Confía

Confía en tu cuerpo, escúchalo, siéntelo y permite que se exprese en libertad, mímalo. Nota su fuerza, su forma, su textura; confía en el cuerpo.

Confía en tu intuición, escúchala, siéntela y permite que se exprese en libertad, mímala. Nota su poder, su agudeza, su visión; confía en la intuición.

Confía en la vida, escúchala, siéntela y permite que se exprese en libertad, mímala. Nota su grandeza, su hermosura, su milagro; confía en la vida.

La realización del alma

El hombre progresa, de una época a otra, hacia la plena realización de su alma, de ese alma que es más grande que todas las riquezas acumuladas por él, que todas las acciones realizadas por él, que todas las teorías construídas por él, ese alma cuya marcha hacia adelante no es detenida ni por la muerte ni por la disolución.

Rabindranath Tagore

He tenido cuatro grandes revelaciones en mi vida. Una de ellas, en particular, afectó profundamente a mi visión de la naturaleza del poder.

El día que tuve esa revelación estaba impartiendo un seminario a un grupo inusualmente reducido de personas, algo que me gusta porque me permitía conocer a cada uno de los participantes. Estaba trabajando con material nuevo y disfrutando del proceso de compartir información y notar la respuesta de mi auditorio en un ambiente tan íntimo. Pero aquel día, cuando hacía menos de una hora que estábamos reunidos, noté algo raro en la atmósfera. Aunque todavía era media mañana, todo el mundo se encontraba en ese estado de inquietud y distracción que generalmente suele invadir en torno a la media tarde. Sugerí que nos tomáramos un descanso para despejarnos un poco, pero, incluso después de un breve paseo, el grupo volvió al cabo de media hora con la misma disposición.

Durante la comida, uno de mis alumnos, un hombre de mediana edad, me preguntó si podía comentarme un problema personal. En cuanto nos quedamos a solas me dijo:

—Nada funciona en mi vida. No me va bien en las relaciones. No me gusta mi trabajo. Apenas tengo amigos. ¿Puede decirme cuál es mi propósito en la vida? Estoy seguro de que, si lo supiera, sería feliz.

Habitualmente, cuando alguien me pide ayuda, incluso si no puedo darle una respuesta, inmediatamente recojo su energía y  me asaltan imágenes de su pasado y presente. Esas imágenes a menudo ayudan a la persona a encontrar una respuesta. Pero aquella vez no sentí nada. De hecho, la nada adoptó la forma de algo pesado, denso y espeso, una especie de niebla que casi me sumió en el sueño. Me esforcé por salir de aquella nube de modorra, pero mi mente estaba más en blanco de lo que había estado jamás y al final tuve que admitir:

—No tengo ni idea de qué decirle, y no me puedo imaginar por qué.

Él me contestó:

—No me extraña. Nadie me puede ayudar.

Seguí intentándolo y le hice preguntas sobre su vida, y para todas ellas tuvo la misma respuesta.

—¿Hace algo especial en su tiempo libre?

—No.

—¿Hay algún trabajo que le gustaría probar?

—No.

—¿Ha habido algo que usted no haya hecho en el pasado y que le

gustaría hacer ahora?

—No.

—¿Está buscando algún tipo de amigo en particular?

—No.

Siguió igual durante unos cinco minutos, y después le dije:

—Bueno, eso es todo lo que se me ocurre preguntarle. Lo siento.

Cuando me alejé de él, me di cuenta de que me sentía mejor cuanto más lejos estaba. La sensación de peso psicológico y espesamiento mental se esfumó completamente en cuanto me encontré en otra sala. Fue entonces cuando, súbitamente, me di cuenta de que aquel hombre no tenía ninguna base   consciente   de   poder.   Estaba   física, emocional y espiritualmente agotado. Carecía de todo poder. Era su energía —o la palpable falta de ella— lo que había dejado en blanco a la clase entera, sumida en una atmósfera de inconsciencia y de opresiva modorra, no por malicia de aquel hombre, por supuesto, sino como consecuencia natural de su falta de fuerza vital. Cuando hubo acabado el seminario, pensé largamente sobre aquel pobre hombre porque sólo me había encontrado con casos muy contados de personas con tal vacío donde debería haber un campo energético. Seguí pensando en cómo podía haber acabado así hasta que un día, de repente, recuperé  la respuesta. Se me apareció bruscamente la imagen de la carretera de ladrillos de la película El mago de Oz, y vi que cada uno de nosotros debe seguir un camino en particular que se nos va revelando. Tenemos que enfocar nuestra vida como un viaje, y en cada paso que damos, darnos cuenta de lo que nos rodea y aprovechar las oportunidades que se nos presentan. La forma en que actuamos —las decisiones que tomamos y las elecciones que hacemos cuando nos enfrentamos a oportunidades o desafíos— nos ayuda a desarrollar nuestra fuerza interior. Así es como acrecentamos nuestro poder personal. Si ignoramos todo cuanto nos rodea, si descubrimos nuestros sentidos con una nube de indiferencia, nos perderemos las coincidencias y sincronías que señalan hacia dónde debemos ir y qué debemos hacer. Tenemos que reconocer, aceptar y responder con gratitud a esas sincronías. El hecho de adquirir conciencia de la ayuda que se nos ofrece y estar dispuestos a utilizarla incrementa nuestro poder personal.

El hombre del seminario mostraba todos los indicios de no haber sabido percibir ninguno de estos intentos del universo para llamar su atención y parecía derrotado por las decisiones que había tomado. Pero las consecuencias de su falta de poder no sólo le afectaban a él desde el punto de vista físico y emocional: tenían un alcance cósmico. Afectaban a todo el que le rodeaba.

Parece como si el universo sintonizara el fortalecimiento interior con la disposición a aprovechar el propio poder personal: cuando el discípulo está dispuesto a aprender, aparece el maestro. Pero necesitamos reconocer al maestro, que es la señal, necesitamos oír y seguir la llamada de la señal. Irónicamente, aquel hombre a quien yo no pude ayudar, en el fondo me ayudó a mí: catalizó mi propia revelación y me impulsó a enseñar a la gente a entender e interpretar experiencias vitales a través del filtro del poder.

Caroline Myss. El poder invisible en acción

Vuelve a ser como niño

Todos hemos escuchado muchas veces que el futuro no existe, que el pasado pasó y que tenemos que vivir el presente. Esta frase es la esencia de la felicidad, el estar conectado en el hoy, con la conciencia plena del segundo, del minuto, de la hora, de que sólo existe lo estamos haciendo y estamos viviendo ahora. Es la felicidad del sabio. Ahí es donde tenemos que llegar en nuestro recorrido de evolución, por eso te invitamos a que te sueltes, a que relajes todas tus células y tu mente, y disfrutes de la energía de la naturaleza, que es tan grandiosa y es inagotable.

Te proponemos que dejes todo lo que habías pensado hacer y te acerques a ese parque que tienes tan cerca, a esa playa, a esa montaña, y seas uno con ese ábol, con esa luz, con ese mar plateado, con esas risas que integras en tu ser, y hacen que tus células vibren al son de la felicidad.

Te retamos a que cada vez que no estés en la esencia del presente releas este texto y te sirva de reencuentro con tu ser.

Con mucho amor, Elena y José Carlos

La unión del cielo y la tierra

La astrología es un camino de evolución personal que se adentra en los hilos invisibles que mantienen unido el cielo con la tierra, en la relación de las energías espirituales con el acontecer diario de nuestras vidas en el plano humano.

El conocimiento astrológio se pierde en la noche de los tiempos, y surge de la experiencia de aquellos primeros hombres y mujeres que se sintieron por primera vez conectados al devenir del universo, de las constelaciones, las estrellas, los planetas, la luna, del sol.

Cada uno de nosotros viene a este plano humano con una misión. Todo es perfección en el universo. Cada hoja que cae de un árbol lo hace en el momento correcto y adecuado del gran ciclo de la vida. La astrología te enseña la misión que te han encargado en el cielo, y te guía para hacerla aquí en la tierra.

Tu carta astrológica natal es una herramienta muy poderosa para conocer las energías que dibujan el paisaje de tu vida y para conectarte con tu misión, y está al alcance de tod@s.

Con cariño, Elena

Homenaje a Phil Bosmans

“Cada vez es más evidente para todos que sólo sobreviviremos… no a merced a un equilibrio perfecto de poder en el mundo, ni al bienestar, ni al confort, ni merced a la ciencia, ni a la técnica, ni a las maravillas de la electrónica, sino sólo merced a ese solo hecho tan humano y divino: el amor.

En nuestra artificiosa sociedad se ha cometido un error. Se ha olvidado algo, algo fundamental, imposible de sustituir por nada más. Se dictaron leyes sociales, se establecieron instrucciones sociales y servicios de relaciones públicas, pero se olvidó que todo eso carece de sentido si en cada relación humana, tras las ventanillas y a través de los dossiers de papel, no resulta visible ni perceptible un corazón humano. Se olvidó tener en cuenta la mayor fuerza socializadora y comunitaria que Jesús trajo al mundo cuando dijo: <Amaos los unos a los otros>.

Occidente no anda falto de conocimientos de técnicas, de habilidades, sino básicamente falto de amor.

Al igual que una flor necesita el sol para convertirse en flor, así el hombre necesita el amor para hacerse hombre. El amor es la base de toda convivencia sana. Donde se hace espacio para el ejercicio del corazón, el hombre pequeño, débil, vuelve a estar en el centro de la convivencia y de la colaboración, en el centro del acontecer social, político y económico.

No digas: <Se trata sólo de justicia>. Yo te contesto: <La justicia sin amor es una utopía. El amor sin justicia es una mentira>.

El amor ha de ser la norma.

Todo es en vano si no funciona el corazón. Más que una casa confortable, una mesa bien cubierta y buena salud, el hombre necesita el amor. Porque sólo en el amor puede hacerse hombre y también el hombre pequeño se siente seguro y recogido.

¡Se trata del amor! Amor, una palabra tan breve para decirlo todo”.

Phil Bosmans escribió estas palabras en el año 1979.

 

 

Energía, acción y movimiento

La energía es acción y movimiento. Toda acción es movimiento y toda acción es energía. Todo deseo es energía. Todo pensar es energía Todo vivir es energía. Toda vida es energía. Si se le permite, esa energía fluye sin contradicciones, sin resistencias, sin conflictos; no tiene límites ni fin. Cuando no hay oposición, no tiene frontera. Son las resistencias las que la limitan. Cuando uno observa este hecho, se pregunta por qué el ser humano introduce siempre resistencias en la energía, por qué las crea en el movimiento que se llama vida. ¿Es que la energía pura, la energía sin limitaciones no es, para él, sino una idea? ¿No es una realidad?

Krishnamurti

La respuesta

Un gran rabino visita una pequeña aldea en Rusia. Era un acontecimiento de principal importancia para los judios de la aldea, de modo que cada uno pensó largo tiempo e intensamente las preguntas que plantearía al hombre sabio. Cuando finalmente éste llegó, todo el mundo se había reunido en la sala más amplia disponible, y cada cual preparaba su pregunta. El rabino entró en la sala y sintió una gran tensión. Nada dijo durante un momento, y luego comenzó a murmurar un himno. Pronto toda la sala murmuraba con él. Se puso entonces a cantar, y pronto todos cantaban con él. Después se puso a bailar, y muy pronto toda la asamblea se había entregado a la danza. De este modo, cada uno llegó a ser completamente él mismo, y curó sus desgarrones interiores, ésos que le impedían acceder a la comprensión. Cuando se hubo danzado durante un buen rato, el rabino retardó gradualmente el movimiento hasta detenerlo, miró a la asamblea, y dijo: ¨Creo que he respondido a todas vuestras preguntas”.

La meditación es una reintegración del ser a sí mismo.

¿Negro, blanco?

“En la oscuridad no veáis sólo el lado oscuro. En la luz no veáis sólo el lado luminoso”

Los colores son esenciales para nuestro equilibrio, cada tono envía su vibración y lleva su propia fuerza. Cada color posee un magnetismo especial que estimula, inconscientemente, ciertas reacciones nerviosas y psíquicas. Existe una magia de los colores, que es posible practicar; así, conforme nuestra personalidad y nuestro momento, los colores pueden ser benéficos o nefastos, agradables o desagradables.

El blanco

Blanco como la luz original existente antes de que el dios del Génesis creara el Cielo y la Tierra. Color de la unidad, de la pureza, fue siempre empleado como tal en los ritos de iniciación de las religiones del mundo entero. Contiene en él todos los demás colores, y los acoge. Se presta a las mezclas, es una base indispensable. El pintor crea su cuadro sobre una tela blanca, nosotros podemos hacer otro tanto con nuestro adornos o nuestra ropa. El blanco es como un espejo que refleja el universo, su vibración nos devuelve a nosotros mismos, refleja un ideal de claridad y transparencia.

El negro

La antítesis del blanco, el otro color de la dualidad natural. Blanco y negro, bien y mal, día y noche, yin y yang, vida y muerte. Se ha atribuído a este color toda la negrura de que es capaz la humanidad, que incoscientemente discriminamos con arreglo a los términos de la magia en fuerzas negras y blancas, maléficas y benéficas, que juegan su interminable partida de ajedrez cósmico. Los dos crean el símbolo evidente de ese antagonismo profundo que está en la naturaleza de cada uno de nosotros. Dr. Jekyll y Mr. Hyde: lo claro coexiste con lo oculto. En la vestimente, el negro da cierto aire de dignidad y afina los rasgos. Como el blanco, suscita la concentración: uno evoca la ascensión de la vida, del espíritu. El otro la descomposición-germinación sobre la cual se fundan la vida y la consciencia… Pero atención, el negro puede ser igualmente un signo de compensación, de rebelión profunda.

¿Negro, blanco? Los dos existen, eternamente inseparables.

 

Nos encantaría conocerte mejor

Nos encantaría conocerte mejor a través de las redes sociales de evolucion.center; ahí podrás ponerte en contacto con otras personas, hombres y mujeres de todas las edades, que están en el mismo camino que tú.

En el Blog encontrarás reflexiones, información y herramientas de autoconocimiento que te mostrarán nuevos caminos para tu evolución personal y profesional.

En la web mantenemos actualizada nuestra oferta de cursos y talleres.

En Twitter (@evolucion) lanzamos diariamente breves reflexiones que te ayudarán a expandir tu consciencia. Bajo el lema #evolución comparte tus sensaciones y entra en contacto con personas que están en tu mismo proceso.

En Facebook (evolucion.center.es)  encontrarás referencias de actividades, textos y videos interesantes que te ayudarán a reforzar tu poder personal y profesional.

Y en Instagram evolucioncenter te ofrecemos imágenes y textos inspiradores que también podrás comentar y compartir con tus amistades…

¡Muchas gracias de nuevo por tu confianza, y disfruta del viaje!

La orilla del despertar

“Id, id, id todos juntos, id más allá del más allá, a la orilla del despertar”

Despertar, evolucionar, caer en la cuenta, renacer… Son verbos que describen la experiencia de quien toma una nueva consciencia de su propio Ser y de su lugar en el mundo.

Esta web se propone iluminar la orilla del despertar.

Por eso, si sientes que existe esa otra orilla, la orilla del despertar, si escuchas de vez en cuando su llamada, pero aun no te has decidido a soltar, bienvenid@ a esta web, tus comentarios y contribuciones serán muy útiles…

Si ya te soltaste (o te empujaron para hacerlo) y ya disfrutas en la orilla del despertar, bienvenid@ a esta web, tus comentarios y contribuciones también serán muy útiles…

Y si te sientes dormid@, y aun así estas líneas han llegado hasta ti, bienvenid@ también a esta web: te vamos a dar una buena noticia, no estás tan dormid@ como crees, y tus comentarios y contribuciones serán muy útiles…

En la página principal https://evolucion.center puedes descargar la Guía “7 pasos para recuperar tu poder personal”. El próposito de esta Guía no es añadir nueva información, nuevas creencias a tu mente, ni tratar de convencerte de nada, sino ofrecerte un modo sencillo para ayudarte a sacar a la luz la mejor versión de ti mism@… Es un primer paso en tu camino hacia la orilla del despertar.

Cada pregunta recibe la respuesta que le corresponde

En la naturaleza, la acción y la reacción son continuas. Todo está conectado con todo. Ninguna parte, nada está separado. Todo está conectado, es interdependiente. Por doquier, cada cosa está conectada con todas las demás. Cada pregunta recibe la respuesta que le corresponde.

Lo que me sucede hoy es la respuesta a lo que hice ayer, y la causa de lo que sucederá mañana.

Busco respuestas nuevas, luego necesito nuevas preguntas. Si me pregunto: ¿Qué falta en mi vida? ¿Qué sobra en mi vida?, no puedo evadir la respuesta. El camino ya está trazado en mi interior. Ahora solo debo tener el coraje de seguir las señales.

Rendid culto a vuestro amor

Primer acto.

Preparar vuestro dormitorio como si fuese un templo, esto es, con flores, velas, música e incienso. Colocad un colchón con una almohada en cada extremo; así podréis sentaros cara a cara, uno frente al otro. Situad una vela encendida entre las dos almohadas. Cuidad de que haya suficiente espacio entre las almohadas para que podáis estar cómodamente sentados con la vela en medio. Escoged una música (de unos cuarenta y cinco minutos de duración) que abra y expanda vuestra energía. Colocad otro almohadón o silla en ambos extremos del dormitorio, bien alejados del centro del mismo.

Preparad la habitación con media hora de anticipación y no entrad en ella hasta que llegue el momento indicado; durante este tiempo la música estará sonando.

Segundo acto. El encuentro conmigo mism@

Daos una ducha y en silencio encontraos en la puerta del templo. Usad ropa suelta y cómoda para que podáis quitárosla con facilidad si ese es vuestro deseo. Poned en marcha la cinta o el CD; o, si ya había música, dejadla que siga tocando. Acercaos lentamente a los dos almohadones o sillas colocados en los extremos opuestos de la habitación y meditad sentados durante unos diez o quince minutos. Cerrad los ojos, y permitid que una sensación de tranquilidad surja dentro de vosotr@s. Olvidaos de la otra persona y centrad la atención en vosotr@s mism@s. Haced que vuestro estado de consciencia se deslice hacia abajo por vuestra espina dorsal hasta llegar al vientre. Inspirad aire hasta un nivel de cinco centímetros por debajo del ombligo. Espirad el aire después de contar tres. Inspirad el aire después de contar tres. Mantened vuestro estado de consciencia en vuestro vientre. Respirad de esta forma durante varios minutos.

Tercer acto. La aspiración de la luz, el camino hacia el otro, mirarse

Cuando tengáis la sensación de que estáis “llegando” a vuestro cuerpo, abrid los ojos. Procurad que la visión sea suave y hacia dentro como si el templo estuviese mirando dentro de vosotr@s. Poneos de pie lentamente con la sensación de que vuestras piernas y pies están adheridos al suelo, y emplazad un intenso estado de consciencia en vuestro cuerpo de modo que se despierte la energía que hay en él. Continuad con la respiración consciente, y cuando inspiréis, imaginaos que estáis tomando luz.

Con ese estado de consciencia comenzad a andar lentamente hacia el lugar donde se va a rendir culto al amor. Cuanto más lentamente andéis mejor, ya que durante el trayecto vais a permitir que se desarrolle en vosotr@s mism@s la impresión de que sois más energía que cuerpo. Sentaos cara a cara, uno frente al otro, en el colchón, mirando la llama de la vela que hay entre vosotros.  Dejad que la luz circule por vuestro cuerpo; para ello, aspirad de forma sincronizada como si la respiración le estuviese hablando a vuestra pareja. Cuando sintáis que estáis llenos de luz, levantad vuestros ojos para que se encuentren con los de vuestra pareja e intercambiad energía a través de ellos.

Cuarto acto. El abrazo del alma

Después de un cierto tiempo el hombre retira la vela del colchón. La mujer avanza un poco hacia el centro del colchón para sentarse cara a cara sobre las piernas del hombre, que está sentado con las piernas cruzadas, y ambos os abrazáis el uno al otro. Seguid respirando sincronizados haciendo circular la luz. Continuad con el ejercicio de respiración y haciendo circular la luz hasta que se acabe la música. A su debido tiempo, separaos lentamente y rendid culto a vuestra pareja dándole las gracias y expresándole vuestra gratitud, y terminad con la correspondiente inclinación de cabeza.

¡Dedicamos tanto tiempo a tantas cosas intrascendentes… Y tan poco a lo verdaderamente importante!

¿Qué es el Coaching?

El Coaching es un método de trabajo para el desarrollo personal y profesional orientado al logro de objetivos. Utiliza diversas técnicas y herramientas procedentes de diversas disciplinas, como son la filosofía, las neurociencias, la programación neurolinguística, la psicología, entre otras.

El trabajo de Coaching se basa en el reconocimiento de que eres la única persona que posee el conocimiento completo de tu vida en los diferentes ámbitos en que te mueves (laboral, social, familiar, personal), y por tanto, en una doble certeza: en primer lugar, la certeza de que las mejores respuestas para alcanzar tus metas en relación con los diferentes planos de tu Ser (hábitos y comportamientos, estado emocional, creencias sobre ti mismo y sobre el mundo, etc.) radican en tu interior; y, también, la certeza de que dispones de la capacidad creativa necesaria para encontrarlas.

Partiendo de esta base, la responsabilidad del Coach es:

  • Asegurarse de que descubras, clarifiques y priorices los pasos a dar en la búsqueda y consecución de tus objetivos en los diferentes planos de tu Ser.
  • Asegurarse que eres tú quien aporta tus propias soluciones y estrategias, sintiéndote autor y responsable de ellas y de sus consecuencias.
  • Asegurarse que, como consecuencia del proceso, aumentas tu satisfacción personal y autoconfianza en la toma de decisiones, más allá, incluso del proceso de coaching que estás viviendo.

Durante el proceso de Coaching:

1.- Te ayudamos a reconocer tus propios recursos y hacer uso de ellos en el momento oportuno.

2.- Te ayudamos a descubrir y ejercitar tus potencialidades, tus dones y talentos.

3.- Te ayudamos a descubrirte a ti mism@, a tu Ser completo, a profundizar en tu  propio conocimiento y enriquecerlo aún más.

4.- Te ayudamos a encontrar tu equilibrio y bienestar emocional, haciéndote mucho más consciente de ti mism@, de tu Ser y de tus circunstancias, impulsándote a reflexionar sobre todo ello y a dibujar un camino para tomar las riendas de tu vida y actuar para alcanzar tus sueños.

5.- Despertamos tu curiosidad,  motivándote a progresar más allá de tu zona de confort.

6.- Te ayudamos a establecer relaciones satisfactorias, favoreciendo una comunicación integral y fluida con todas las personas y situaciones que forman parte de tu territorio vital.

7.- Te ayudamos a ejercitar y mantener abiertos tus canales de comunicación contigo mism@ y con el resto del Universo.

8.- Te ayudamos a aclarar tus objetivos, a reconocer los obstáculos y encauzar el camino para lograrlos, mejorando tu capacidad para tomar decisiones y favoreciendo tu responsabilidad sobre las mismas.

9.- Impulsamos tu proceso de aprendizaje, animándote a eliminar esos miedos tóxicos que te impiden asumir nuevos riesgos, una vez sopesados tus recursos y las posibles consecuencias de empezar a recorrer caminos nuevos.

10.- En definitiva, te ayudamos a encontrar un renovado equilibrio entre los niveles físico, emocional, mental y espiritual de tu Ser.

Volverse hacia sí mismo

Las técnicas de meditación son un viaje esencial al interior de uno mismo. Volverse hacia sí mismo, abrir las puertas de la percepción, desarrollar el potencial vital, desarrollar las fuerzas del amor, de la acción, redescubriendo el mundo a través de una nueva lucidez de conciencia y libertad…

La meditación produce esencialmente un estado fisiológico de profunda relajación, junto a un estado de estimulación psíquica.

Nuestros talleres te permitirán experimentar en plena Sierra de Aracena, un entorno natural único, con diversas técnicas de meditación que te conducirán al conocimiento más esencial: el de uno mismo.

Los ejercicios que te proponemos son simples y accesibles a todos: postura justa, respiración profunda, atención al instante y al cuerpo, purificación de la mente, estar en el mundo… Tu metabolismo baja, al igual que los ritmos cardiacos y respiratorio, se aquietan mente y corazón, y empieza la presencia atenta. Y en esa misma presencia, un universo infinito se revela poco a poco: el nuestro.

Si sientes que te mereces un alto en el camino para conectar con tu ser interior y restablecer la paz, la armonía y el equilibrio, podemos ayudarte. Contacta con nosotros y te informaremos sin compromiso.

Abierto el plazo de inscripción
Te interesará…
Suscríbete al blog

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Close

CONTACTA CON NOSOTROS

Refuerza tu poder personal y el de tu organización

  • Suscríbete al blog por correo electrónico

    Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

    Únete a otros 5.088 suscriptores

  • Subscribe error, please review your email address.

    Close

    You are now subscribed, thank you!

    Close

    There was a problem with your submission. Please check the field(s) with red label below.

    Close

    Your message has been sent. We will get back to you soon!

    Close

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies