Archive

Usted no está deprimido

Usted no está deprimido

La razón porque usted sufre con su depresión y sus ansiedades es porque se identifica con ellas. Usted dice: “Estoy deprimido”. Pero eso es falso. Usted no está deprimido. Si quiere ser preciso, debería decir:

“Ahora estoy experimentando una depresión”. Pero no decir: “Estoy deprimido”.

Usted no es su depresión. Eso no es sino un extraño truco de la mente, un extraño tipo de ilusión

Usted se engaña a sí mismo , y piensa – aunque no tiene consciencia de ello – que usted es su depresión, que usted es su ansiedad, que usted es su alegría o las emociones que tiene.

“¡Yo soy feliz!” Ciertamente usted no es feliz

La felicidad puede estar en usted ahora mismo, pero espere un poco, y eso cambiará; no durará: nunca dura; cambia continuamente: cambia siempre.

Las nubes van y vienen: unas son negras y otras son blancas, unas grandes y otras pequeñas. Si queremos seguir con la analogía, usted sería el cielo, y está observando las nubes. Usted es un observador pasivo, desprendido. Eso es sorprendente, especialmente para un occidental. Usted no está interfiriendo. No interfiera. No “arregle nada”. ¡Observe!

El problema con la gente es que se mantiene ocupada arreglando cosas que ni siquiera comprende

Siempre estamos arreglando cosas, ¿no es así? Nunca caemos en la cuenta que no es necesario arreglar las cosas. Realmente, no lo es. Esta es la gran iluminación. Es necesario comprenderlas. Si usted las comprendiera, ellas cambiarán.

Anthony de Mello

Infórmate sobre nuestros servicios y consulta la programación de retiros, cursos y talleres.

La auto-observación

La auto-observación

La única forma en que alguien puede ayudarle es cuestionando sus ideas

Si usted está dispuesto a escuchar, si está dispuesto a ser cuestionado, puede hacer algo, pero nadie puede ayudarle.

¿Qué es lo más importante de todo? Es la auto-observación- Nadie puede ayudarle en eso. Nadie puede darle un método. Nadie puede indicarle una técnica. En el momento que usted adquiera una técnica, vuelve a quedar programado.

Pero la auto-observación – observarse a sí mismo – es importante. No es lo mismo que estar absorto en sí mismo. Estar absorto en sí mismo es estar preocupado por sí mismo, es estar interesado en sí mismo, estar inquieto acerca de sí mismo.

Estoy hablando acerca de la auto-observación. ¿Qué es eso?

Significa observarlo todo en usted mismo y alrededor de usted tanto como sea posible, y observando como si le estuviera sucediendo a otra persona

¿Qué significa esa última frase?

Significa que no personalice lo que está sucediendo. Significa que mire las cosas como si no tuvieran nada que ver con ellas.

Anthony de Mello

Infórmate sobre nuestros servicios y consulta la programación de retiros, cursos y talleres.

 

¿Usted recibió la iluminación?

Iluminación

Alguien vino a preguntarme algo. ¿Qué creen que fue? Me dijo: ¿Usted recibió la iluminación?

¿Qué creen que le respondí? ¡No importa!

¿Quieren una respuesta mejor? Mi respuesta sería: “¿Cómo podría yo saberlo? ¿Cómo podría saberlo usted? ¿Qué importa?”

¿Quieren saber una cosa? Si ustedes desean algo demasiado, están metidos en un gran problema.

¿Quieren saber otra cosa? Si yo hubiera obtenido la iluminación y ustedes me escucharan por ello, entonces estarían metidos en un gran problema.

¿Están dispuestos a que alguien que ha obtenido la iluminación les lave el cerebro? ¡Cualquiera puede lavarles el cerebro! ¿Qué importa que alguien haya o no haya logrado el despertar?

Pero vean: Queremos apoyarnos en alguien que nosotros creemos que ha llegado a la meta. Nos encanta oír que la gente llegó a la meta. Eso nos da esperanza ¿No es verdad? ¿Qué es lo que quieren esperar? ¿No es eso otra forma de deseo?

Ustedes quieren esperar algo mejor que lo que tienen ahora ¿no es así? Si no fuera así, no estarían esperando. Pero entonces olvidan que ustedes lo tienen todo ahora mismo, y no lo saben.

¿Por qué no concentrarse en el presente, en lugar de esperar algo mejor en el futuro?

¿Por qué no comprender el presente en lugar de olvidarlo y esperar del futuro? ¿No es el futuro, sencillamente otra trampa?

Anthony de Mello

Infórmate sobre nuestros servicios y consulta la programación de retiros, cursos y talleres.

Bueno, malo o afortunado

Bueno, malo o afortunado

En mi opinión el egoísmo parece provenir de un instinto de conservación, el primero y el más profundo de nuestros instintos. ¿Cómo podemos optar por el desinterés? Sería casi como optar por la inexistencia.

En mi opinión, podría parecer lo mismo que no existir. Lo que estoy diciendo es: no se sienta mal por ser egoísta; todos somos iguales. Una vez alguien dijo algo terriblemente hermoso sobre Jesús: quien lo dijo, ni siquiera era cristiano: “Lo más hermoso acerca de Jesús es que estaba a gusto con los pecadores, porque comprendía que no era mejor que ellos”.

Somos distintos a los demás – por ejemplo, de los criminales- sólo en lo que hacemos o no hacemos, no en lo que somos. La única diferencia entre Jesús y los demás era que él estaba despierto y ellos no.

Nuestras ilusiones respecto de los demás

Un joven vino a quejarse de que su novia lo había desilusionado, que lo había traicionado. ¿De qué se queja? ¿Esperaba algo mejor? Espere lo peor. Está tratando con gente egoísta. Usted es el idiota; pensó que ella era una princesa, que la gente era buena. ¡No, no es! No es buena. Es tan mala como usted; mala ¿me entiende? Está dormida, lo mismo que usted. ¿Y qué cree usted que la gente pretende? Satisfacer su propio interés, lo mismo que usted. No hay ninguna diferencia.

¿Puede usted imaginarse como es de liberador saber que usted nunca volverá a desilusionarse, nunca volverá a decepcionarse?

Nunca volverá a sentirse traicionado. Nunca se sentirá rechazado. ¿Quiere despertar? ¿Felicidad? ¿Libertad? Aquí está: Renuncie a sus falsas ideas. Mire a través de la gente. Si mira a través de usted mismo, mirará a través de todos los demás. Entonces los amará. Si no es así, estará todo el tiempo luchando con sus ideas equivocadas que usted tiene acerca de ellos, con sus ilusiones que constantemente se estrellan contra la realidad.

Tal vez es demasiado alarmante para muchos de ustedes entender que se puede esperar de todos los seres humanos – excepto los pocos que han despertado- sean egoístas y busquen su propio interés, bien sea en forma ruda o en forma refinada.

Esto los lleva a ver que no hay por qué desilusionarse de nada, no hay por que decepcionarse de nada. Si hubieran estado todo el tiempo en contacto con la realidad, no se habrían decepcionado. Pero decidieron pintar a la gente de colores brillantes; decidieron no mirar a través de los seres humanos, porque decidieron no mirar a través de ustedes mismos. Entonces ahora pagan el precio.

Antes de discutir esto, les contaré una historia. Una vez alguien preguntó: ¿Cómo es la iluminación? ¿Cómo es el despertar?

“Es como el vagabundo de Londres que se estaba acomodando para pasar la noche. A duras penas había conseguido un pedazo de pan para comer. Entonces llegó a un malecón, junto al río Támesis. Estaba lloviznando, y se envolvió en su viejo abrigo. Ya iba a dormirse cuando de repente se acercó un Rolls Royce manejado por un conductor. Una hermosa joven descendió del automóvil y le dijo:

– Mi pobre hombre, ¿va a pasar la noche en este malecón?
– Sí – le contestó el vagabundo.
– No lo permitiré – le dijo ella- Usted se viene conmigo a mi casa y va a pasar la noche cómodamente y a tomar una buena cena.

La joven insistió en que subiera al automóvil. Bien, salieron de Londres, y llegaron a un lugar en donde ella tenía una gran mansión con amplios jardines…

Los recibió el mayordomo, a quien la joven le dijo: “Jaime, cerciórese de que a este hombre lo lleven a las habitaciones de los sirvientes y lo traten bien”. Y Jaime obró como le dijo.

La joven se había desvestido y estaba a punto de acostarse cuando recordó a su huésped. Entonces se puso algo encima y fue hasta las habitaciones de los sirvientes. Vio una rendija de luz en la habitación en la que acomodaron al vagabundo, llamó suavemente a la puerta, la abrió, y encontró al hombre despierto. Le dijo:

– ¿Qué sucede, buen hombre, no le dieron una buena cena?
– Nunca había comido tan bien en mi vida, contestó el vagabundo.
– ¿Está usted bien caliente?
– Sí, la cama es hermosa y está tibia.
– Tal vez usted necesita compañía – le dice ella- córrase un poquito. Se le acercó, y él se corrió, y cayó directo al Támesis.

¡Ja! ¡Ésa no la esperaban!

¡Iluminación! ¡Iluminación! ¡Despierten!

Cuando estén dispuestos a cambiar sus ilusiones por la realidad, cuando estén dispuestos a cambiar sus sueños por hechos, entonces encontrarán todo. Así es como finalmente la vida tiene sentido. La vida se vuelve hermosa.

Hay una historia sobre Ramírez

Él es viejo, y vive en su castillo en la colina. Mira por la ventana (está en cama y paralítico) y ve a su enemigo. A pesar de ser viejo, su enemigo está subiendo por la colina, apoyado en un bastón, despacio, con dificultad. Tarda alrededor de dos horas y media en subir la colina. Ramírez no puede hacer nada porque los sirvientes tienen el día libre. Entonces su enemigo abre la puerta, entra en la habitación, mete la mano bajo la capa y saca una pistola. Dice:

– Ramírez, ¡por fin vamos a ajustar cuentas!.
Ramírez prueba la mejor manera de disuadirlo. Le dice:
– Vamos, Borgia, usted no puede hacer eso. Usted sabe que ya no soy el hombre que lo maltrató cuando usted era joven hace años, usted ya no es ese joven, ¡piénselo!
– Ah, no – le contesta su enemigo – Sus dulces palabras no me impedirán cumplir con esta divina misión. Lo que yo quiero es vengarme y usted no puede hacer nada para impedirlo.
-¡Sí puedo hacer algo! – le asegura Ramírez
-¿Qué? – le pregunta su enemigo
– Puedo despertar.
Y, en efecto, ¡despertó!

Así es la iluminación. Cuando alguien le dice: “No hay nada que pueda hacer”, usted dice: “Sí, yo puedo hacer algo: ¡puedo despertar!” De repente la vida ya no es una pesadilla. ¡Despierten!

Anthony de Mello

Infórmate sobre nuestros servicios y consulta la programación de retiros, cursos y talleres.

No queremos ver

No queremos ver

Lo más difícil en el mundo es escuchar, es ver. No queremos ver. ¿Creen ustedes que un partidario del partido político A quiere ver lo que hay de bueno en el partido político B?  ¿Creen ustedes que un rico quiere mirar a los pobres?

No queremos mirar, porque si lo hacemos, podemos cambiar

No queremos mirar. Si uno mira pierde el control de la vida que tiene tan precariamente armada. Y por eso, para poder despertar, lo que más necesita uno no es energía, ni fuerza, ni juventud, ni siquiera una gran inteligencia lo que necesita por encima de todo es estar dispuesto a aprender algo nuevo.

Las posibilidades de despertar están en proporción directa a la cantidad de verdad que uno puede aceptar sin huir

¿Cuánta verdad están dispuestos a aceptar? De todas las cosas que aman, ¿cuántas están dispuestas a ver destruidas, sin huir? ¿Cuán dispuestos están a pensar en algo que no les sea familiar?

La primera reacción es el temor. No es que temamos lo desconocido. Uno no puede temer lo que no conoce, nadie teme lo desconocido. Lo que uno realmente teme, es la pérdida de lo conocido. Eso es lo que teme.

A manera de ejemplo, dije que todo lo que hacemos está tocado de egoísmo. No es fácil oír eso. Pero piensen por un minuto, Profundicemos un poco más en eso: Si todo lo que ustedes hacen proviene del egoísmo – ilustrado o no- ¿cómo los hace sentir eso a ustedes con respecto a su caridad y a todas sus obras buenas? ¿Qué les pasa a ellas?

He aquí un pequeño ejercicio

Piensen en todas las buenas obras que han hecho o en algunas de ellas (porque sólo les voy a dar unos pocos segundos). Ahora comprendan que realmente surgieron del egoísmo supiéranlo ustedes o no. ¿Qué le pasa a su orgullo, a su vanidad? ¿Qué le pasa a esos agradables sentimientos suyos, a esa palmadita de felicitación en la espalda cada vez que hizo algo que lo hacía sentir tan caritativo? Todo queda aplastado, ¿no es así? ¿Qué le pasa a ese sentimiento de superioridad frente a su vecino a quien usted consideraba tan egoísta? Todo cambia, ¿no es verdad? “Bueno”, dirá usted, “mi vecino tiene gustos menos refinados que los míos”.

Usted es una persona peligrosa, realmente lo es

Parece que Jesucristo tuvo menos problemas con otra clase de personas que con la clase de usted. Muchos menos problemas. Él tuvo problemas con personas que realmente estaban convencidas de que eran buenas. Las personas de otra clase parece que no le crearon muchos problemas, las que eran abiertamente egoístas y lo sabían. ¿Pueden ver ustedes cuán liberador es eso?

¡Vamos, Despierten! Eso es liberador. ¡Es maravilloso! ¿Está usted deprimido? Tal vez lo esté. ¿No es maravilloso darse cuenta que usted no es mejor que nadie en el mundo? ¿No es maravilloso? ¿Está desilusionado? ¡Mire, lo hemos sacado a la luz! ¿Qué le pasa a su vanidad? A usted le gustaría sentir que es mejor que otros. Pero mire cómo hemos sacado a la luz esa falacia.

Anthony de Mello

Infórmate sobre nuestros servicios y consulta la programación de retiros, cursos y talleres.

Lavado de cerebro

Lavado de cerebro

La vida es un banquete. Y lo trágico es que la mayoría de las personas se están muriendo de hambre. Realmente de eso es de lo que estoy hablando.

Hay una bonita historia …

Unas personas que se hallaban en una balsa a cierta distancia de la costa de Brasil, y se estaban muriendo de sed. No sabían que el agua en la que estaban flotando era dulce; el río entraba en el mar con tanta fuerza que penetraba en él más de tres kilómetros, de modo que tenían agua dulce allí mismo. Pero no lo sabían.

De la misma manera, estamos rodeados de alegría, felicidad, de amor. La mayoría de los seres humanos no lo saben. La razón: les lavaron el cerebro. La razón: están hipnotizados, están dormidos. Imagínense un mago que hipnotiza a alguien de manera que la persona ve lo no que está ahí y no ve lo que está ahí. De eso se trata.

¡Despierten!

Arrepiéntanse y acepten la buena nueva. ¡Arrepiéntanse! ¡Despierten! No lloren por sus pecados. ¿Por qué llorar por pecados que cometieron cuando estaban dormidos? ¿Van a llorar por lo que hicieron en estado hipnótico? ¿Por qué quieren ser como una persona hipnotizada? ¡Despierten! ¡Despierten! ¡Arrepiéntanse! ¡Tengan una mente nueva! ¡Adopten una nueva manera de ver las cosas! porque “¡El reino está aquí!”

Son pocos los cristianos que toman eso en serio. Ya les dije a ustedes que lo primero que necesitan hacer es despertar, reconocer el hecho de que no les gusta que los despierten. Les gustaría más tener todas las cosas que en su estado hipnótico, les hicieron creer que eran tan preciosas y tan importantes para usted, y para su vida y su supervivencia. Además, comprendan. Comprendan que tal vez tienen ideas equivocadas, y que son estas ideas las que están influyendo en su vida y convirtiéndola en el desastre que es y manteniéndolos dormidos.

Ideas sobre el amor, ideas sobre la libertad, ideas sobre la felicidad, y otras ideas. Y no es fácil escuchar a alguien que cuestiona esas ideas que son tan preciosas para ustedes.

Lavado de cerebro

Se han hecho estudios interesantes sobre el lavado de cerebro. Se ha revelado que le lavaron el cerebro a alguien cuando adopta o “introyecta” una idea que no es suya, que es de otro. Y lo increíble es que esa persona estaría dispuesta a morir por esa idea. ¿No es extraño?

La primera prueba de que a una persona le lavaron el cerebro e introyectó convicciones y creencias tiene lugar cuando se atacan esas convicciones y creencias, se siente aturdida, reacciona emocionalmente. Esa es una buena señal, – no infalible, pero si una buena señal – de que se trata de lavado de cerebro. La persona está dispuesta a morir por una idea que no fue suya. Los terroristas o los santos (así llamados) aceptan una idea, la tragan entera y están dispuestos a morir por ella.

No es fácil escuchar, especialmente cuando uno se pone emocional con respecto a una idea

Y aunque no se ponga emocional, no le es fácil escuchar; siempre escucha de acuerdo a con su programación, con sus condicionamientos, con su estado hipnótico. Con frecuencia interpreta todo lo que se dice en función de su estado hipnótico, o de su condicionamiento, o de su programación. Como esta joven que está escuchando una conferencia sobre agricultura y dice: “Excúseme señor, estoy completamente de acuerdo con usted con que el mejor abono es el abono de caballo maduro. ¿Nos podría decir, qué edad debe tener el caballo?” ¿Ven en función de qué habla ella?

Todos tenemos nuestras opiniones, ¿no es verdad? Y escuchamos en función de esas opiniones. “Enrique, ¡Cómo has cambiado! Eras alto y ahora eres tan bajo. Estabas fornido y ahora eres delgado. Eras rubio y ahora eres tan moreno. ¿Qué te pasó Enrique? Enrique dice: “Yo no soy Enrique, soy Juan”. “Ah, ¡Cambiaste hasta de nombre!” ¿Cómo hacer que personas así escuchen?

Anthony de Mello

Infórmate sobre nuestros servicios y consulta la programación de retiros, cursos y talleres.

 

Renunciar tampoco es la solución

Renunciar tampoco es la solución

Siempre que usted practique la renunciación, se engaña. ¡Qué tal eso! Se engaña.

¿A qué renuncia?

Siempre que renuncie a algo, queda atado para siempre a aquello a lo cual renuncia.

Hay un gurú en la India que dice:

“Siempre que viene a verme una prostituta, no habla sino de Dios. Dice que está cansada de la vida que lleva. Que quiere a Dios. Y siempre que viene a verme un sacerdote, no habla sino de sexo”.

Muy bien, cuando usted renuncia a algo, queda atado a esa cosa para siempre. Cuando lucha contra alguna cosa, queda atado a ella para siempre. Mientras luche contra ella, le está dando poder. Le da tanto como el que usa para luchar contra él.

Debe “recibir” a sus demonios porque cuando lucha contra ellos les da poder. ¿Nadie le ha dicho esto? Cuando renuncia a una cosa, queda atado a ella. La única manera de salir de ello es mirar a través de la cosa.

No renuncie a ella, mire a través de ella.

Comprenda su verdadero valor y no tendrá que renunciar a ella; sencillamente, ella caerá de sus manos, pero por supuesto, si no ve eso, si usted está hipnotizado y cree que no será feliz sin esa cosa, aquella o de más allá, está esclavizado.

Lo que tenemos que hacer por usted no es lo que la llamada espiritualidad intenta hacer – es decir, lograr que usted haga sacrificios, que renuncie a las cosas. Eso es inútil. Usted todavía está dormido.

Lo que tenemos que hacer es ayudarle a comprender. Si comprendiera, sencillamente dejaría de desear esa cosa. Esto es otra manera de decir: Si usted despertara, sencillamente dejaría de desear esa cosa.

Anthony de Mello

Infórmate sobre nuestros servicios y consulta la programación de retiros, cursos y talleres.

Sobre el deseo de felicidad

Sobre el deseo de felicidad

Estaba diciendo que no queremos ser felices. Queremos otras cosas. O más exactamente: No queremos ser incondicionalmente felices. Estoy dispuesto a ser feliz siempre y cuando tenga esto y lo otro. Pero esto realmente es decirle a nuestro amigo o a nuestro Dios o a cualquiera:

“Tu eres mi felicidad. Si no te tengo, me niego a ser feliz”.

Es muy importante comprender eso. No podemos imaginarnos la felicidad sin esas condiciones. Es muy cierto. No podemos imaginarnos la felicidad sin ellas. Nos han enseñado a cifrar en ellas nuestra felicidad.

De manera que eso es lo primero que debemos hacéis si queremos despertar, que es lo mismo que decir: Si queremos amar, si queremos ser libres, si queremos la alegría y la paz y la espiritualidad.

En ese sentido, la espiritualidad es lo más práctico que hay en el mundo.

Desafío a cualquiera a pensar en algo más práctico que la espiritualidad como la he definido. No como piedad, no como devoción, no como religión, no como adoración sino como espiritualidad –

¡Despertar!, ¡despertar! Veamos la angustia que hay en todas partes, veamos la soledad, veamos el temor, la confusión, el conflicto en el corazón de la gente, el conflicto interno, el conflicto externo.

Imagínense ustedes que alguien les muestra la manera de librarse de todo eso. Imagínense ustedes que alguien les muestra la manera de detener ese tremendo gasto de energía, de salud, de emoción que es el resultado de esos conflictos y de esa confusión.

¿Les gustaría?

Imaginemos que alguien nos muestra la manera de amarnos los unos a los otros, y de vivir en paz y con amor. ¿Pueden ustedes imaginarse algo más práctico que eso?

Pero, en cambio, hay personas que piensan que los grandes negocios son más prácticos, que la política es más práctica, que la ciencia es más práctica. ¿De qué nos sirve llevar un hombre a la luna si no podemos vivir en la tierra?

Lo repito: Ustedes quieren despertar, ustedes están representando un gran papel, y ni siquiera lo saben. Piensan que aman. ¡Ja! ¿A quién aman? Hasta la abnegación los hace sentir bien, ¿verdad? “¡Me estoy sacrificando! Estoy viviendo de acuerdo con mi ideal”. Pero ustedes obtienen algún beneficio de eso, ¿no es así? Siempre obtienen algo de todo lo que hacen, hasta que despierten.

De modo que aquí está el primer paso: Dese cuenta de que no quiere despertar. Es bastante difícil que despierte si lo hipnotizaron para que crea que un pedazo de papel periódico viejo es un cheque por un millón de dólares

¡Qué difícil es separarse de ese pedazo de periódico viejo!

Anthony de Mello

Infórmate sobre nuestros servicios y consulta la programación de retiros, cursos y talleres.

Despertar

Despertar

Espiritualidad significa despertar. La mayoría de las personas están dormidas, pero no lo saben. Nacen dormidas, viven dormidas, se casan dormidas, tienen hijos dormidas, mueren dormidas sin despertarse nunca. Nunca comprenden el encanto y la belleza de esto que llamamos la existencia humana.

Todos los místicos – católicos, cristianos, no cristianos, cualquiera que sea su teología, independientemente de su religión – afirman una cosa unánime: todo está bien. Aunque todo está hecho un desastre, todo está bien. Esto es sin duda, una extraña paradoja, pero lo trágico es que la mayoría de las personas nunca llegan a darse cuenta que todo está bien, porque están dormidas. Tienen una pesadilla.

El año pasado oí en la televisión española una historia sobre un caballero que llama a la puerta de la alcoba de su hijo y dice:

– Jaime, ¡Despierta!

Jaime responde:

– No quiero levantarme, papá. El padre grita:

Levántate, tienes que ir a la escuela.

– No quiero ir a la escuela. –

¿Por qué no?

– Por tres motivos: el primero, porque es aburridor; el segundo, porque los niños se burlan de mí; y el tercero, porque odio la escuela.

– Bien, voy a darte tres razones por las cuales DEBES ir a la escuela – replica el padre -: La primera es porque es tu deber; la segunda, porque tienes cuarenta y cinco años; y la tercera, porque eres el director.

¡Despierte usted, despierte! Ya está crecido. Está demasiado grande para estar dormido. ¡Despierte! Deje de jugar con sus juguetes.

La mayoría de las personas dicen que quieren abandonar el jardín infantil, pero no les crea. ¡No les crea! Lo único que quieren es remendar sus juguetes rotos. “Devuélvame a mi esposa. Devuélvame mi empleo. Devuélvame mi dinero. Devuélvame mi fama y mi éxito”.

Eso es lo que quieren; quieren que les cambien sus juguetes. Eso es todo. Hasta el mejor psicólogo le dirá que la gente realmente no quiere curarse. Lo que quiere es un alivio; una cura es dolorosa.

Despertarse es desagradable, usted lo sabe. Usted está placentera y confortablemente acostado, es irritante que lo despierten.

Ésa es la razón por la que un sabio no intentará despertar a la gente. Voy a ser sabio ahora y de ninguna manera intentaré despertarlo, si usted está dormido. Realmente, no es asunto mío aunque aveces le diga: ¡Despierte!

A mí me conviene hacer lo mío, danzar mi propia danza. Si a usted le aprovecha, ¡magnífico!; si no, que ¡lástima!. Como dicen los árabes:

“La naturaleza de la lluvia es la misma, pero hace que crezcan espinas en los pantanos y flores en los jardines”.

Anthony de Mello

Infórmate sobre nuestros servicios y consulta la programación de retiros, cursos y talleres.

El arte de mirar (Dogen)

El arte de mirar

Si salimos en barco a alta mar y oteamos el horizonte desde un punto en que no se vea tierra, se percibe el horizonte redondo. Sin embargo, sabemos que no es así. Ni es redondo ni cuadrado el espacio del mar. Sus características inagotables no se reducen a estos dos adjetivos.

El mar, visto desde dentro por los peces, parecería un gran palacio; y visto desde arriba por los seres celestes, parecería una joya. Pero a los ojos del vigía es tan sólo un inmenso círculo. Lo mismo ocurre con todo. Tienen todas las cosas muchos aspectos, pero sólo los comprendemos en la medida en que nos hemos entrenado para percibirlos. Para conocer el aire familiar de todas las cosas no hay que quedarse, como con el ejemplo anterior del mar, tan sólo con su redondez o cuadratura. Y esto vale no sólo para lo que está lejos, sino para lo que tenemos a mano. Esto puede decirse hasta de una gota de agua.

Va nadando el pez y, por más que nade, no se acaba el agua. Va volando el pájaro y, por más que vuele, no toca el límite del cielo.

Pero el pez está siempre en su elemento en el agua, y el pájaro está siempre en su elemento en el aire, aunque según la necesidad naden o vuelen más o menos. En cada momento y en cada lugar están viviendo a fondo, empeñando su existencia toda en el presente. Pero el pájaro fuera del aire y el pez fuera del agua morirían. Agua y aire son su vida y su elemento.

También se puede decir que el nadar y el volar es lo que constituye la vida de peces y pájaros. O también que peces y pájaros son epifanía de la vida. Y así podríamos seguir sacando infinidad de conclusiones parecidas.

Pues bien, la relación entre ascesis e iluminación es algo semejante.

Si los pájaros o los peces, para volar o nadar, quisieran conocer primero las fronteras que limitan cielo y mar, no hallarían su camino ni en el aire ni en el agua, no podrían vivir.

Pero cuando uno se hace dueño de su propia vida en el presente, la vida cotidiana tal como es, se convierte en epifanía de lo absoluto.

Este camino, este espacio y este tiempo sobrepasan las distinciones de grande y pequeño, identidad y alteridad, antes y después.

Es lo que es, así, sin más.

De este modo, si aprendemos y realizamos el camino de la auténtica iluminación, captamos y nos apropiamos el secreto de cada enseñanza, descubrimos y cultivamos el sentido de cada entrenamiento ascético. Es como haber encontrado el elemento en que poder vivir.

Entrar por este camino es conectar con la realidad honda de todo

Por eso no es de extrañar que no acabe de aclararse hasta dónde llegan los límites de lo que se va conociendo al avanzar por ese camino. El que por este camino se obtenga un conocimiento no significa, sin más, que se pueda explicitar claramente en la conciencia. Aunque se manifieste la iluminación decisiva de pronto, cuando se cultiva la ascesis, no se sigue que la verdad más íntima a nosotros coincida con las manifestaciones de la realidad.

La epifanía del secreto de la realidad no se puede captar con meras afirmaciones.

El arte de mirar (Dogen). Texto escrito en 1233

Infórmate sobre nuestros servicios y consulta la programación de retiros, cursos y talleres.

 

 

Iluminación: El reflejo de la luna en el agua (Dogen)

Iluminación

El logro de la iluminación es como el reflejo de la luna en el agua. Ni se humedece la luna ni se quiebra la sobrehaz de las aguas.

Grande es la luna, y amplio es el radio de sus rayos de luz, pero cabe toda en una gota de agua. Toda la luna y todo el cielo se contienen reflejados en cada gota de rocío.

No poner obstáculos a la iluminación es dejarse, sin más, ser reflejo, del mismo modo que la gota de rocío no impide que se reflejen en ella el cielo y la luna

La profundidad del agua pone de manifiesto la altura de la luna. Según lo grande o pequeño de la superficie del agua y según sea la luna creciente, llena o menguante, así varía el reflejo. Lo mismo pasa con la iluminación.

Quien no se ha ejercitado suficientemente en aprender con cuerpo y alma la enseñanza de la iluminación, cree que ya la domina. Quien se ha empapado de ella en cuerpo y alma se da cuenta de lo que le falta.

El arte de mirar. Dogen. Texto escrito en 1233

Infórmate sobre nuestros servicios y consulta la programación de retiros, cursos y talleres.

la leña ardiendo y la ceniza (Dogen)

La leña ardiendo se hace ceniza y no vuelve a ser leña.

Pero no creamos que la leña ardiendo y la ceniza están en relación de antes y después.

La leña ardiendo existe como leña ardiendo, y después existe la ceniza.

En ese sentido, hay un antes y un después, pero ni la leña ardiendo es el antes de la ceniza, ni la ceniza el después de la leña ardiendo.

El antes es antes, y el después es después.

Así como la leña ardiendo, una vez que se ha convertido en ceniza, no vuelve al estado de leña, tampoco nosotros, después de morir, volvemos a esta vida presente.

Por eso no se habla en el budismo de que la vida se haga muerte.

La vida, en cierto sentido, no es vida, es un “des- nacer”.

Tampoco se dice en el budismo que la muerte se haga vida. El morir es un “des-perecer”.

Tanto la vida como la muerte son un modo temporal de ser del todo.

Es como el invierno y la primavera. No decimos que el invierno se convierte en primavera, o ésta en verano.

El arte de mirar. Dogen. Texto escrito en 1233

Infórmate sobre nuestros servicios y consulta la programación de retiros, cursos y talleres.

 

El arte de mirar (Dogen)

El arte de mirar

Cuando vemos la forma y el color de las cosas no sólo con la vista, sino con todo el cuerpo y la mente, o cuando escuchamos los sonidos no sólo con el oído, sino con el cuerpo y la mente enteros, nuestro modo de conocer ya no es como cuando se reflejan imágenes en un espejo o la luna en el agua. Más bien estamos identificados con las cosas, y la diferencia entre la realidad absoluta y su epifanía en los reflejos no es más que la de un anverso a la luz y un reverso en la sombra.

Para aprender el camino de la iluminación hay que conocerse a sí mismo. Para conocerse a uno mismo hay que olvidarse de sí. Olvidarse de sí es hacerse transparente a todo y dejarse iluminar por todas las cosas.

Hacerse transparente a todo y dejarse iluminar por todas las cosas es despegarse de todo apego al cuerpo y a la mente, tanto propios como ajenos. Para ello hay que desprenderse incluso del apego a la iluminación, a la vez que se busca realizarla en cada momento.

Todos los que buscan la verdad se extravían al principio por sus alrededores. Se asienta tranquilamente en la verdad quien se percata de que se le ha trasmitido ya directamente y que la tiene dentro de sí.

El navegante

Si el navegante fija la vista en la costa, recibe la impresión de que la playa se aleja. Pero si vuelve la vista a su alrededor, se da cuenta de que es el barco el que se mueve.

Cuando tratamos de ver todas las cosas a partir de nuestro propio cuerpo y mente, pero sin conocer correctamente lo auténtico de nuestro propio cuerpo y mente, caemos en la ilusión de creer que éstos son algo inmutable. Pero si reflexionamos a fondo sobre nuestra vida cotidiana y retornamos a lo que hay en el reverso de ella, a lo absoluto dentro del presente, entonces comprendemos la verdad profunda de la íntima interdependencia de todas las cosas.

El arte de mirar (Dogen) Escrito en 1233 

Infórmate sobre nuestros servicios y consulta la programación de retiros, cursos y talleres.

 

El efecto de la Gratitud en nuestro cuerpo

Gratitud

Cuando generamos sentimientos de gratitud en nuestros pensamientos, activamos el sistema de recompensa del cerebro, localizada en un área llamada Nucleo Accubens. Este sistema es responsable por las sensaciones de bienestar y placer en nuestro cuerpo.

Agradece, libera Dopamina y siente placer

Cuando el cerebro identifica que algo bueno sucede, que existen cosas en nuestra vida que merecen reconocimiento y somos agradecidos por eso, ocurre liberación de “Dopamina”; un importante neurotransmisor que aumenta la sensación de placer.

Por eso, las personas que manifiestan agradecimiento viven en niveles elevados de emociones positivas, satisfacción con la vida, vitalidad y optimismo.

La gratitud debe ser construida por nuestro pensamiento. Genera este reconocimiento interno, pensando en tus logros.

Oxitocina

Por la vía neural, la gratitud estimula las vías cerebrales para la liberación de otra hormona llamada Oxitocina. “La Oxitocina“, estimula el afecto, trae tranquilidad, reduce la ansiedad, el miedo y la fobia.

Ejercitar el sentimiento de estar agradecido a la vida disuelve el miedo, la angustia y los sentimientos de rabia. Ayuda a controlar los estados mentales tóxicos e innecesarios.

Tú escoges

Es de suma importancia tener presente que, nuestro cerebro, no es capaz de sentir, al mismo tiempo, gratitud y angustia. Tú eres quien escoge qué sentir.

Ocupa tu estado interno, y ejercítate, diariamente, con la gratitud.

Inicia tus días con una actitud positiva. Se agradecido.

Por las mañanas, piensa en los diversos motivos que tienes para sentirte agradecido, y termina tu día reflexionando sobre las acciones o pensamientos que te darán placer.

La gratitud y el amor son formas de reconocimiento. Cultiva la gratitud en tu corazón, y vive más y mucho mejor.

Fuente: http://creeenvos.com/espiritualidad/la-neurociencia-explica-el-poder-de-la-gratitud-en-nuestro-cuerpo/

Infórmate sobre nuestros servicios y consulta la programación de retiros, cursos y talleres.

Eres una Diosa…

Eres una Diosa…

Estoy cansada, harta de que las mujeres desconozcan su grandeza. Su esencia mágica.

Eres bella, poderosa, irresistiblemente enigmática.
No permitas que nadie te reste valor.
Quien no sepa amarte, respetarte, admirarte… conseguirá de ti… sólo tu ausencia.

Rodéate de verdaderos amantes de la vida,
de poetas.

Rodéate de personas que tengan
esa fibra de más en sus corazones
que sólo las grandes almas poseen.

Rodéate de quien al mirarte, le brillen los ojos. De quien se emocione al escuchar tu nombre.

Rodéate de personas que sepan ver y valorar tu exquisito mundo interior.
Eres inteligente, emocional, valiente.
Nadie es superior a ti.

Ser mujer no te hace ni peor ni mejor
que nadie.
Ser mujer es, simplemente, una bendición,
un regalo de la vida, del sabio universo. Siéntete afortunada.

Como tú desconoces tu grandeza, permites que cualquiera te haga bajar a su nivel.

¿Por qué caes tan bajo cuando deberías estar tocando con tus manos las estrellas?

Eres inmensamente hermosa.
No necesitas maquillarte.
Tu sonrisa es tu mejor pintura.
Sonreír es el arte de levantarte y elevarte. Cuando sonríes, tu rostro se ilumina,
se detiene el mundo y se reinicia el tiempo.
Tu sonrisa es tu mejor arma.
Úsala sin mesura.
Acepta los halagos y aprende a borrar
de tu Corazón cualquier mensaje debilitador. No te restes valor.
No te vistas para gustar.
Vístete para gustarte.
Usa tacones si lo deseas,
pero pisa con fuerza.

Tu nacimiento no es casual

Este mundo, a veces tan hipócrita,
necesita un equilibrio.
Necesita de almas hermosas como la tuya,
para contrarrestar tanta ignorancia.

Créeme cuando te digo
que el mundo es mejor con tu presencia. Créeme cuando te digo que mereces Amor, mucho Amor.
Que mereces que te traten con respeto.

Mereces que la suave brisa
acaricie tu rostro y te sientas dichosa

Créeme cuando te digo…
que eres una princesa,
una guerrera,
una diosa…

Publicado por Manuela Madero en el grupo de WhatsApp de EVOLUCION.CENTER

Infórmate sobre nuestros servicios y consulta la programación de retiros, cursos y talleres.

Abierto el plazo de inscripción
Post recientes
Suscríbete al blog

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Comparte en tus redes sociales
Close

CONTACTA CON NOSOTROS

Refuerza tu poder personal y el de tu organización

  • Suscríbete al blog por correo electrónico

    Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

    Únete a otros 3.984 suscriptores

  • Subscribe error, please review your email address.

    Close

    You are now subscribed, thank you!

    Close

    There was a problem with your submission. Please check the field(s) with red label below.

    Close

    Your message has been sent. We will get back to you soon!

    Close

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies