Archive

Escuchar el cuerpo

“Practicar” la escucha

La palabra «práctica» significa generalmente «hábito». Debemos «practicar» únicamente en el sentido de llegar a conocer mejor el cuerpo y la mente.

Debemos ver que el cuerpo es el campo en el que aparece el temor, la ansiedad, la defensa y la agresión.

No obstante, el énfasis no debe ponerse en el cuerpo, sino en la presencia, en la escucha. Lo importante es llegar a estar familiarizado con este campo de tensiones y ver que la constante interferencia de la imagen del yo no está separada del citado campo, sino que, por el contrario, pertenece a él.

Cuando esto se percibe con claridad, la tensión no encuentra ningún cómplice, la percepción queda libre y las energías se integran en su totalidad.

El planteamiento tradicional consiste en escuchar el cuerpo, no en tratar de dominarlo. Dominar el cuerpo es hacerle violencia. Pero se puede barrer el suelo o fregar los platos y estar a la escucha. No hay diferencia.

Relajación

La exploración del cuerpo me llevó a una más profunda relajación y la relajación trajo consigo la cesación de esquemas repetitivos en el cuerpo y en la mente.

Aceptación

La aceptación del cuerpo me llevó a un mayor conocimiento de la sensación de «soltar»; así, de esta forma, el yoga intervino en el presentimiento de la realidad. Pero eso sólo me condujo a un estado en el que ya no ponía el énfasis en el objeto, en el cuerpo, sino en el sujeto último.

Yoga, cuerpo y mente

El yoga proporciona atención y tranquilidad, y un cuerpo tranquilo refleja una mente tranquila.

Pero, desde luego, puedes llegar a una plenitud de paz en el cuerpo y en la mente sin el yoga.

Jean Klein

Visita en nuestra web nuestros servicios y la programación de retiros y cursos.

Relajación

Relajación. Instrucciones de uso

Busca un lugar tranquilo, siéntate cómodamente, con la espalda recta y los pies apoyados con el suelo, afloja la ropa, el cinturón… si quieres pon una música suave, prueba descalzarte…, y prepárate para comenzar el camino que te permitirá conectar con lo más profundo de ti, para reforzar tu poder personal.

Toma una respiración profunda, retén el aire unos instantes, y al exhalar siente que se relajan todos los músculos de tu cabeza, tu frente, tu cráneo, la nuca, los músculos de la cara; como se aflojan tus pómulos, tus mejillas, tu boca, todos los músculos de la cara y el cuello están muy relajados, sin tensiones, sientes un pequeño cosquilleo, un poquito de calor, sientes cómo la energía de toda tu cabeza, tu cara, tu cuello se destensa, se relaja y fluye.

Ahora tomas otra respiración profunda, retienes, y al exhalar permite que se relajen todos los músculos de tus hombros, la espalda, los omoplatos…, se relajan las vértebras, la columna, tus pulmones, tu pecho, todo el centro de tu cuerpo se relaja, no tiene tensiones, todos tus órganos internos del tronco se relajan, los músculos de la espalda, ya no hay tensiones, sientes un pequeño calor, sientes como la energía de tu estómago, de tu espalda, de tu pecho se mueve y hace que te relajes, que te destensiones, que te aflojes, sientes como tu tronco pesa y cae hacia la tierra. Sientes tu columna derecha, erguida como una antena.

Tomas otra respiración profunda y lenta. Retienes el aire y al exhalar permites que se relajen tus brazos, desde los hombros hasta la punta de los dedos, permites que tus manos se aflojen, los músculos, los ligamentos, tu piel, sientes un pequeño cosquilleo en tus brazos, sientes como caen pesados y se relajan. Ahora la mitad de todo tu cuerpo está relajada desde la coronilla hasta la cintura.

Tomas otra respiración profunda y lenta, cada vez más lenta y cada vez más profunda, porque cada vez estás más relajado. Te relajas y al exhalar el aire permites que toda tu cadera, tu cintura se relaje, sientes como la última vértebra de la columna se relaja, los genitales…

Tomas otra respiración profunda y al exhalar permites que se relajen tus piernas, tus rodillas, tus tobillos, tus pies, se relajan más y más, y cada vez más. Sientes un pequeño cosquilleo, es la energía que fluye y que se mueve desde la cintura hasta la punta de los pies. Sientes tus piernas, tus rodillas, tus pantorrillas, los pies, los dedos de los pies, las plantas de los pies perfectamente relajadas, cayendo suave y libremente, empujados por la gravedad hacia la Tierra.

Ya estás totalmente relajado, totalmente relajada, estás en tu nivel básico de relajación.

…. Disfruta de tu relajación… simplemente presta atención a la sensación maravillosa de respirar, a la sensación de sentir tu corazón latiendo, y la sangre circulando por todo tu cuerpo.

Y cuando quieras abre tus ojos, a tu ritmo, a tu tiempo, despacio, te vas recuperando, te vas haciendo consciente del entorno en el que te encuentras, y así, con esa sensación de paz, con esta conexión, sigue con tu vida…

Nuestros valores

 

Abierto el plazo de inscripción
Post recientes
Suscríbete al blog

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Comparte en tus redes sociales
Close

CONTACTA CON NOSOTROS

Refuerza tu poder personal y el de tu organización

  • Suscríbete al blog por correo electrónico

    Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

  • Subscribe error, please review your email address.

    Close

    You are now subscribed, thank you!

    Close

    There was a problem with your submission. Please check the field(s) with red label below.

    Close

    Your message has been sent. We will get back to you soon!

    Close

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies