Archive

Tres secretos

Reactividad

¿Queremos hallar el sosiego, la quietud, la paz interior que le procure otro sentido a nuestra vida?

Tenemos en ese caso que empezar a conocemos y a descubrir las estrategias de nuestra mente. Hay un dispositivo en ella que llamamos «reactividad»: hace que ésta rumie, se torne repetitiva, obstinada y doliente, es una causa de malestar innecesario.

¡Parece increíble que todo ello lo hayan mostrado las psicologías orientales hace miles de años y la psicología occidental siga ignorándolo! Por eso la oriental es tan práctica y nada académica.

La reactividad es una actitud de reacción excesiva y repetitiva, pura y simple neurosis. El pensamiento no cesa, acarrea, causa confusión y dolor. Por ejemplo, si uno es insultado en una ocasión, puede seguir, según esta reacción, recordándolo día tras día, de modo que se sentirá continuamente insultado.

El fango del subconsciente

La mente no sabe evacuar y limpiarse. Acarrea traumas, frustraciones, «asignaturas pendientes», heridas sobre heridas, detritos sobre detritos. Es el fango del subconsciente.

Pero incluso cuando nos insultan la primera vez, podemos ser menos «reactivos» y mantener la ecuanimidad. Imaginemos que en lugar de aleccionarnos sobre que el insulto es despreciativo o vejatorio, nos hubieran enseñado que es divertido y produce contento. Cada vez que nos insultaran, nos alegraríamos y divertiríamos.

«¡La mente! ¡Vaya loca! ¡Si te la crees estás perdido!», exclamó un maestro. Dice querer no sufrir y se las arregla para sufrir. Tiene muchos apegos y uno de ellos es al sufrimiento.

Atisha era un sabio del siglo x que dijo: «Cuando te enfrentes a los objetos de deseo o de odio, contémplalos como ilusiones y apariciones. Cuando oigas cosas desagradables, considéralas ecos».

Si estamos enganchados en las reactividades, no puede haber quietud interior. Reaccionamos desmedidamente, con exaltación o abatimiento, al halago y al insulto, al placer y al dolor, a lo grato y a lo ingrato. No puede haber paz, no es posible hallada así.

Hay una preciosa herramienta: la ecuanimidad o equilibrio de ánimo, es decir, firmeza de mente. «Suceda lo que suceda, la mente atenta, la mente calma.»

Tres secretos

Hay un gran secreto en aprender a no reaccionar neuróticamente.

Hay otro secreto en aprender de lo que a cada momento es y por ello apreciarlo, aunque sea el insulto, las vicisitudes o las adversidades.

Y un secreto más: dejar de cargar con el fardo de las memorias, los condicionamientos y los esquemas.

Debemos empeñamos en estrenar la mente cada día y aprender a desligamos de experiencias pasadas que velen y distorsionen el presente, porque en ese caso, al filtrar con la mente vieja, no hay aprendizaje posible.

La meditación, precisamente, es un método para conseguir la denominada «mente nacida de la meditación», renovada y que supera las viejas y asfixiantes estructuras mentales.

Ramiro Calle

Visita en nuestra web nuestros servicios y la programación de retiros y cursos

 

Investigar el sufrimiento

¿Jugó algún papel el sufrimiento para impulsarle en su camino?

Depende de cómo entiendas el sufrimiento. El sufrimiento como idea, como concepto, nunca puede proporcionarte el conocimiento de ti mismo. Pero la percepción directa del sufrimiento, como la percepción directa de todo objeto, es un indicador de tu Sí mismo.

Lo que fue importante para mí fueron aquellos momentos en que miré hacia mí mismo y encontré una ausencia de realización; esto puso en acción un proceso de investigación más profunda.

En cierto sentido, cuando realmente sientes esta carencia sin conceptualizarla, hay un sufrimiento intenso, pero no es un sufrimiento semejante al que pueda ser motivado por un robo, la pérdida de empleo, la ruptura del matrimonio, una muerte o cualquier otra circunstancia de este tipo. Desde luego, estas dificultades te privan de una cierta clase de complacencia y alteran tu habitual modo de vida. Te llevan a interrogar, a investigar, a explorar, a cuestionar, el propio sufrimiento.

Haz del sufrimiento un objeto

Haz del sufrimiento un objeto. En el completo abandono a la percepción, aparece la luz. Debes comprender que por «abandono» no quiero decir una aceptación fatalista ni ninguna clase de sacrificio psicológico.

El abandono real consiste en dejar marchar todas las ideas y permitir que la percepción —en este caso el sufrimiento— venga a ti en tu apertura. Verás que eso no es un «cambiar de sitio» como sucede en la aceptación psicológica, donde la energía fijada como sufrimiento es meramente desplazada hacia otra área, sino que viene a florecer desde el interior de la plenitud de tu atención.

La sentirás como energía libre, energía que estaba anteriormente cristalizada. Así pues, el abandono no es un estado pasivo. Es tanto pasivo como activo, pasivo en el sentido de «dejar ir», como con el «hombre pobre» de Meister Eckhart, y activo en cuanto que es una alerta constante.

Jean Klein

Visita en nuestra web nuestros servicios y la programación de retiros y cursos

Mártires de la ley del hombre

¿Has nacido acaso en la cuna del dolor y criado en el regazo de la desventura y en la casa de la opresión? ¿Estás comiendo un mendrugo seco, humedecido sólo con tus lágrimas ?

¿Soldado?

¿Eres un soldado a quien la dura ley del hombre obliga a abandonar a tu esposa y a tus hijos, para lanzarte al campo de batalla a defender la Avaricia, que tus gobernantes llaman falsamente Deber?

¿Poeta?

¿Eres un poeta contento con las migajas de la vida, feliz con tu posesión de pergamino y tinta, que habitas como un extranjero en tu patria, desconocido para tus semejantes?

¿Prisionero?

¿Eres un prisionero, aherrojado en oscura celda por algún delito insignificante y condenado por quienes tratan de reformar al hombre, corrompiéndole?

¿Abandonado?

¿Eres una joven a la que Dios ha otorgado el don de la belleza, pero víctima de la torpe licencia del rico que te engañó y compró tu cuerpo, pero no tu corazón y te abandonó a la miseria y a la desgracia?

Hay un Gran Poder…

Si eres uno de estos seres, eres mártir de la ley del hombre. Eres un desdichado y tu desdicha es fruto de la iniquidad del fuerte y de la injusticia del tirano, de la brutalidad del rico y del egoísmo del libertino y del avaro.

¡Animo, dolientes amados míos, porque tras este mundo de materia hay un Gran Poder, un Poder que es todo justicia, misericordia, piedad y amor!

Sois como una flor que crece a la sombra; la suave brisa llega y se lleva nuestra semilla a la luz del Sol, donde volveréis a vivir en la belleza.

Sois como el árbol desnudo que se encorva bajo las nieves del invierno. ¡Llegará la Primavera y extenderá sobre vosotros sus lozanas ropas verdes! ¡Y la Verdad rasgará el velo de lágrimas que oculta nuestra brisa! Yo os meto dentro de mí, afligidos hermanos míos, yo os amo y desprecio a vuestros opresores.

Khalil Gibran

Podemos ayudarte

¿Te sientes triste, falta de motivación, ansiedad? ¿Problemas de concentración, sobrepresión, miedos descontrolados? ¿Atraviesas un duelo? ¿Te encuentras ante una ruptura conyugal o de pareja, un divorcio? ¿Un cambio de trabajo, estrés…? Te ayudamos a recuperar la paz, fuerza, determinación, el equilibrio y la armonía interior que tanto te mereces y necesitas.

¿Conoces tu misión en la Vida? Pide cita para tu Carta Astral

Un océano de soledad

Un océano de soledad

La Vida es una isla en un océano de soledad, una isla cuyos macizos de rocas son esperanza, cuyos árboles son sueño, cuyas flores son soledad y cuyos arroyuelos son sed. Vuestra vida, hombres compañeros míos, es una isla separada de todas las demás islas y regiones. Por muchas que sean las naves que zarpan de vuestras costas rumbo a otros climas, por muchas que sean las
embarcaciones que tocan vuestras playas, seguís siendo una isla solitaria que adolece de las angustias de la soledad y de ansia de felicidad. Sois desconocidos para vuestros semejantes y estáis muy lejos de su simpatía y de su comprensión.

Sobre tu montaña dorada

Hermano mío, yo te he visto sentado sobre tu montaña dorada, regodeándote en tus riquezas, ufano de tus tesoros y seguro en tu fe ciega de que cada puñado de oro que has amasado constituye un eslabón invisible que une los deseos y pensamientos de los demás hombres con los tuyos.
Te he visto con los ojos de mi mente como a un gran conquistador que acaudillase sus tropas, empeñado en destruir las fortalezas de sus enemigos. Pero, al mirarte de nuevo, no he encontrado más que un corazón solitario anclado en tus arcones, un pájaro sediento encerrado en una jaula dorada, con su vasija de agua vacía.
Te he visto, hermano mío, encaramado al trono de la gloria, mientras tu pueblo te rodeaba aclamando tu majestad, cantando las glorias de tus grandes hazañas, encomiando tu sabiduría y alzando hacia ti sus ojos con la expresión de quien mira a un profeta, exultantes y jubilosos sus espíritus hasta el mismo pabellón de los cielos. Y cuando paseabas la mirada sobre tus súbditos, observé en tu faz las señales de la felicidad y del poder y del triunfo, como si fueses tú el alma de su cuerpo.

Pero, al volver a mirarte…

Pero, al volver a mirarte, he aquí que te encontré solo en tu soledad, de pie junto a tu trono, como un desterrado que alarga su mano en todas direcciones, suplicando compasión y piedad a espectros invisibles, mendigando albergue, aunque sólo haya dentro de él un poco de calor y amistad (…).
Tu vida, hermano mío, es una morada solitaria separada de las viviendas de los demás hombres. Es una casa en cuyo interior no puede penetrar la mirada del vecino. Si se hundiese en las tinieblas, la lámpara de tu vecino no podría alumbrarla. Si estuviese vacía de provisiones, no podrían llenarla las despensas de tus vecinos. Si estuviese en un desierto, no podrías pasar a los jardines de los demás hombres, labrados y cuidados por otras manos. Si se levantase en la cumbre de una montaña, no
podrías bajarla al valle hollado por los pies de otros hombres.
El espíritu de tu vida, hermano mío, está asediado por la soledad y si no fuese por esa soledad y ese abandono, tú no serías tú, ni yo sería yo. De no ser por esta soledad y este abandono desolado, llegaría a creer, al oír tu voz, que era la mía; y al ver tu rostro, que era yo mismo mirándome en un espejo.
Khalil Gibran

Podemos ayudarte

¿Deseas enfrentarte y vencer las resistencias que te están impidiendo colocar el amor en el centro de tu Vida? ¿Quieres poner todo tu Ser a trabajar a favor de tí y de tus sueños? Podemos ayudarte. Hoy es un día perfecto para empezar. Te acompañamos en ese camino apasionante.

¿Deseas alcanzar resultados extraordinarios en tu vida? Pide cita para tus sesiones de Coaching

Pon la mente en el papel

Pon la mente en el papel

El primer paso consiste en escribir tus juicios sobre cualquier situación estresante de tu vida pasada, presente o futura: una persona que te desagrada o te preocupa, una situación que te provoca enfado, miedo o tristeza, o alguien ante quien sientes ambivalencia o confusión. Escribe tus juicios tal como los piensas.

Ese 1 por ciento

Durante miles de años, nos han enseñado a no juzgar; pero, seamos sinceros, de todos modos lo hacemos sin parar. La verdad es que todos tenemos siempre juicios en la cabeza. Al ponerlos en el papel tal vez descubramos que es posible enfrentarse incluso a los pensamientos más desagradables con un amor incondicional. Te animo a que escribas sobre alguien a quien no hayas perdonado totalmente. Este es el lugar más eficaz por dónde empezar. Aun cuando hayas perdonado a esa persona en un 99 por ciento, no serás libre hasta que tu perdón sea completo. Ese 1 por ciento que no has perdonado es precisamente el lugar en el que te has atascado con el resto de tus relaciones (incluida la relación contigo mismo).

Si empiezas por dirigir el dedo acusador hacia fuera, entonces el centro de atención no recaerá en ti. Sencillamente te soltarás sin censurarte. Con frecuencia estamos bastante seguros sobre lo que otras personas necesitan hacer, cómo debieran vivir y con quién debieran estar. Cuando se trata de otras personas, tenemos una visión clara, pero no sucede lo mismo con nosotros mismos. Al poner tus juicios en una hoja de papel comprendes quién eres, porque ves quiénes crees que otras personas son. Con el tiempo, llegas a ver que todo lo que está fuera de ti es un reflejo de tu propio pensamiento.

Eres el proyector de todas las historias

Eres el narrador de la historia, el proyector de todas las historias, y el mundo es la imagen proyectada de tus pensamientos.

Desde el principio de los tiempos, la gente ha intentado cambiar el mundo a fin de ser feliz. Esto nunca ha funcionado porque aborda el problema en el orden contrario. Te estoy explicando un medio para cambiar el proyector -la mente- en lugar de lo proyectado. Es como cuando hay un fragmento de polvo en la lente de un proyector. Creemos que hay una imperfección en la pantalla e intentamos cambiar a quienquiera que sea sobre quien recaiga la imperfección. Pero intentar cambiar las imágenes proyectadas constituye un esfuerzo fútil. Una vez que comprendemos dónde está la mota de polvo, podemos limpiar la lente. Esto constituye el fin del sufrimiento y el principio de la dicha en el paraíso.

Byron Katie

Podemos ayudarte

¿Deseas limpiar de tu alma las sensaciones de culpa y preocupación? ¿Necesitas aprender las lecciones del pasado y  establecer nuevos retos y objetivos? Si de una vez por todas has decidido poner todo tu Ser a favor de tí y de tus sueños, podemos ayudarte. Hoy es un día perfecto para empezar. Te acompañamos en ese camino apasionante.

Nuestros valores

Honestidad

Honestidad

El Cielo da, la Tierra recibe y hace crecer, el Hombre realiza. Sólo la persona que está totalmente en armonía consigo misma, que es totalmente honesta, puede ir hasta el límite de su Naturaleza.

¿Hasta qué punto eres sincera contigo misma? ¿Hasta qué punto eres sincero?

Si sientes…

Si sientes estrés, ¿lo reconoces?

Si sientes desazón, ¿haces algo?

Si sientes que no terminas de estar en tu lugar en el mundo, ¿sigues buscando?

Si sientes que hay plenitud en tu vida, ¿lo celebras cada instante?

Si sientes tu corazón dormido, ¿haces algo para despertar?

Si sientes que la magia ya no te sorprende cada mañana, ¿te atreves de nuevo a soñar?

Si sientes soledad, ¿abres tu corazón?

Si sientes miedo ¿qué haces al respecto?

La mañana del mundo

Cuando hay honestidad estamos siempre en el inicio de las cosas, en el instante frágil que contiene la potencia de la vida.

Estamos siempre en la mañana del mundo.

Podemos ayudarte

¿Te sientes triste, falta de motivación, ansiedad? ¿Problemas de concentración, sobrepresión, miedos descontrolados? ¿Atraviesas un duelo? ¿Te encuentras ante una ruptura conyugal o de pareja, un divorcio? ¿Un cambio de trabajo, estrés…? Te ayudamos a recuperar la paz, fuerza, determinación, el equilibrio y la armonía interior que tanto te mereces y necesitas.

Coaching personal y profesional

El poder del perdón

El poder del perdón

Todo el mundo ha experimentado la dulce liberación del perdón, así como la dura frialdad de no perdonar. Conoces la diferencia, y sabes lo que tienes invertido en la historia que te impide perdonar. También sabes el alivio que sientes cuando perdonas realmente y te sacudes la carga.

Nuestros padres no eran perfectos. Consciente o inconscientemente hicieron cosas que nos hicieron daño, del mismo modo que nuestros abuelos hicieron cosas que dañaron a nuestros padres. Nuestros amantes, nuestros hijos, nuestros gobiernos y nuestras tribus rivales nos han hecho daño. Ahora es el momento de perdonar.

Cosas horribles

Continuamente se están haciendo cosas horribles en todo el planeta, en nuestras mentes individuales y en la mente colectiva. Perdonar estos horrores no significa necesariamente olvidarlos. Puedes perdonar y soltar sin olvidar. Cuando estás dispuesto a ver todos los horrores de la historia humana, se produce un gran aprendizaje que genera humildad. Por otra parte, también puedes reconocer todo el esfuerzo que es necesario para seguir aferrándose a la historia. Puedes ver que todo el esfuerzo y la atención puestos en aferrarse no son sino una meditación de no-perdón. Las historias siguen repitiéndose, y de forma obsesiva insisten sobre lo que uno debería haber hecho o lo que podría hacer la próxima vez. Esta reproducción continua de la historia agota tu energía. Es extenuante.

Honro la necesidad de recordar y ser testigo del horror que se ha cometido y se sigue cometiendo. Pero, generalmente, llevamos a ese recuerdo más odio, más sufrimiento y desdicha, lo que nos asegura todavía más odio, sufrimiento y desdicha.

¿Qué es lo que no estoy dispuesto a perdonar?

Cuando no estás dispuesto a perdonar y te aferras a una historia de sufrimiento y a quien te lo infligió, no dejas de maldecirle consciente o inconscientemente. Has de hacer lo posible por detener ese karma en ti, por decir: «No, esta vez no va a poder conmigo». Esta es la voluntad de estar en paz. Estar dispuesto a perdonar es el resultado natural de querer ser libre, y te aporta la claridad que te permite reconocer la tentación de aferrarte.

En nuestro deseo de aferramos a la revancha, nos mantenemos alejados de la experiencia de la libertad. Como con todo lo demás, en nuestro deseo de aferramos a una cosa, mantenemos otra alejada. En el deseo de dar algo, en realidad recibimos.

Puedes indagar directamente dentro de ti: ¿Qué es lo que no estoy dispuesto a perdonar? Al hacerlo, encontrarás otra oportunidad de traer a la conciencia lo que no se ve conscientemente, aquello que podría seguir manteniendo tu mente aprisionada. Aquí no se necesita ningún esfuerzo; sólo la voluntad de ser completamente honesto.

Una vez que, honestamente, has visto lo que no estás dispuesto a olvidar, puede que te resulte útil preguntarte: ¿Qué es lo que estoy dispuesto a perdonar? Reconoce el perdón y saboréalo por un momento. Es importante no forzar nada, así como limitarse a dar la bienvenida a todo en el corazón de la consciencia. ¿Puedes perdonar? ¿Puedes aceptar el perdón?

Gangaji

Podemos ayudarte

¿Deseas limpiar de tu alma las sensaciones de culpa y preocupación? ¿Necesitas aprender las lecciones del pasado y  establecer nuevos retos y objetivos? Si de una vez por todas has decido pasar página y poner todo tu Ser a favor de tí y de tus sueños, podemos ayudarte. Hoy es un día perfecto para empezar. Te acompañamos en ese camino apasionante.

Nuestros servicios

Sanar las heridas

Sanar las heridas

Si deseas la libertad, tienes que estar dispuesto a afrontar aquello de lo que has estado huyendo en tu búsqueda de ella. En general, la mayoría de la gente huye de algún tipo de historia dolorosa, generalmente resultado de algunas necesidades que quedaron insatisfechas en la infancia. El dolor puede tener componentes tanto físicos como psicológicos. Es posible que tenga una historia aparejada, o es posible que sólo sea un campo energético, como una sensación de temor o negatividad.

Son múltiples las heridas que acompañan cada vida, incluso entre los más privilegiados. Algunas personas consiguen generar tejido de cicatrización sobre sus psiques, sobre sus heridas físicas y emocionales, y siguen adelante con su vida. Pero sospecho que el éxito en este sentido nunca es completo para nadie, y este fracaso es bueno, porque así la herida llama la atención sobre sí misma, del mismo modo que una piedra en el zapato no te dejará en paz hasta que concentres tu atención sobre ella.

Curarse las heridas es pertinente. Hay tratamientos para todas las heridas, y debemos cuidar de las heridas que podemos atender. Mientras abordamos las heridas físicas, emocionales o mentales, pasamos por alto eso que por su naturaleza es puro, libre y está en paz. La verdad ya está aquí, independientemente del estado de tu cuerpo, de tus emociones, de tu mente, o de tus circunstancias.

Dejar de escapar

Cuando tomas la decisión de rendirte, de dejar de intentar escaparte, entonces, sin necesidad de someterte a disyuntiva alguna, con elegancia y sin esfuerzo, el tesoro de tu ser se revela a sí mismo como tu verdadera identidad. Entonces puedes celebrar la curación de cualquier herida que tenga que ser curada, y llorar por las restantes. En medio de la celebración y del lamento, puedes descansar en la verdad que siempre está presente.

Lo que sugiero es que saltes profundamente al núcleo de tu ser. Sé que la experiencia de la herida puede generar la sensación de que lo que hay en el núcleo de tu ser es realmente horrible. Pero yo he vivido la incomparable experiencia de conocer a una gran cantidad de gente con heridas profundas, desde psicosis hasta las habituales neurosis con las que tenemos que lidiar la mayoría de nosotros. Y nunca he conocido a nadie que, cuando estaba dispuesto a decir realmente la verdad y afrontar su propio sufrimiento, no encontrara finalmente la belleza y la paz esencial.

Entra

Hay un tesoro que es la verdad de tu ser y te está diciendo: «Entra». Tal vez, como ha estado escondido durante tanto tiempo, crees que es algo oscuro, feo y prohibido, y has recibido mucho apoyo para no mirarlo directamente. De hecho, todo tu proceso de socialización ha consistido en no mirarlo directamente. Pero, por fortuna, mediante el poder de la elección, puedes dejar a un lado toda esa socialización y reconocer que sientes un gran anhelo por saber quién eres. Qué maravillosa oportunidad tenemos todos de darnos apoyo mutuo en este proceso de descubrimiento divino, inimaginable, interminable. Esta posibilidad es sagrada.

Gangaji

Podemos ayudarte

No te diremos lo que tienes que hacer. No presionamos, ni aconsejamos, ni recomendamos. Exploraremos juntos, haremos preguntas, te ofreceremos interpretaciones que tal vez puedan sorprenderte. Desafíaremos respetuosamente tus modelos mentales para que desarrolles una nueva mirada que te permita descubrir nuevas acciones y posibilidades. Y te acompañaremos en el diseño de acciones que te faciliten el logro de los resultados que tanto buscas y tanto te mereces.

Nuestros valores

La diferencia entre dolor y sufrimiento

Dolor y sufrimiento

A veces me preguntan por la diferencia entre dolor y sufrimiento. El dolor es una sensación corporal que percibes en un momento dado. El sufrimiento se extiende en el tiempo, y debe ir acompañado de alguna historia en torno al dolor. La historia, evidentemente, puede tener infinitas líneas y giros argumentales —quién causó el dolor, por qué, cuándo, cómo, el aspecto metafísico de ello—, pero las particularidades de la historia sólo sirven para distraer y resistirse al dolor mismo.

La mayor parte de la gente no está dispuesta a renunciar a la inversión realizada en su sufrimiento mental y emocional. Si estás dispuesto a dejar de sufrir, lo que significa detener la historia sobre el dolor, puedes experimentarlo tal como es. Puedes experimentar con mente abierta lo que antes considerabas indeseable, porque la mente ya no está cerrada en torno a alguna idea sobre la experiencia. La mente está abierta. Ha abandonado toda definición.

La verdad de tu ser

Cuando lo afrontas con mente abierta, el dolor, como todo fenómeno, revela la verdad que está en su núcleo. El sufrimiento es la contracción mental, emocional y física en torno al dolor, a la historia, a la justificación, a la culpa, a sentimentalizar y dramatizar el dolor. Cuando estás dispuesto a experimentar simple y directamente cualquier tipo de dolor, aunque sólo sea por un instante, descubres que la esencia del dolor es inteligencia, claridad, alegría, paz, ¡la esencia misma de la dicha! La verdad de tu ser se revela incluso en medio del dolor, y el dolor se revela como otro vehículo de la verdad. Cuando prestas atención a la historia del dolor, pasas por alto este vehículo y echas a perder el regalo potencial del dolor.

El poder de elegir

Quiero dejar muy claro que aliviar el dolor es natural y apropiado. La medicación, el abrazo de los seres queridos, la comunión con la naturaleza, el poema de la música y el arte…, todos ellos pueden usarse para aliviar el dolor. Ninguno de ellos es un problema. El problema es que no llegas a reconocer la posibilidad de elegir afrontar el dolor, de detener la resistencia al dolor. En general, desconoces que tienes la libertad de detenerte y afrontar últimamente lo que te está atormentando, en cualquier aspecto. La falta de reconocimiento de esta opción te mantiene atado al papel de víctima de alguna fuente de tortura. La sorpresa que te espera al hacer esta elección es el descubrimiento de lo que está vivo y esperando en el corazón de cada cosa: la conciencia amplia, el amor, eso que lo cura todo, incluso la muerte.

Rendirse

¿Quién sabe qué dolor entrará en su vida? Lo cierto es que todos experimentamos dolores de un tipo u otro. Si has vivido la experiencia de rendición en el momento en que surge el dolor, de abrir tu mente al dolor, sea físico, emocional, personal o del mundo, has descubierto una sabiduría secreta. Este descubrimiento te permite dejar de preocuparte por tu dolor personal, por lo que habrá un llanto menos, un jadeo menos, un grito menos del tipo «¿y qué pasa conmigo?».

Uno menos

¡Qué alivio! Este «uno menos» es importantísimo, porque cuando la historia del dolor personal deja de predominar, puedes experimentar dolores que no sabías que existían —el dolor de tu vecino, el de tus padres, el de tus hijos, el dolor del universo—, y con ello no estás declarando la guerra a lo doloroso, ni escondiéndote del potencial dolor futuro. Estás viviendo una vida abierta a encontrarte con lo que está aquí. De este modo, el dolor, como cualquier otra experiencia, merece tu respeto, pues no es en nada diferente de la verdad misma.

Gangaji

Podemos ayudarte

¿Te sientes triste, falta de motivación, ansiedad, problemas de concentración, sobrepresión, miedos descontrolados, atraviesas un duelo, te encuentras ante una ruptura conyugal o de pareja, un divorcio, un cambio de trabajo, estrés…? Te ayudamos iluminando tu camino para que recuperes paz, fuerza, determinación, el equilibrio y la armonía interior que tanto te mereces y necesitas.

Nuestros servicios

Transformar el sufrimiento

El sufrimiento os ofrece la posibilidad de trabajar con él y transformarlo. Sin él, jamás habríais llegado a descubrir que oculto en la naturaleza y las profundidades del sufrimiento hay un tesoro de dicha. Los momentos en que padecéis el sufrimiento pueden ser precisamente aquellos en los que estáis más abiertos, y allí donde sois sumamente vulnerables puede ser en realidad el lugar donde yace vuestra mayor fuerza.

Por consiguiente, deciros lo siguiente: “No huiré de este sufrimiento. Quiero utilizarlo de la mejor manera posible para aí volverme más compasivo y más capaz de ayudar a los demás”. El dolor, después de todo, puede enseñarnos mucho sobre la compasión. Si sufrís, sabréis qué sienten los demás cuando sufren. Y si estáis en situación de ayudar a otros, por medio del propio sufrimiento hallaréis la comprensión y la compasión necesarias para hacerlo.

Así pues, hagáis lo que hagáis, no suprimáis vuestro dolor; aceptadlo y sed vulnerables. Por desesperados que lleguéis a sentiros, aceptad vuestro dolor tal como es, porque en realidad está intentando haceros un regalo inapreciable: la posibilidad de descubrir, por medio de la práctica espiritual, lo que hay más allá del dolor. “La aflición puede sr el jardín de la compasión”, escribió Rumi. Si mantenéis vuestro corazón abierto en todo momento, el dolor puede llegar a ser vuestro mayor aliado en vuestra búsqueda vital de amor y sabiduría.

Sogyal Rimpoché

Si deseas enfrentarte a tu dolor y descubrir lo que hay más allá del sufrimiento, si sientes que necesitas por encima de todo mantener el corazón abierto y volver a poner todo tu Ser a trabajar a favor de tí y de la Vida, podemos ayudarte. Hoy es un día perfecto para empezar. Te acompañamos en ese camino apasionante.

Nuestros Servicios

 

El sufrimiento que padeces

El sufrimiento que padeces es el equivalente a tu resistencia a la realidad. El resistirte a la verdad hace que te choques con la realidad, que te está diciendo que no es por ahí, que revises tus planteamientos para que se ajusten a la verdad. Si lo comprendes así, crecerás. Si no lo comprendes y te empeñas en seguir obcecada y dormida, sufrirás sin remedio. En cuanto entiendas esto, cuando observes y descubras tu realidad, se acabarán tu sufrimiento y tu irritación.

Es muy importante, pues, ver, observar lo que te perturba, para entender lo que anda mal en ti. Al descubrir esto verás como cambia tu escala de valores. Vas descubriedo tesoros por todas partes, mientras se va cayendo, por si solo, lo que no vale. No sabes bien lo que supone, la paz que consigues (…)

La verdadera seguridad la alcanzas cuando lo sueltas todo. Ése es tu premio, con el que te sorprende la realidad. Y resulta que tienes motivos para estar siempre contento, pues las experiencias buenas son siempre gratificantes, y las malas te proporcionan crecimiento, al señalarte los obstáculos que te ayudan a descubrirte.

Anthoni de Mello

Si deseas enfrentarte y descubrir las resistencias que te están impidiendo colocar el amor en el centro de tu Vida, y poner todo tu Ser a trabajar a favor de tí y de tus sueños, podemos ayudarte. Hoy es un día perfecto para empezar. Te acompañamos en ese camino apasionante.

Nuestros Servicios

 

Sinceridad

Sinceridad

El Cielo da, la Tierra recibe y hace crecer, el Hombre realiza. Sólo la persona que está totalmente en armonía consigo misma, que es totalmente sincera, puede ir hasta el límite de su Naturaleza.

¿Hasta qué punto eres sincera contigo misma? ¿Hasta qué punto eres sincero?

Si sientes…

Si sientes estrés, ¿lo reconoces?

Si sientes desazón, ¿haces algo?

Si sientes que no terminas de estar en tu lugar en el mundo, ¿sigues buscando?

Si sientes que hay plenitud en tu vida, ¿lo celebras cada instante?

Si sientes tu corazón dormido, ¿haces algo para despertar?

Si sientes que la magia ya no te sorprende cada mañana, ¿te atreves de nuevo a soñar?

Si sientes soledad, ¿abres tu corazón?

Si sientes miedo ¿qué haces al respecto?

La mañana del mundo

Cuando hay sinceridad estamos siempre en el inicio de las cosas, en el instante frágil que contiene la potencia de la vida.

Estamos siempre en la mañana del mundo.

Podemos ayudarte

¿Te sientes triste, falta de motivación, ansiedad? ¿Problemas de concentración, sobrepresión, miedos descontrolados? ¿Atraviesas un duelo? ¿Te encuentras ante una ruptura conyugal o de pareja, un divorcio? ¿Un cambio de trabajo, estrés…? Te ayudamos a recuperar la paz, fuerza, determinación, el equilibrio y la armonía interior que tanto te mereces y necesitas.

Coaching personal y profesional

Abierto el plazo de inscripción
Post recientes
Suscríbete al blog

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Comparte en tus redes sociales
Close

CONTACTA CON NOSOTROS

Refuerza tu poder personal y el de tu organización

  • Suscríbete al blog por correo electrónico

    Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

    Únete a otros 2.795 suscriptores

  • Subscribe error, please review your email address.

    Close

    You are now subscribed, thank you!

    Close

    There was a problem with your submission. Please check the field(s) with red label below.

    Close

    Your message has been sent. We will get back to you soon!

    Close

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies