es un tipo de aversión. La aversión fortalece el objeto de la aversión. Sucumbimos irremisiblemente. Se quiere parcializar la vida.

Hay que saber moverse con lo que es y no con lo que no es. Un maestro dijo: «La vida para mí es una bendición, porque he aprendido a no descartar lo que no puede ser descartado».

En suma, si llega el verano, suda; si llega el invierno, tiembla…, pero mantén la mente atenta y serena.

Ramiro Calle

La medicina está en ti

Somos las únicas criaturas en la superficie de la Tierra capaces de transformar nuestra biología mediante lo que pensamos y lo que sentimos.

Tus células están constantemente observando tus pensamientos y siendo modificados por ellos.

Un ataque de depresión arrasa tu sistema inmunológico. Sin embargo serenarte, fortifica tremendamente.

La alegría y la actividad armoniosa te mantienen saludable y prolongan tu vida.

Tus células están constantemente procesando todas tus experiencias y metabolizándolas de acuerdo con tus puntos de vista.

El recuerdo de una situación negativa o triste libera en ti las mismas hormonas y sustancias biológicas destructivas que el estrés.
En ese estado del cuerpo, la producción de neurotransmisores se altera, el nivel de hormonas varía, el ciclo del sueño es interrumpido, la superficie externa de las células se tornan más viscosas y más propensas a formar grumos y hasta las lágrimas contienen trazas químicas diferentes al de las lágrimas de alegría.

Todo este perfil bioquímico será drásticamente modificado cuando te sientas tranquilo, y hasta tu proceso de envejecimiento se neutralizará cada día.

Shakespeare no estaba siendo metafórico cuando a través de su personaje Próspero, dijo: “Nosotros estamos hechos de la misma materia que los sueños”.

¿Quieres saber cómo está tu cuerpo hoy? Entonces recuerda lo que pensaste y sentiste ayer.

¿Quieres saber cómo estará tu cuerpo mañana? ¡Observa tus pensamientos y emociones hoy!

Al abrir tu corazón y tu mente evitarás que algún cirujano lo haga por ti.

La medicina esta en ti y tú no la usas. La enfermedad viene de ti mismo y no te das cuenta.

Recuerda, no somos lo que creemos ser, sino lo que pensamos y sentimos sin tomar consciencia de ello.

Despierta!!!

Mucha luz nos espera🌟!!!

Abierto el plazo de inscripción
Te interesará…
Close

CONTACT US

Vestibulum id ligula porta felis euismod semper. Nulla vitae elit libero, a pharetra augue. Aenean eu leo quam. Pellentesque ornare sem lacinia quam venenatis vestibulum. Maecenas mollis interdum!

Subscribe error, please review your email address.

Close

You are now subscribed, thank you!

Close

There was a problem with your submission. Please check the field(s) with red label below.

Close

Your message has been sent. We will get back to you soon!

Close

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Call Now ButtonLlamar ahora