Archive

Queremos cambiar…

Queremos cambiar sin alejarnos de nuestro “hogar”.

Cambiar sin dejar de hacer lo que hacemos todos los días de manera igual.

Sin dejar ese trabajo porque no hay nada mejor o no lo vemos…

Queremos cambiar pero a la vez seguir siendo como somos.

Y no se trata de huir, divorciarnos y abandonar todo para irnos a vivir al monte más alejado de la civilización. NO.

Se trata de convertirnos en reales observadores de nuestro entorno

Entender que esa “sagrada madre santa” que tenemos no es más que una mujer con una historia, una educación, un pasado, errores y aciertos. Verla como una persona cuyas emociones, miedos y conflictos no me afectarán más. Ser imparciales con ella, ser con ella como somos con todos los demás.

Entender que ese hombre o mujer que elegimos de pareja no es “el amor de mi vida”, porque el amor de mi vida soy yo. Es un hombre o una mujer con pasado, con historia, y que yo no estoy aquí para sanarlo, cambiarlo, adaptarlo o modificarlo a mi gusto y necesidad. O lo acepto como es y así lo amo, o bien acepto y reconozco que me equivoqué y me alejo, así de simple.

Entender que si quiero tener más dinero debo cambiar lo que hago. Si el trabajo en el que estoy no me da el sueldo que merezco, bien puedo buscar otro. Pero sin el pretexto de “pobres de mis hijos”, “tengo deudas”, “qué haré”… porque este trabajo es la muestra fiel de que nunca mejoraré.

Muchas personas que se quejan de “no tener dinero” viven todos los días de su vida haciendo aquello que ya saben “no les deja dinero”. Y esto pueden demorar la vida entera, porque no han descubierto que deben ser capaces de ponerse límites.

“Si este año no me aumentan el sueldo, me voy”. “Si para junio esto no mejora, renuncio”. Porque se nos va la vida dando el 100% en un proyecto, plan o trabajo que ya sabemos no nos dejará más jamás.

Si…

Si quiero tener más dinero lo primero que debo entender es que comprar a crédito es gastar dinero que no tengo, es deberle a un banco, y es un pozo sin fondo.

Si nos proponemos vivir con efectivo realmente descubriremos lo que necesitamos hacer, descubriremos que necesitamos “movernos ya”.

Si tengo un negocio y por más que yo entregue todo mi esfuerzo no me da las ganancias que necesito, pues lo cierro, dejo de invertir en eso y voy por otra cosa.

Si creo que mi profesión no me da lo que necesito, pues me dedico a otra cosa y ahora sí, gano lo que quiero.

Y es que en verdad todos queremos cambiar y que las cosas mejoren “sin hacer nada”, “sin cambiar nada”, “comiendo lo mismo”, “viendo el mismo programa de televisión y a la misma hora”.

Así no se puede

Queremos bajar de peso, pero no queremos hacer dieta ni ejercicio.

Queremos ser más atractivos o atractivas, porque algún chip en nuestro cerebro, nos dice que si no lo somos, no valemos.

Queremos un príncipe azul, pero siempre nos enamoramos del patán más guapo en lugar de buscar al hombre inteligente y amable.

Vamos por la vida contradiciéndonos a nosotros mismos… y queremos que una carta de duelo haga el trabajo por nosotros.

Así no se puede.

Tomar consciencia de una situación que no es nuestra es sentirlo en la sangre, en los vellitos del brazo, en el estómago.

Es entender que si mi abuela no estudió y se casó con un hombre violento, no es mi historia y debo evitar “repetir” su vida.

Es comprender que si mi madre lloró durante todo su embarazo, será por sus malas decisiones, sus miedos y falsas expectativas, y que yo no voy pagar por ello.

Porque vinimos a ser felices, a amar, a ser abundantes, no a pagar culpas ajenas y además a venerar la estupidez familiar.

Dejemos de decir “necesito ayuda” y cambiémoslo por: “hoy he decidido cambiar, qué debo hacer?

Empoderémonos desde ya y resolvamos, actuemos

Porque todos nosotros hemos nacido en el mundo de “resuélveme mi problema”.

Y no nos hemos dado cuenta de que la única persona capaz de resolver mi problema soy yo.

Tomar conciencia, por tanto, es reconocer la historia vivida por otro, sus razones, sus motivos, aprender de ello y cambiarlo. YO. Cambiarlo yo, con otras decisiones, con otras elecciones, con otro carácter, con más fuerza quizá.

Hacer duelo es decir por escrito a qué vivencias de mis familiares yo renuncio, yo no quiero repetir, yo me niego a repetir o padecer. Es sacar mi dolor por no haberme dado cuenta de que soy copia de mi padre o mi abuela o mi tío.

Y al final, cambiar; cambiar ese comportamiento, fajarme los pantalones y tomar nuevas decisiones en mi vida, cueste lo que cueste.

Y soltar es dejar de arrastrar lo pasado incluso el día de ayer

Ver hacia delante, con nuevas metas, por mí y para mí.

Y si no sé cómo, y si no sé por dónde comienzo, y si no sé cómo se hace, comenzar a leer, a aprender, a comprender desde el conocimiento. Dejar mi uñas para después y analizar mi vida hoy y en profundidad, analizar mi entorno, analizar a cada miembro de mi familia, sus razones, sus motivos, porque así descubriré fácilmente que no soy más que uno más de ellos.

Revisar si mis expectativas tienen lógica o simplemente repito los errores de alguien.

Si todo ese análisis no es motivo suficiente para impulsar un gran cambio en mí, querrá decir entonces que no es mi momento, quizá sea después y deberé aceptar lo que venga y como venga.

Elizabeth Romero Sánchez y Edgar Romero Franco

Visita en nuestra web nuestros servicios y la programación de retiros y cursos

 

No busques la certeza, busca comprender

No siempre existe una certeza sobre lo que hay que hacer

Te encuentras muy confundido. Deja que sea así, pero descubre una salida para tu confusión. Es muy fácil y cómodo escuchar a los demás porque te pueden suministrar dogmas sin vida, te pueden dar mandamientos: “No hagas esto; haz eso”. Y están muy seguros de sus mandamientos. La certeza no es lo que se ha de buscar. La comprensión es lo que se ha de buscar. Si buscas la certeza serás víctima de alguna trampa. No busques la certeza; busca el comprender. La certeza se te puede dar fácilmente –cualquiera puede dártela- pero a la hora del análisis final serás un perdedor. Habrás desperdiciado tu vida tan sólo para permanecer en la seguridad y en la certeza; y la vida no es una certeza, la vida no es segura.

La vida es inseguridad

La vida es inseguridad. A cada momento se dirige hacia una inseguridad mayor. Es un continuo apostar. Uno nunca sabe lo que va a suceder. Y es hermoso que uno nunca lo sepa. Si fuera predecible, no valdría la pena vivir la vida. Si todo fuera como te gustaría que fuese y si todo fuera una certeza, no serías un hombre, serías una máquina. Sólo existen certezas y seguridades para las máquinas.

El hombre vive en libertad

La libertad necesita inseguridad, incertidumbre. Un hombre verdaderamente inteligente siempre está dudando porque no posee dogma alguno en el que confiar, en el que descansar. Ha de observar y responder.

Lao Tsé dice: “Dudo y me muevo por la vida estando alerta porque no sé qué es lo que va a suceder. Y no tengo ningún principio que seguir. He de decidir a cada instante. Nunca decido de antemano. He de decidir cuando llega el momento”.

Responsabilidad

Entonces uno ha de tener la capacidad de responder. Eso es responsabilidad. La responsabilidad no es una obligación, la responsabilidad no es un deber; es una capacidad de respuesta. Un hombre que desea saber lo que es la vida ha de saber responder. Eso es lo que no ocurre. Siglos de condicionamientos te han hecho similar a las máquinas. Has perdido tu humanidad. Has perdido tu humanidad; la has cambiado por seguridad. Estás seguro y confortable y todo ha sido planeado por los demás. Y ellos lo han puesto todo en el mapa, lo han medido todo. Esto es una absoluta estupidez porque la vida no puede ser medida; es inmensurable. Y no es posible tener ningún mapa porque la vida es un constante flujo. Todo cambia. Nada es permanente excepto el cambio. Dice Heráclito: “No puedes entrar dos veces en el mismo río”.

Y los modos de la vida son muy zigzagueantes. Los modos de la vida no son como las vías de un tren. No, no van sobre vías. Y ésa es su belleza, su gloria, su poesía, su música: siempre es una sorpresa.

Asombro

Si buscas seguridad, certeza, tus ojos estarán cerrados y tú te irás sorprendiendo cada vez menos y perderás tu capacidad de maravillarte. Y una vez has perdido tu capacidad de asombro, has perdido la religión. La religión es abrirte a tu corazón asombrado. La religión es una receptividad hacia lo maravilloso que nos rodea.

No busques la seguridad, no busques consejo sobre cómo vivir tu vida. La vida es muy valiosa. Vívela. No te estoy diciendo que no cometas errores; los cometerás. Recuerda solamente una cosa: no cometas los mismos errores una y otra vez. Con eso hay suficiente.

Osho

Podemos ayudarte

Visita en nuestra web nuestros servicios y propuesta de actividades

 

Abierto el plazo de inscripción
Post recientes
Suscríbete al blog

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Comparte en tus redes sociales
Close

CONTACTA CON NOSOTROS

Refuerza tu poder personal y el de tu organización

  • Suscríbete al blog por correo electrónico

    Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

    Únete a otros 2.794 suscriptores

  • Subscribe error, please review your email address.

    Close

    You are now subscribed, thank you!

    Close

    There was a problem with your submission. Please check the field(s) with red label below.

    Close

    Your message has been sent. We will get back to you soon!

    Close

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies