fbpx
El buscador

En busca de mí mismo

El buscador es el que está en busca de sí mismo. Abandone todas las preguntas excepto una: «¿quién soy yo?». Después de todo, el único hecho del que usted está seguro es que usted es. El «yo soy» es cierto. El «yo soy esto» no. Esfuércese en encontrar lo que usted es en realidad.

Para saber lo que usted es, primero debe investigar y conocer lo que usted no es.

Descubra todo lo que usted no es —el cuerpo, los sentimientos, los pensamientos, el tiempo, el espacio, esto o eso— nada, concreto o abstracto, que usted perciba puede ser usted. El acto mismo de percibir muestra que usted no es lo que usted percibe.

Cuanto más claro comprenda que en el nivel de la mente usted solo puede ser descrito en términos negativos, tanto más rápidamente llegará al fin de su búsqueda y se dará cuenta de que usted es el ser sin límites.

No necesitas llegar a nada

Lo que usted puede señalar como «esto» o «eso» no puede ser usted mismo. Ciertamente, usted no puede ser otro «algo». Usted no es nada perceptible o imaginable. Sin embargo, sin usted no puede haber ni percepción ni imaginación. Usted observa al corazón sentir, a la mente pensar, al cuerpo actuar; el acto mismo de percibir muestra que usted no es lo que usted percibe.

Usted no necesita llegar a nada, pues usted ya lo es todo. Abandone su apego a lo irreal y lo real caerá en su propia cuenta rápida y suavemente. Deje de imaginarse que usted es o que usted hace esto o aquello y la comprehensión de que usted es la fuente y el corazón de todo amanecerá en usted. Con esto vendrá un gran amor que no es elección o predilección, ni apego, sino un poder que hace a todas las cosas dignas de amor y amables.

Sri Nisargadatta Maharaj

Podemos ayudarte

¿Deseas enfrentarte y vencer las resistencias que te están impidiendo colocar el amor en el centro de tu Vida? ¿Quieres poner todo tu Ser a trabajar a favor de tí y de tus sueños? Podemos ayudarte. Hoy es un día perfecto para empezar. Te acompañamos en ese camino apasionante.

Nada que conseguir

Permanecer en la escucha

¿Qué significa entonces llegar a familiarizarse más con uno mismo? Significa llegar a estar más informado sobre lo que no eres, sobre tu cuerpo, tus sentidos, tus emociones, tu mente. Este es un movimiento diametralmente opuesto al de intentar agarrar el conocimiento.

Debe venir a ti. Debes escuchar tu cuerpo, tus sentidos, tu mente, una escucha que exige dejar todo lo que crees saber, todo condicionamiento, todo esquema. Cuando permanecemos en esta escucha, las percepciones emergen de lo que la psicología llamaría el subconsciente y el superconsciente. Pero no pongas énfasis en las percepciones porque acentuar lo percibido te ata a la relación sujeto-objeto.

Primero, el acento está en el que percibe y, más tarde, te darás cuenta de que lo que se enfatiza es la propia escucha, hasta que finalmente te encuentras tú mismo en esta escucha. La escucha es el telón de fondo sobre el que aparece todo. Es quietud. Tu cuerpo, tus sentidos, tu mente y todos los estados, vienen y van, pero tú eres esa presencia intemporal.

Nada que conseguir

La idea de que hay algo que conseguir está profundamente arraigada, por eso continuamos viviendo en el proceso del llegar a ser, proyectando energía para adquirir o conservar algo. Pero la escucha sin motivo profundiza la convicción de que no hay realmente nada que ganar o perder y los condicionamientos se desvanecen en la mente, la agitación desaparece y queda la quietud.

Eres entonces como el pescador que no controla el pez ni el agua. Limítate a observar y acaba por sentir que todo está contenido en esa mirada, en ese silencio, que nada hay aparte de eso. En ese momento estás en el umbral de tu ser real y ningún deseo puede venir a interferir. Eres aprehendido por el propio Ser.

Jean Klein

Podemos ayudarte

No te diremos lo que tienes que hacer. No presionamos, ni aconsejamos, ni recomendamos. Exploraremos juntos, haremos preguntas, te ofreceremos interpretaciones que tal vez puedan sorprenderte. Desafíaremos respetuosamente tus modelos mentales para que desarrolles una nueva mirada que te permita descubrir nuevas acciones y posibilidades. Y te acompañaremos en el diseño de acciones que te faciliten el logro de los resultados que tanto buscas y tanto te mereces.

Nuestros servicios personales

El poder del perdón

El poder del perdón

Todo el mundo ha experimentado la dulce liberación del perdón, así como la dura frialdad de no perdonar. Conoces la diferencia, y sabes lo que tienes invertido en la historia que te impide perdonar. También sabes el alivio que sientes cuando perdonas realmente y te sacudes la carga.

Nuestros padres no eran perfectos. Consciente o inconscientemente hicieron cosas que nos hicieron daño, del mismo modo que nuestros abuelos hicieron cosas que dañaron a nuestros padres. Nuestros amantes, nuestros hijos, nuestros gobiernos y nuestras tribus rivales nos han hecho daño. Ahora es el momento de perdonar.

Cosas horribles

Continuamente se están haciendo cosas horribles en todo el planeta, en nuestras mentes individuales y en la mente colectiva. Perdonar estos horrores no significa necesariamente olvidarlos. Puedes perdonar y soltar sin olvidar. Cuando estás dispuesto a ver todos los horrores de la historia humana, se produce un gran aprendizaje que genera humildad. Por otra parte, también puedes reconocer todo el esfuerzo que es necesario para seguir aferrándose a la historia. Puedes ver que todo el esfuerzo y la atención puestos en aferrarse no son sino una meditación de no-perdón. Las historias siguen repitiéndose, y de forma obsesiva insisten sobre lo que uno debería haber hecho o lo que podría hacer la próxima vez. Esta reproducción continua de la historia agota tu energía. Es extenuante.

Honro la necesidad de recordar y ser testigo del horror que se ha cometido y se sigue cometiendo. Pero, generalmente, llevamos a ese recuerdo más odio, más sufrimiento y desdicha, lo que nos asegura todavía más odio, sufrimiento y desdicha.

¿Qué es lo que no estoy dispuesto a perdonar?

Cuando no estás dispuesto a perdonar y te aferras a una historia de sufrimiento y a quien te lo infligió, no dejas de maldecirle consciente o inconscientemente. Has de hacer lo posible por detener ese karma en ti, por decir: «No, esta vez no va a poder conmigo». Esta es la voluntad de estar en paz. Estar dispuesto a perdonar es el resultado natural de querer ser libre, y te aporta la claridad que te permite reconocer la tentación de aferrarte.

En nuestro deseo de aferramos a la revancha, nos mantenemos alejados de la experiencia de la libertad. Como con todo lo demás, en nuestro deseo de aferramos a una cosa, mantenemos otra alejada. En el deseo de dar algo, en realidad recibimos.

Puedes indagar directamente dentro de ti: ¿Qué es lo que no estoy dispuesto a perdonar? Al hacerlo, encontrarás otra oportunidad de traer a la conciencia lo que no se ve conscientemente, aquello que podría seguir manteniendo tu mente aprisionada. Aquí no se necesita ningún esfuerzo; sólo la voluntad de ser completamente honesto.

Una vez que, honestamente, has visto lo que no estás dispuesto a olvidar, puede que te resulte útil preguntarte: ¿Qué es lo que estoy dispuesto a perdonar? Reconoce el perdón y saboréalo por un momento. Es importante no forzar nada, así como limitarse a dar la bienvenida a todo en el corazón de la consciencia. ¿Puedes perdonar? ¿Puedes aceptar el perdón?

Gangaji

Podemos ayudarte

¿Deseas limpiar de tu alma las sensaciones de culpa y preocupación? ¿Necesitas aprender las lecciones del pasado y  establecer nuevos retos y objetivos? Si de una vez por todas has decido pasar página y poner todo tu Ser a favor de tí y de tus sueños, podemos ayudarte. Hoy es un día perfecto para empezar. Te acompañamos en ese camino apasionante.

Nuestros servicios

Dejar de ser víctima

Dejar de ser víctima

Independientemente de lo que el mundo refleje, tanto si las circunstancias son favorables como si son terroríficas, si internamente te cuentas una historia en la que eres la víctima, sufrirás.

Es muy simple. Si estás completamente seguro de no estar contándote una historia en la que eres la víctima y, sin embargo, sigues sufriendo, cabe la posibilidad de que estés mintiéndote. Estás siguiendo el hilo argumental de alguna antigua historia acerca de cómo te hicieron daño.

Tanto si la historia dice que Dios, tus padres o las circunstancias te han hecho daño, o que tú mismo te has hecho daño, tú eres la víctima en esa historia. Incluso los agresores más violentos, cuando se debilita su primera capa de agresividad, aducen una historia de haber sido dañados en algún momento pasado. Toda reacción violenta alimentada por la ira o la venganza conlleva siempre una historia de victimización.

Ver cómo se despliega esta historia de la víctima en tu propia vida es dar un paso importante hacia la verdadera libertad. Cuando realmente la ves, también ves que tienes que recrearla cada vez. Puede que surja en tu mente por la inercia adquirida, pero volver a representarla exige energía, atención, fe, emoción, así como algún tipo de disfrute masoquista del dolor. ¡Sí, reconocerlo es una conmoción! Comprobar que esto está operando en tu propia mente puede dejarte muy turbado.

Estar dispuesto a ver

Estar dispuesto a ver la realidad de uno mismo, estar dispuesto a ser libre, conlleva estar dispuesto a dejar de ser una víctima…, independientemente del dolor, de las circunstancias o de las acciones de otros. Dejar de ser una víctima no implica trivializar los horrores de tu vida, negarlos, edulcorarlos ni reprimirlos. Significa que puedes afrontar plenamente cualquier cosa que surja. No tienes que esconderte, que correr, que justificarte, que llorar, que maldecir ni que lamentarte. Simplemente puedes afrontar la vida tal como es.

¿Estás dispuesto a sacudirte tu historia de víctima? ¿Estás dispuesto a que esos horribles agresores se queden sin castigo? En cierto momento, tienes que estar dispuesto a cortar. Sí, ha habido un sufrimiento terrible, y tú has estado en ambos extremos de él. Lo has perpetuado, y lo has experimentado. ¿Estás dispuesto a concluirlo? Eres libre de sufrir y eres libre de dejar de sufrir. Nadie sino tú puede pararlo. Ahí es donde reside la libertad.

La libertad consciente es la libertad de afrontar el sufrimiento conscientemente, y después elegir conscientemente dejarlo ir. El aprisionamiento consiste en no ser consciente de esa elección. Puedes elegir ser libre o puedes elegir sufrir. Depende de ti.

Gangaji

Podemos ayudarte

¿Te sientes triste, falta de motivación, ansiedad? ¿Problemas de concentración, sobrepresión, miedos descontrolados? ¿Atraviesas un duelo? ¿Te encuentras ante una ruptura conyugal o de pareja, un divorcio? ¿Un cambio de trabajo, estrés…? Te ayudamos a recuperar la paz, fuerza, determinación, el equilibrio y la armonía interior que tanto te mereces y necesitas.

Nuestros servicios

Rendirse al amor

Rendirse al amor

Mucha gente tiene problemas con la palabra amor. El amor, tal como lo hemos conocido la mayoría de nosotros, puede ser sentimental, potencialmente caótico, y sin duda escapa a nuestro control. Y, sin embargo, lo que anhelamos es amor.

El amor no es una persona. Amor es el alma individual, colectiva y universal. Conocerte a ti mismo, rendirte a la verdad de ti mismo, es rendirte al amor. Mucha gente tiene conciencia de sus resistencias, y quieren rendirse, pero no saben cómo. La única barrera real a la rendición es no ver la historia que te cuentas a ti mismo sobre los peligros de rendirlo todo al amor. Y en la medida en que evitas rendirlo todo al amor, sufres. La medida en que intentas conservar la historia de quien crees ser es la medida en que te sientes aislado del amor.

Mientras no repares en este sentimiento: «Quiero la verdad, que es amor, más que ninguna cosa», te experimentarás como separado del amor. El amor es constante. El amor no es un aspecto de la verdad. La Verdad, Dios y el yo son aspectos del amor.

El corazón roto

¿Qué es lo peor que podría ocurrirte si te rindes al amor? Parece que lo que más miedo nos da es que nos rompan el corazón. Sin embargo, la resistencia misma a que se nos rompa el corazón es el corazón roto. La tragedia y la paradoja es que, para evitar que nos rompan el corazón, vivimos con el corazón roto. Cuando estás dispuesto a que te rompan el corazón un millón, un trillón, un quintillón de veces, entonces se revela el verdadero amor.

Deja que el mundo entero te rompa el corazón en cada instante de lo que te queda de vida. Entonces podrás vivir una vida de servicio al amor. Esto no significa aferrarse a relaciones abusivas, sino ser fiel a lo que siempre te es fiel a ti, y eso es el amor. Cualquier otra cosa es una historia. Si nunca investigas la historia, vivirás toda la vida suponiendo que es real, y que tu corazón, tu alma y tu amor necesitan ser protegidos. Pero en realidad esa suposición es una negación de tu corazón, de tu alma, de tu amor. Es una negación del autoamor.

El amor sigue aquí

La buena nueva es que el amor es libre y no se ha ido a ninguna parte. En todos los eones que llevas escondiéndote del amor, el amor ha seguido aquí…; aún sigue abierto, aún sigue esperando a que te comprometas, aún sigue esperando a que digas: «Sí, entrego mi vida a la verdad del amor. Hago voto de dejar que el amor viva esta vida como quiera, para bien o para mal».

El amor que buscas por doquier ya está presente dentro de ti. Puede ser evocado por una serie de personas o eventos. Una montaña puede evocar ese amor. Un atardecer puede evocar este amor. Pero, finalmente, debes darte cuenta de que eres este amor. La fuente de todo amor está dentro de ti.

Gangaji

Podemos ayudarte

¿Deseas enfrentarte y vencer las resistencias que te están impidiendo colocar el amor en el centro de tu Vida? ¿Quieres poner todo tu Ser a trabajar a favor de tí y de tus sueños? Podemos ayudarte. Hoy es un día perfecto para empezar. Te acompañamos en ese camino apasionante.

Hipnosis terapéutica

¿Qué te dará la iluminación?

Indaga

Te animo a indagar a fondo en tu propia mente y ver si guardas alguna imagen de verdad, libertad, iluminación o Dios. Si guardas alguna imagen, te propongo este experimento: suéltala.

Ahora mira si hay alguna expectativa asociada con Dios, como que, si le eres fiel, Dios te dará perfecta salud, perfecta riqueza, eterna felicidad, etc. Mira dentro de tu mente y ve si hay expectativas de que la realización de Dios o de la verdad te proporcione cierto grado de liberación respecto a la vida o cierto control sobre ella.

Abandona

Ahora, en el espíritu de esta indagación, abandona esas expectativas. Ríndelas. Renuncia a ellas. Si tienes esperanzas de alcanzar algún estado especial de claridad, de dicha oceánica o de certeza respecto a tu propósito en el mundo, simplemente deja que eso se vaya para poder estar aquí. Suéltalo todo. Cuando no tienes nada, sólo te tienes a ti mismo.

Y cuando realmente sólo te tienes a ti mismo, estás despierto a quien verdaderamente eres. Si quieres ser libre y no das a ese deseo ninguna forma, expectativa ni pensamiento, y simplemente le permites ser, entonces el verdadero deseo revela todo el universo conocido y desconocido. Cada partícula es revelada como uno, y ese uno eres tú.

Pregunta

Para darte otra oportunidad de autoindagación, te invito a plantearte esta pregunta: ¿Qué me dará la iluminación? Dependiendo de hasta qué punto estés dispuesto a decir la verdad, las posibilidades de este tipo de indagación son ilimitadas.

La indagación no tiene nada que ver con la respuesta correcta, y tiene todo que ver con decir la verdad. Tómate un momento para considerar verdaderamente: ¿Qué pasa si la iluminación no me da nada, nada en absoluto? ¿Qué pasa si no consigo ni una sola cosa física, emocional, mental o circunstancial?

Lo cierto es que la iluminación no te dará ninguna cosa. ¿Estás dispuesto a soportar esa verdad? Si la respuesta es sí, eres libre. Si la respuesta es no, tu mente seguirá estando atada a alguna cosa con la esperanza de que te dé la libertad.

Gangaji

Podemos ayudarte

No te diremos lo que tienes que hacer. No presionamos, ni aconsejamos, ni recomendamos. Exploraremos juntos, haremos preguntas, te ofreceremos interpretaciones que tal vez puedan sorprenderte. Desafíaremos respetuosamente tus modelos mentales para que desarrolles una nueva mirada que te permita descubrir nuevas acciones y posibilidades. Y te acompañaremos en el diseño de acciones que te faciliten el logro de los resultados que tanto buscas y tanto te mereces.

Nuestros servicios personales

La práctica del deseo

Deseo y sufrimiento

En una ocasión alguien compartió conmigo este descubrimiento tan simple y a la vez tan profundo: «Si practico el deseo, sufro». ¿Podría haber algo más simple? Esta enseñanza surgió de la experiencia directa de aquella persona.

Ciertos deseos, como es lógico, son totalmente inocuos. Si tienes deseo de descansar, descansa, y lo mismo vale para comer, hablar, caminar o leer. Pero si tienes el deseo de comer, descansar, hablar, hacer el amor, ser poderoso o iluminarte, y estos deseos son neuróticos y producen dolor, date cuenta de que tienes la oportunidad de parar. Tienes que estar dispuesto a pararte justo en medio del deseo y arder en su fuego sin hacer nada por satisfacerlo.

Parar

Puedes tener justificaciones muy elaboradas respecto a por qué es perfectamente adecuado actuar a partir de ese deseo —esta vez, una vez, una última vez— y puedes también, en medio de esas justificaciones, parar. Si no te ofreces una salida, se produce una especie de crucifixión en la que surge una resolución interna que dice: «Aunque esto me mate, en este momento no me voy a mover». El no moverse ofrece la posibilidad de descubrir la paz de la rendición, de la resurrección, de la redención. Este descubrimiento permite que la atadura del deseo o del hábito adictivo se debilite de manera natural. En este momento es posible cortar totalmente la adicción, o al menos hacer que pierda fuerza. Así, en la siguiente ocasión en que surge el impulso, sabes que tienes una opción. Sabes que no estás dominado por tus impulsos, por más intensos que sean.

Obsérvate

Si actualmente te entregas a satisfacer tus deseos —y la mayoría de la gente lo hace en cierta medida—, has de saber que tienes otra manera de aproximarte a ellos: observar conscientemente cómo estás implicado en cada uno de ellos, y después decir la verdad. La conciencia te permite observar cómo tu mente cede a la adicción y descubrir conscientemente tu verdadera relación con ella. Al menos no volverás a caer en las mismas justificaciones de antes.

Permítete experimentar plenamente tu emoción ante un objeto de deseo. Aunque sepas intelectualmente que te va a llevar por el mismo camino de siempre, es posible que nunca hayas reconocido consciente y completamente tu apego a él. Hay energía en ese apego compulsivo. La pura fuerza del deseo puede producirte un temblor celular. Estate dispuesto a experimentar la totalidad de esa fuerza sin insensibilizarte ni disociarte.

Experimenta la quemazón de estar despierto y consciente en una hoguera de deseo.

La realización de un deseo requiere esfuerzo. Hace falta que imagines y pienses en lo que quieres o en lo que has perdido. Tienes que comparar el momento presente con algún momento idealizado del pasado o del futuro. Has de intentar agarrarte a algo, o bien a evitar algo. Es una práctica. ¿Es tu práctica? ¿A qué práctica estás dedicando tu vida? Si pones en práctica el deseo, sufres. Comprueba por ti mismo si cuando sufres estás poniendo en práctica el deseo.

Gangaji

Podemos ayudarte

¿Deseas limpiar de tu alma las sensaciones de culpa y preocupación? ¿Necesitas aprender las lecciones del pasado y  establecer nuevos retos y objetivos? Si de una vez por todas has decido poner todo tu Ser a favor de tí y de tus sueños, podemos ayudarte. Hoy es un día perfecto para empezar. Te acompañamos en ese camino apasionante.

Nuestro equipo

Conseguir, dar o simplemente ser

Conseguir, dar o simplemente ser

Otra pregunta útil que puedes plantearte es: ¿Qué quiero de los demás? Puedes investigar esto por ti mismo y averiguar la verdad. Sugiero que si lo que deseas de los demás es reconocimiento, amor o respeto, sufrirás. Sin embargo, si lo que quieres dar a los demás es reconocimiento, amor o respeto, te sentirás feliz, dichoso y libre. Es muy simple, ¿no te parece? La complicación es que en realidad no quieres dar… Antes, quieres recibir.

También están los que han desarrollado sofisticadas estrategias consistentes en dar para poder conseguir algo a cambio. No obstante, como es obvio, siguen sufriendo. Puedes reconocer el impulso de conseguir algo de los demás o de la vida, las esperanzas que encarrillan ese impulso, y cómo dichas esperanzas se basan en la constante experiencia de ti mismo como individuo sufriente que no consigue lo suficiente. Si tus pensamientos y fantasías internos dan vueltas en torno a lo que no estás consiguiendo, entonces estás sufriendo.

Simplemente ser

Todo sufrimiento se basa en no entregarte completamente a este momento, tanto si es una vivencia interna como externa. En este momento, si renuncias a todo empeño, si renuncias definitivamente a la posibilidad de conseguir algo más, podrás descubrir la dicha de no necesitar nada, de simplemente ser. Puedes descubrir la dicha subyacente de simplemente ser ante cualquier cosa que surja.

Cuando hablo de «ser tú mismo», no estoy diciendo que seas tus hábitos de conducta. No estoy diciendo que seas tus pensamientos o tus emociones. Lo que te propongo es que seas lo que no puede ser pensado, sentido, dirigido ni definido: la verdad de ti mismo.

Gangaji

Podemos ayudarte

No te diremos lo que tienes que hacer. No presionamos, ni aconsejamos, ni recomendamos. Exploraremos juntos, haremos preguntas, te ofreceremos interpretaciones que tal vez puedan sorprenderte. Desafíaremos respetuosamente tus modelos mentales para que desarrolles una nueva mirada que te permita descubrir nuevas acciones y posibilidades. Y te acompañaremos en el diseño de acciones que te faciliten el logro de los resultados que tanto buscas y tanto te mereces.

Sesiones de hipnosis terapéutica

Distinción entre control y apoyo

Control y apoyo

Me gustaría establecer una distinción entre control y apoyo, ya que buena parte de la desdicha que experimentamos se debe a la creencia de que podemos controlar, lo que hace que prestar apoyo nos proporcione una gran alegría. Preservar la salud de tu cuerpo, preservar la salud del planeta y favorecer el despertar de todos los seres son actividades alegres y naturales. Pero imaginar fútilmente que puedes controlar la salud de tu cuerpo, la salud del planeta o el despertar de todos los seres, sólo genera sufrimiento. Este sufrimiento resta atención y energía del apoyo que puedes ofrecer a otros.

Cuando impera la esperanza de controlar, inviertes tu energía y tu atención en algún objetivo concreto, y te dedicas a comprobar continuamente: «¿Está mi cuerpo sano? ¿Están sus cuerpos sanos? ¿Está el planeta sano? ¿Están despertando? ¿Estoy despertando?». Tu energía y tu atención están enfocadas en un fin, en lugar de permitir que te centres en proporcionar apoyo en este momento.

Cuando dejas de prestar atención al control y te dedicas a dar apoyo, te sientes liberado. Cuando renuncias a la esperanza de controlar, experimentas plenitud, y esta plenitud puede usarse para dar apoyo.

Elegir el centro de atención

Donde sí tienes cierto control, y es un área que a menudo se pasa por alto, es en la elección del centro de atención. Puedes dirigir tu atención, por ejemplo, a reconocer conscientemente lo que no necesita ser controlado y lo que no necesita estar físicamente bien para ser verdaderamente libre, o puedes ayudar a otros a llevar esto a cabo.

Si pones tu atención en el deseo de controlar, tu mente se fija en lo que piensas que ha de ocurrir, debería ocurrir u ocurrió. Esta fijación perpetúa el sufrimiento. Si deseas dar apoyo más que controlar, el fuego prenderá en ti. La mente dejará de agarrarse y empezará a abrirse. Lo que sigue a la apertura natural de la mente es la realización más profunda, más misteriosa, más inenarrable.

Se honesto

Mientras investigas tus intentos de controlar, pregúntate: ¿Qué intento controlar? Sé tan honesto como puedas, y a continuación sé más honesto todavía. Sé consciente de cualquier defensa ante el verdadero ver y estáte dispuesto a dejarla caer. Tal vez descubras más plenamente lo que ha estado oculto detrás de las puertas de la mente. Una investigación abierta puede abrir esas puertas y ofrecerte una gran oportunidad de rendición.

Abre tu mente a la posibilidad de que cada momento y cada circunstancia de la vida puedan ser una investigación natural de cómo responder sin controlar. ¿Reconoces la diferencia entre responder a lo que ocurre y tratar de controlar? ¿Puedes descansar en tu capacidad de respuesta? ¿Puedes descansar en tu inteligencia innata?

Ahora puedes preguntarte: ¿Qué es lo que no puede ser controlado? Es posible que esta investigación te lleve a reconocer la enorme energía y actividad mental que dedicas innecesariamente a tratar de controlar lo que no puede ser controlado. ¿Puedes abrirte a la posibilidad de confiar en lo que queda cuando renuncias a todo intento de control?

Gangaji

Podemos ayudarte

¿Deseas limpiar de tu alma las sensaciones de culpa y preocupación? ¿Necesitas aprender las lecciones del pasado y  establecer nuevos retos y objetivos? Si de una vez por todas has decido poner todo tu Ser a favor de tí y de tus sueños, podemos ayudarte. Hoy es un día perfecto para empezar. Te acompañamos en ese camino apasionante.

Visita nuestra tienda de aromaterapia y artículos de yoga y meditación

Abandonar el control

Abandonar el control

Suele pensarse que uno debe estar espiritualmente maduro para poder despertar, y a menudo me preguntan si existe algún signo de la madurez espiritual. Es cierto que la madurez espiritual es necesaria. Sin embargo, este tipo de madurez tiene poco que ver con la idea que la gente tiene de ella. No está relacionada con la cantidad de años que has dedicado a la práctica espiritual, ni con los años que puedas haber estado rezando, ni con cuánto tiempo has sido bueno.

Desde la perspectiva más básica, la madurez espiritual tiene que ver con tomar conciencia de que no se tiene el control. Esto, por supuesto, es una comprensión que te destroza, porque desde que tenías dos años has creído en la posibilidad de controlar, y has dedicado buena parte de tu atención y de tu energía a luchar por el control.

El deseo de controlar, la ilusión y la esperanza de tener el control…, todos ellos se basan en la creencia megalómana de que sabes cuál debería ser el resultado y cuándo debería producirse.

Obviamente, puedes controlar muchas cosas en mayor o menor medida, pero no hay nada que puedas controlar totalmente. Puedes controlar tus funciones corporales hasta cierto punto, así como tus circunstancias, pensamientos, emociones, posición e incluso tu propia supervivencia, pero nunca puedes tener un control completo.

Hay una inteligencia más profunda

Ni existe ni necesitas modelo alguno para poder soltar. No puedes practicar el soltar. Soltar tampoco es una especie de pasividad santurrona en la que nada te molesta. La mente es muy esquiva, ya que puede usar hasta el deseo de soltar como una táctica de control.

Abandonar el control supone una relajación profunda, un flotar en el mar. Puedes tomar conciencia de aquello a lo que te estás aferrando, y seguidamente soltar y dejar que el mar te sostenga. Puedes tomar conciencia de que toda la tensión y el aferrarse son innecesarios, y después relajarte y dejarte llevar.

Asimismo, puedes darte cuenta de toda la energía mental y emocional que dedicas a aferrarte a una historia concreta; y dejarla ir. Hay una inteligencia más profunda que la que usas para controlar, y está presente para ser reconocida en todas las vidas, en todos los momentos.

En este proceso pueden surgir distintas emociones, el miedo entre otras, porque soltar implica la posibilidad de caer, o de perder. ¡Sí! Has de estar dispuesto a perderlo todo. Soltar es como encontrarse con la muerte.

Descubrir aquello que no puede ser controlado

Encontrarse conscientemente con la muerte implica descubrir aquello que no puede ser controlado, aquello que es más grande que el mayor poder de control que pueda alcanzarse. Puedes sentir la bendición de rendirte a eso.

Si estás buscando una vida cómoda y segura, la libertad hacia la que apunto no es para ti. La invitación a aceptar el diamante de la vida no es una invitación a la seguridad y a la comodidad, sino a vivir la vida plena y completamente, lo cual nunca es seguro, y además suele resultar incómodo.

Tendemos a buscar la seguridad y la comodidad porque creemos que nos traerán felicidad y realización: «Si me siento suficientemente seguro, entonces podré relajarme». Pero lo que pretendo transmitirte es que puedes relajarte ahora mismo, a pesar de que no estás del todo seguro… y de que nunca lo estarás.

En esta comprensión hay más que seguridad para el cuerpo, la mente o las emociones, pues no es la seguridad de una forma particular de ser, en lo que a tu cuerpo o a los cuerpos de tus seres queridos se refiere, sino del hecho de Ser, que es eterno.

Gangaji

Podemos ayudarte

¿Te sientes triste, falta de motivación, ansiedad? ¿Problemas de concentración, sobrepresión, miedos descontrolados? ¿Atraviesas un duelo? ¿Te encuentras ante una ruptura conyugal o de pareja, un divorcio? ¿Un cambio de trabajo, estrés…? Te ayudamos a recuperar la paz, fuerza, determinación, el equilibrio y la armonía interior que tanto te mereces y necesitas.

Nuestros servicios personales

Ya eres inmortal

¿Te sientes inmortal?

Consciente o inconscientemente, la mayoría de los seres humanos luchan por conservar lo que les gusta: su juventud, su salud, placeres, entendimiento, poder, amantes, dicha, etc. Además de intentar conservar lo que les gusta, intentan mantener alejado lo que no les gusta: el envejecimiento, la enfermedad, la confusión, la impotencia, la soledad, la desdicha, etc. El esfuerzo mental por conservar lo que está sujeto a pérdida, lo que se perderá, es la base de la mayor parte del sufrimiento. En último término, lo que se intenta es mantener la muerte lejos.

Autoinvestigación

Para descubrir la verdadera libertad puede ser muy útil investigar qué estás intentando conservar o qué temes perder. La autoinvestigación es el acto que te permite encontrarte finalmente con las fuerzas que impulsan tus pensamientos y estrategias mentales. Esa fuerza siempre acaba reduciéndose al miedo a la pérdida.

Si tienes cierto grado de madurez espiritual, puedes reconocer fácilmente la futilidad de intentar conservar lo que sin duda perderás. No te resulta difícil recordar que has tenido momentos de salud, de placer, de entendimiento, de poder, de amor romántico y tal vez incluso éxtasis, y que sin embargo los has perdido todos.

En algún momento desconocido, tu vida llegará a su fin, y con ella todas las relaciones y experiencias, todas tus derrotas, victorias, posesiones y logros. Se irá todo. Esto es cierto para todos.

Hablar de lo eterno era raro…

En el pasado, era muy raro que alguien diera un paso al frente y se pusiera a hablar de lo eterno, de lo que no puede perderse, de lo que ya es la verdad de quienes somos. En general, los grandes y escasos seres que han hablado de esto han sido malinterpretados. La manera de escucharles de la mayoría de la gente se basaba en la esperanza: «Si entiendo lo que este gran ser está diciendo, entonces tendré lo que él tiene, y nadie me lo podrá quitar nunca». La energía se dirigía a intentar conseguir algo o a calcular algo.

Te invito a que no hagas ni una cosa ni otra. Te invito a que te limites a investigar directamente dentro de ti para ver qué es verdad.

Si te permites por un momento la experiencia de perderlo todo, realmente perderlo todo, podrás contar la verdad radical de lo que siempre está presente. Podrás entender directamente, por ti mismo, hacia qué apuntaban esos grandes seres.

La vida eterna está presente para ti ahora

La vida eterna está presente para ti ahora. Eres capaz de tomar conciencia de ello porque eres tú quien toma conciencia de sí mismo. Lo que fue extraño en el pasado no tiene por qué serlo ahora. Creer que como la autorrealización no ha sido algo muy común hasta ahora las cosas deben seguir siendo así es una superstición horriblemente limitada y limitante.

Este es un modelo, o un pensamiento, que mantiene tu mente encasillada en la negación y en la esperanza, enjaulada en un pasar por alto continuamente lo que ya es inmortal y está presente en este momento, ahora y siempre.

Esta inmortalidad es aquello en lo que tu cuerpo, tu personalidad y los rasgos de tu carácter aparecen y desaparecen, y permanece eternamente presente como el núcleo de tu ser. La verdad de tu ser es una y total. Todas las formas aparecen en ti. Todas las emociones aparecen en ti. Todos los fenómenos aparecen y desaparecen en ti.

Puedes liberar la atención, la energía y el tiempo que has dedicado a intentar «conseguir» algo. Puedes dejarlos libres. Esta energía liberada puede usarse para una autoexploración más profunda. Puedes usar la mente para explorar más profundamente lo que ya es inmortal, lo que ya está aquí presente, lo que ya es la verdad de tu ser, la vida eterna.

Gangaji

Podemos ayudarte

¿Deseas enfrentarte y vencer las resistencias que te están impidiendo colocar el amor en el centro de tu Vida? ¿Quieres poner todo tu Ser a trabajar a favor de tí y de tus sueños? Podemos ayudarte. Hoy es un día perfecto para empezar. Te acompañamos en ese camino apasionante.

Nuestro equipo

Afrontar el miedo

Una emoción central

En la raíz de cada patrón de sufrimiento que se ha fijado en nosotros está evitar una emoción central: el miedo. Pero el verdadero problema no es el miedo. El problema, y lo que complica las cosas continuamente, es toda la actividad mental que generamos para evitar experimentar directamente el miedo.

En realidad, afrontar el miedo es simple. Es tan simple que no hay un modo de hacerlo, no hay un «cómo». Lo interesante es ver cómo evitamos continuamente este encuentro. En ese “evitar”están estructurados todos los patrones de sufrimientos inconscientes, fijados, habituales.

¿Cómo evitas tu miedo? ¿Te quedas petrificado? ¿Lo niegas? ¿Lo dramatizas? ¿Vas contra él? ¿Te hablas a ti mismo incesantemente? ¿Fantaseas continuamente con alguna gratificación futura, como sexo, comida, dinero, poder o iluminación para evitar el miedo?

Afrontar el miedo

Ahora mismo puedes dejar de evitar tu miedo. Es así de simple. Puedes dejar de decirte lo que quiera que te estés diciendo y encontrarte con lo que está aquí. Al situarte ante cualquier emoción sin filtrarla con una historia al respecto, puedes encontrarte con tu propia verdad y, lo que es más importante, reconocer que esa verdad ha estado siempre ahí.

El miedo la traspasa, como también la traspasan la ira, la tristeza, las conductas fijadas, la desesperación, el vacío, la plenitud, la ignorancia y la iluminación; todos estos fenómenos psicológicos pasan a través de la verdad de tu ser. Todas las emociones y estrategias mentales vienen y van. Tú estás aquí. Siempre has estado aquí, inmutable, radiante, puro, sin temor a ningún miedo que se presente.

Si sólo deseas librarte del miedo y te alejas de él o lo niegas, el miedo te perseguirá… Cualquier cosa de la que huyas seguirá acosándote. Por otra parte, cualquier cosa que desees y persigas seguirá estando fuera de tu alcance.

Esto también es válido para la búsqueda espiritual. Si quieres a Dios y le buscas, Dios estará lejos de tu alcance. Si te detienes y abandonas todo concepto sobre Dios, te sientes envuelto en su presencia viviente.

Claridad

Las complicaciones que surgen en tu vida son reflejo de evitar lo que te acosa o del apego a lo que deseas. En un instante de plena conciencia, todas las complicaciones desaparecen. Es posible tener claridad incluso en las circunstancias más complejas.

Cualquiera que sea el miedo que te haya perseguido durante toda tu vida, en cuanto te pares y le digas: «De acuerdo, miedo, ven, estoy preparado para encontrarme contigo», descubrirás que empieza a ocultarse tras las esquinas. Y si envías a tu conciencia a perseguirlo, ¡harás un gran descubrimiento!

Una vez más, puedes llevar a cabo tu propia investigación de la anatomía del miedo. ¿Dónde está el miedo? ¿Qué sensación produce? ¿Hay algo junto a él? ¿Qué hay debajo de él?

En este momento, si no hay ningún miedo presente, puedes contarte alguna historia que lo genere. Plantéate directamente: ¿Dónde está el miedo? Tal vez lo sientas en el corazón, tal vez en el vientre. Déjate caer con la consciencia en medio del miedo. Si en tu mente aún sigue contándose una historia sobre el miedo, abandónala.

Deja que tu consciencia caiga sobre el miedo que puedes haber estado evitando durante millones de años. Cuando te abres al miedo, ¿crees que puedes encontrarlo? El miedo es una criatura muy extraña. ¡Sólo existe allí donde hay resistencia a su existencia! Cuando te detienes y te abres a aquello a lo que te has resistido tanto tiempo, descubres que el miedo no es miedo. El miedo es energía. El miedo es espacio llamando a tu puerta.

Gangaji

Podemos ayudarte

¿Te sientes triste, falta de motivación, ansiedad, problemas de concentración, sobrepresión, miedos descontrolados, atraviesas un duelo, te encuentras ante una ruptura conyugal o de pareja, un divorcio, un cambio de trabajo, estrés…? Te ayudamos iluminando tu camino para que recuperes paz, fuerza, determinación, el equilibrio y la armonía interior que tanto te mereces y necesitas.

Nuestros servicios

Sanar las heridas

Sanar las heridas

Si deseas la libertad, tienes que estar dispuesto a afrontar aquello de lo que has estado huyendo en tu búsqueda de ella. En general, la mayoría de la gente huye de algún tipo de historia dolorosa, generalmente resultado de algunas necesidades que quedaron insatisfechas en la infancia. El dolor puede tener componentes tanto físicos como psicológicos. Es posible que tenga una historia aparejada, o es posible que sólo sea un campo energético, como una sensación de temor o negatividad.

Son múltiples las heridas que acompañan cada vida, incluso entre los más privilegiados. Algunas personas consiguen generar tejido de cicatrización sobre sus psiques, sobre sus heridas físicas y emocionales, y siguen adelante con su vida. Pero sospecho que el éxito en este sentido nunca es completo para nadie, y este fracaso es bueno, porque así la herida llama la atención sobre sí misma, del mismo modo que una piedra en el zapato no te dejará en paz hasta que concentres tu atención sobre ella.

Curarse las heridas es pertinente. Hay tratamientos para todas las heridas, y debemos cuidar de las heridas que podemos atender. Mientras abordamos las heridas físicas, emocionales o mentales, pasamos por alto eso que por su naturaleza es puro, libre y está en paz. La verdad ya está aquí, independientemente del estado de tu cuerpo, de tus emociones, de tu mente, o de tus circunstancias.

Dejar de escapar

Cuando tomas la decisión de rendirte, de dejar de intentar escaparte, entonces, sin necesidad de someterte a disyuntiva alguna, con elegancia y sin esfuerzo, el tesoro de tu ser se revela a sí mismo como tu verdadera identidad. Entonces puedes celebrar la curación de cualquier herida que tenga que ser curada, y llorar por las restantes. En medio de la celebración y del lamento, puedes descansar en la verdad que siempre está presente.

Lo que sugiero es que saltes profundamente al núcleo de tu ser. Sé que la experiencia de la herida puede generar la sensación de que lo que hay en el núcleo de tu ser es realmente horrible. Pero yo he vivido la incomparable experiencia de conocer a una gran cantidad de gente con heridas profundas, desde psicosis hasta las habituales neurosis con las que tenemos que lidiar la mayoría de nosotros. Y nunca he conocido a nadie que, cuando estaba dispuesto a decir realmente la verdad y afrontar su propio sufrimiento, no encontrara finalmente la belleza y la paz esencial.

Entra

Hay un tesoro que es la verdad de tu ser y te está diciendo: «Entra». Tal vez, como ha estado escondido durante tanto tiempo, crees que es algo oscuro, feo y prohibido, y has recibido mucho apoyo para no mirarlo directamente. De hecho, todo tu proceso de socialización ha consistido en no mirarlo directamente. Pero, por fortuna, mediante el poder de la elección, puedes dejar a un lado toda esa socialización y reconocer que sientes un gran anhelo por saber quién eres. Qué maravillosa oportunidad tenemos todos de darnos apoyo mutuo en este proceso de descubrimiento divino, inimaginable, interminable. Esta posibilidad es sagrada.

Gangaji

Podemos ayudarte

No te diremos lo que tienes que hacer. No presionamos, ni aconsejamos, ni recomendamos. Exploraremos juntos, haremos preguntas, te ofreceremos interpretaciones que tal vez puedan sorprenderte. Desafíaremos respetuosamente tus modelos mentales para que desarrolles una nueva mirada que te permita descubrir nuevas acciones y posibilidades. Y te acompañaremos en el diseño de acciones que te faciliten el logro de los resultados que tanto buscas y tanto te mereces.

Nuestros valores

Abrirse a recibir

Abrirse a recibir

Abrirse es natural

Abrirse a la verdad de nuestro ser esencial es, simplemente, cuestión de recibir. Pero debido a nuestro condicionamiento, parece que éste no es un asunto simple. El simple hecho de recibir, de abrirse, suele estar rodeado de miedo y complicaciones. El condicionamiento nos hace temer nuestras profundidades desconocidas, pues sospechamos lo peor.

La capacidad de recibir es natural. Cuando éramos niños, aceptábamos lo que nos daban. El niño se forma y se desarrolla así de manera natural, a menos que haya algún problema añadido. Para crecer, los organismos deben ser nutridos.

Sabiduría discriminadora

Después, a medida que crecemos y nuestras mentes se despliegan, nos damos cuenta de que recibir ciertas cosas nos hace daño: recibir alimento envenenado o en mal estado daña nuestro cuerpo; recibir la falta de amor de una pareja nos destruye emocionalmente; para la mente, recibir una instrucción que enseña a odiar supone un lavado de cerebro. Gradualmente vamos aprendiendo que no es útil recibir todo lo que se nos ofrece. A partir de ahí, nace la sabiduría discriminadora.

Cerrarse a recibir

Cuando reconocemos la posibilidad de que se nos haga daño, tendemos a cerrarnos a recibir. Junto con el reconocimiento eventual y esencial de que nuestro mundo no es tan benevolente como habíamos creído, sufrimos un gran desengaño que nos impide abrirnos inocentemente y confiar.

Comprobamos que nuestros propios pensamientos pueden engañarnos y torturarnos; no son de fiar. Nuestras emociones pueden estar fuera de control y tampoco podemos confiar en nuestros cuerpos: se tropiezan y caen, enferman, envejecen y mueren. El mensaje se convierte en “no confíes”, “no te abras”, “abrirse es peligroso, podrías sentirte herido”.

Y, junto con esa convicción, se desarrolla una especie de hipervigilancia mental para intentar reunir suficiente información, de modo que si se presenta un momento en el que abrirse resulta seguro, lo reconocemos.

Observa

No pretendo sugerir que intentes abrirte, o que hagas por olvidar el pasado, o que trates de captar. Eso sólo dará lugar a más lucha. Lo que puedes hacer es limitarte a observar cuándo tienes la mente abierta y cuándo tienes una mente cerrada. Puedes observar esos momentos en los que estás abierto a recibir y aquellos en los que rechazas por inercia o hábito.

Simplemente di la verdad, no como un modo de acumular más información, sino como una herramienta de autodescubrimiento.  Y, entre tanto, reconoces que incluso en la experiencia hiriente y dañina la pureza del ser permanece. El núcleo de tu ser sigue estando entero, independientemente de la fragmentación que se haya producido en torno a él.

No es que la gente no vaya a traicionarte. No es que no vayan a romperte el corazón una y otra vez. Abrirse a lo que está presente puede ser desgarrador. Pero deja que se te rompa el corazón, porque cuando así ocurre, el corazón sólo revela un núcleo de amor irrompible.

En el centro de tu corazón

Abrir tu mente al silencio que es la fuente de tu mente es abrirte a tu verdadero yo. El silencio consciente ya está abierto. Tú ya estás abierto. Permite que tu mente deje de acumular información, que deje de imaginarse el futuro, y que deje de elaborar estrategias de supervivencia.

En el instante en que te abres, experimentas que cualquier cosa con la que estuvieras luchando ya no está allí. La verdadera apertura revela que la lucha-el problema, el hombre del coco, el demonio, la herida – en realidad no existe. La apertura no transforma la historia; lo que se revela es que en realidad no existe. La única cosa que mantiene una historia en su lugar es la resistencia a abrirse. Lo que queda, cuando desaparece aquello que temíamos o con lo que luchábamos, es la apertura de la existencia misma: la verdad en el centro de tu corazón.

Podemos ayudarte

Si deseas enfrentarte y vencer las resistencias que te están impidiendo colocar el amor en el centro de tu Vida, y poner todo tu Ser a trabajar a favor de tí y de tus sueños, podemos ayudarte. Hoy es un día perfecto para empezar. Te acompañamos en ese camino apasionante.

Nuestros eventos

Fluye y déjate llevar

No te resistas…

Fluye y dejate llevar

No desperdicies tu energía resisitiéndote al cambio.

Por más que te resistas, el cambio llega y ya nada vuelve a ser lo mismo, pues vivir te cambia, te transforma.

En esto consiste estar vivo

Vivir es estar permanentemente abierto a una transformación constante.

Observa la naturaleza:

Hay estaciones,

Huracanes,

Terremotos,

Sequías,

Tormentas…

Así es la vida en el planeta y así es la vida para sus habitantes.

No se puede detener:

Si las aguas se estancan, se pudren.

La vida siempre gana

El cambio existe para garantizar la vida

Tú formas parte de la naturaleza y, por más que te empeñes, no podrás sustraerte al cambio constante.

Cuando lo haces,

Cuando pretendes que el cambio no suceda,

Gastas inútilmente tu energía yendo en contra de la vida…

¡Pero la vida siempre gana!

Ella posee la fuerza que hace bailar a las galaxias.

Esa fuerza está también en ti…,

¿por qué no sentirla con gozo?

¿por qué no disfrutar cuando la tormenta ruge y el viento te despeina?

Deja que te sean arrancadas las hojas muertas,

No te aferres a las rocas cuando las olas quieran jugar contigo,

No pretendas correr más que el tornado cuando éste te pise los talones…

Eres un ser vivo

No huyas de la vida y hazte fuerte en tu esencia.

Recuerda cuál es tu esencia:

El amor.

Ama lo que sucede y acéptalo como el más precioso regalo de la vida:

Acepta el amor de la vida en cada suceso.

Todo lo que te sacude te pide que te abras, y tarde o temprano tendrás que abrirte para que quepa en ti la grandeza del universo.

Extraido del grupo de WhatsApp de evolucion.center

Podemos ayudarte

Si deseas enfrentarte y vencer las resistencias que te están impidiendo colocar el amor en el centro de tu Vida; si quieres poner todo tu Ser a trabajar a favor de tí y de tus sueños, podemos ayudarte. Hoy es un día perfecto para empezar. Te acompañamos en ese camino apasionante.

Porqué nosotros

 

Abierto el plazo de inscripción
Post recientes
Suscríbete al blog

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Comparte en tus redes sociales
Close

CONTACTA CON NOSOTROS

Refuerza tu poder personal y el de tu organización

  • Suscríbete al blog por correo electrónico

    Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

    Únete a otros 4.617 suscriptores

  • Subscribe error, please review your email address.

    Close

    You are now subscribed, thank you!

    Close

    There was a problem with your submission. Please check the field(s) with red label below.

    Close

    Your message has been sent. We will get back to you soon!

    Close

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies