Archive

Espiritualidad, Consciencia

Tarde o temprano brota en todo corazón humano el deseo de espiritualidad, de Dios, o como se quiera llamar. Oímos a los místicos hablar de una divinidad que les envuelve por todas partes, que está a nuestro alcance y que, si fuéramos capaces de descubrirla, podría hacer que nuestras vidas tuvieran sentido y fueran ricas y hermosas.

La gente tiene una vaga idea a este respecto, y por ello lee libros y consulta a los gurús, tratando de averiguar qué es lo que deben hacer para obtener esa cosa tan esquiva que llamamos “espiritualidad”. Para lo cual prueban toda clase de métodos, técnicas, ejercicios espirituales y fórmulas… y, al cabo de años de inútiles esfuerzos, acaban desanimados y confundidos y se preguntan en qué se habrán equivocado. Y, por lo general, se culpan a sí mismos: si hubieran practicado las técnicas con mayor regularidad, si hubieran sido más fervorosos o más generosos…, lo habrían logrado.

¿Lograr qué?

De hecho, no tienen muy claro en qué consiste esa espiritualidad que andan buscando, aunque sí saben, ciertamente, que sus vidas siguen siendo un fracaso y que ellos siguen siendo unos seres angustiados, inseguros, llenos de miedo, resentidos, despiadados, avaros, ambiciosos y manipuladores. Por eso vuelven a emprender, con renovado ímpetu, el esfuerzo y el trabajo que creen imprescindibles para alcanzar su objetivo.

Nunca se han parado a considerar algo tan simple como es el hecho de que sus esfuerzos no van a llevarles a ninguna parte. Lo único que van a conseguir con sus esfuerzos es empeorar las cosas, del mismo modo que empeoran las cosas cuando se intenta apagar un fuego con más fuego.

El esfuerzo no produce el crecimiento; sea cual sea la forma que adopte (la fuerza, la costumbre, una determinada técnica o un determinado ejercicio espiritual), el esfuerzo no origina el cambio. A lo más, conduce a la represión y a encubrir el verdadero mal.

El esfuerzo sí puede modificar la conducta, pero no cambia a la persona.

Piensa en la mentalidad que subyace a la pregunta “¿Qué debo hacer para alcanzar la espiritualidad?”. Es algo así como preguntar: “¿Cuánto dinero tengo que gastar para comprar tal cosa?, ¿qué sacrificio debo hacer?, ¿a qué disciplina tengo que someterme?, ¿qué clase de meditación debo practicar para obtenerlo?… “Imagínate a un hombre que deseara obtener el amor de una mujer y, para ello, tratara de mejorar su apariencia, reconstruir su cuerpo, cambiar su conducta y practicar técnicas de seducción…

De hecho, no vas a conseguir el amor de los demás a base de practicar técnicas, sino a base de ser una determinada clase de persona. Y esto no se logra con esfuerzos ni con técnicas de ningún tipo.

Lo mismo sucede con la espiritualidad y la santidad. No dependen de lo que hagas (no se trata de una mercancía que pueda comprarse ni de un premio que pueda ganarse); dependen de lo que seas.

La espiritualidad no es un logro, es una Gracia

Una Gracia llamada consciencia, visión, observación, comprensión…

Sólo con que encendieras la luz de la consciencia y te observaras a ti mismo y cuanto te rodea a lo largo del día; sólo con que te vieras reflejado en el espejo de la consciencia del mismo modo que ves tu rostro reflejado en un espejo de cristal, es decir, con fidelidad y claridad, tal como eres, sin la menor distorsión ni el menor añadido, y observaras dicho reflejo sin emitir juicio ni condena de ningún tipo, experimentarías los maravillosos cambios de toda clase que se producen en ti.

Lo que ocurre es que no puedes controlar dichos cambios, ni eres capaz de planificarlos de antemano ni de decidir cómo y cuándo tienen que producirse. Es esta clase de consciencia que no emite juicios la única capaz de sanarte, de cambiarte y de hacerte crecer. Pero lo hace a su manera y a su tiempo.

¿De qué debes ser consciente concretamente?

De tus reacciones y de tus relaciones. Cada vez que estás en presencia de una persona (la que sea y en la situación en que sea), tienes toda clase de reacciones, positivas y negativas. Estudia esas reacciones, observa cuáles son exactamente y de dónde provienen, sin reconvención o culpabilización de ningún tipo, incluso sin deseo alguno, y, sobre todo, sin tratar de cambiarlas. Eso es todo lo que hace falta para que brote la santidad.

Pero ¿no constituye la conciencia en sí misma un esfuerzo?

No, si la has percibido aunque no sea más que una vez. Porque entonces comprenderás que la consciencia es un placer: el placer de un niño que sale asombrado a descubrir el mundo; porque, incluso cuando la consciencia te hace descubrir en ti cosas que te desagradan, siempre ocasiona liberación y gozo. Y entonces sabrás que la vida inconsciente no merece ser vivida, porque está excesivamente llena de oscuridad y de dolor.

Si al principio sientes pereza en practicar la consciencia, no te violentes. Sería un esfuerzo más. Limítate a ser consciente de tu pereza, sin juzgar ni condenar. Comprenderás entonces que la consciencia requiere el mismo esfuerzo que el que tiene que realizar un enamorado para acudir junto a su amada, o un hambriento para comer, o un montañero para escalar la montaña de sus sueños; tal vez haya que emplear mucha energía, tal vez sea incluso penoso, pero no es cuestión de esfuerzo; ¡es hasta divertido! En otras palabras, la consciencia es una actividad fácil.

Pero ¿te va a proporcionar la consciencia la espiritualidad que tanto anhelas?

Sí y no. De hecho, nunca lo sabrás, porque la verdadera espiritualidad, la que no se obtiene a base de técnicas, de esfuerzos y de represión, es absolutamente espontánea. Jamás vas a tener la menor consciencia de que se da en ti.

Por lo demás, no debes preocuparte, porque la misma ambición de ser espiritual se desvanecerá en cuanto vivas, momento a momento, una vida plena, feliz y transparente gracias a la consciencia.

Te basta con estar vigilante y despierto (…). No te hace falta absolutamente nada más: ni la seguridad, ni el amor, ni el pertenecer a alguien, ni la belleza, ni el poder, ni la espiritualidad, ni ninguna otra cosa tendrán ya importancia.

Anthony de Mello

Todo el equipo de evolucion.center te deseamos que 2018 sea un año lleno de consciencia, ilusiones y sueños cumplidos!

Visita en nuestra web nuestros servicios y la programación de retiros y cursos

El amor es el único milagro

El amor es el único milagro

Habiendo aprendido a amar, lo has aprendido todo

El amor es la escalera del infierno al cielo. Habiendo aprendido a amar, lo has aprendido todo. Si no has aprendido a amar, has desperdiciado toda tu vida. La gente que hace preguntas sobre Dios, en realidad no están preguntando sobre Dios; más que preguntar, están declarando que no han conocido lo que es el amor. Uno que conoce el amor, ha conocido al amado; el amor es la visión del amado. Uno que hace preguntas sobre la luz, simplemente revela que está ciego. Uno que hace preguntas sobre Dios, simplemente revela que su corazón no ha florecido en el amor.

Nunca preguntes sobre Dios

Nunca preguntes sobre Dios. Si no puedes verle, eso simplemente demuestra que no tienes ojos para ver; si no puedes oírle, eso simplemente revela que eres sordo; si no puedes tocarle, eso simplemente revela que no tienes manos, que no tienes sensibilidad alguna. Dios no es el problema, no puede ser el problema. Dios no está muy lejos; está aquí y ahora. Todo lo que existe, existe en Dios y es Dios. Así pues, ¿cómo puede ser Dios el problema? No has de buscar a Dios porque ¿dónde Le buscarás? Está en todas partes. Simplemente has de aprender a abrir tus ojos al amor. Una vez el amor haya penetrado en tu corazón, encontrarás allí a Dios.

El amado reside en el estremecimiento del amor; en la visión del amor, se encuentra la visión de Dios

Así, pues, Dios es la única y verdadera alquimia interior: transforma tu vida mundana en divina. Y te digo que es la única alquimia porque cambia el burdo metal en oro. Sin amor la vida es aburrida, gris, sin color, sin canciones, sin celebración. Uno se va arrastrando y sólo espera la muerte: la muerte vendrá para liberarte de tu perpetua pesadez. El amor aporta color: lo gris, de repente, se transforma en un arco iris explotando en mil y un colores y la monotonía y el aburrimiento se convierten en psicodelia. El amor cambia por completo la atmósfera de tu ser interior. Y a través de ese cambio, toda la existencia es cambiada. Exteriormente no cambia nada, pero una vez te encuentras lleno de amor tienes ante ti una existencia totalmente distinta.

Osho

Podemos ayudarte

Visita en nuestra web nuestros servicios y propuesta de actividades

Cuando os invade la duda

Comenzáis la construcción de una casa: algunas semanas o algunos meses después, esta casa está ahí, bien visible. Pero si decidís crear algo en el ámbito espiritual, nadie ve nada, ni siquiera vosotros. Así pues, ante esta ausencia aparente de resultado, os invade la duda. Y por momentos os sentís tentados de abandonarlo todo para lanzaros, como todo el mundo, a una actividad cuyo resultado sea bien visible y tangible.

Haced lo que queráis. Pero un día, incluso en medio de los mayores éxitos, sentiréis interiormente que os falta alguna cosa. ¿Por qué? Porque a pesar de vuestras múltiples actividades no habréis abarcado lo esencial. No habréis todavía plantado algo en el mundo de la luz, de la sabiduría, del amor, del poder, de la eternidad.

Lo real

Un día comprenderéis que sólo vuestras creaciones interiores son verdaderamente reales, porque son las únicas que tienen raíces en vosotros. Cuando os vayáis al otro mundo, tendréis en vuestra alma, en vuestro corazón y en vuestro espíritu unas piedras preciosas – cualidades y virtudes – que os llevaréis con vosotros, y vuestro nombre será grabado en el Libro de la vida eterna.

Omraam Mikhaël Aïvanhov

Podemos ayudarte

¿Deseas enfrentarte y vencer las resistencias que te están impidiendo colocar el amor en el centro de tu Vida? ¿Quieres poner todo tu Ser a trabajar a favor de tí y de tus sueños? Podemos ayudarte. Hoy es un día perfecto para empezar. Te acompañamos en ese camino apasionante.

Visita en nuestra web nuestros servicios y propuesta de actividades

Evolución, Consciencia, Yoga

Evolución, Consciencia, Yoga

Evolución

Mi evolución interna consiste en que el ser espiritual que soy aumente más y más en mi consciencia, de forma que, sin negar mi realidad corporal y material, sino al contrario, aprovechando al máximo todas mis capacidades y posibilidades, todos los aspectos de mi vida se hallen animados y dirigidos desde los planos superiores de mi alma humana.

Y llegaré al máximo de mi evolución en el instante en que me apoye solamente en el centro espiritual de mi ser, donde mi Yo espiritual tiene su plena realidad. En ese punto me abriré y entregaré por completo a Dios, y viviré y expresaré plena y completamente todas mis capacidades y potencialidades en este mundo.

Consciencia

Mi trabajo de evolución tiene entonces un doble camino:

Primero, hacerme consciente de las falsas identificaciones de mi mente alocada.

Segundo, aprender a vivir con lo mejor y más elevado de mi personalidad, penetrando cada vez más en las zonas más espirituales, para que mi personalidad mantenga la correcta jerarquía de valores en su nueva estructuración.

Yoga

La vía del Yoga nos ayuda en ese doble camino:

El primer aspecto lo trata el Yoga aplicando la mente sobre el cuerpo y logrando que las energías que operan en el organismo se purifiquen, se intensifiquen y circulen con entera libertad. Esta es la acción de los asanas y del pranayama.

El segundo aspecto, profundizar y elevar la consciencia, lo consigue el Yoga mediante la relajación y la atención central.

Pero de poco serviría este trabajo si al mismo tiempo no lograse una profunda modificación del funcionamiento de la mente. Aprender a mantener plena consciencia en toda situación, en todo estado, en todo nivel, lograr un punto de referencia lúcido y estable. Éste es el auténtico secreto, la verdadera clave que da valor a todas las demás prácticas y ejercicios, sean del orden que sean.

Podemos ayudarte. Visita en nuestra web nuestros servicios y propuesta de actividades

Los 10 errores más comunes en el camino espiritual. Décimo: Creer que uno no puede enojarse, temer, o sentir cualquier otra emoción negativa por estar en el camino espiritual

Los 10 errores más comunes en el camino espiritual. Décimo: Creer que uno no puede enojarse, temer, o sentir cualquier otra emoción negativa por estar en el camino espiritual

Esta creencia nos lleva a una gran represión de la ira y de los enojos, que hacen su reaparición más tarde bajo la forma de rencor, crítica o rechazo.

Mientras estamos en el plano terrenal, vivimos la sensaciones y las emociones de este plano.  Algunas de ellas son muy placenteras, otras no.

El tener un conocimiento intelectual acerca de la acción destructiva de ciertas emociones no las hace desaparecer.

Uno puede saber lo malo que es el enojo y, sin embargo, no puede evitar enojarse.

En realidad, uno sí puede evitar enojarse, o asustarse o angustiarse, pero eso exige un entrenamiento.

Durante dicho entrenamiento, hay momentos en que podemos dominar la rabia y la ansiedad, y otros en los que nada puede calmarnos.

Una vez que aparece el enojo, lo mejor es descargarlo de la manera más positiva posible.

Es mucho peor reprimirse e intentar decir: “Todo está bien en mi mundo”, cuando uno internamente está sintiendo el deseo primitivo de querer atacar a alguien.

La mayoría de las personas que transitan el terreno espiritual son muy exigentes consigo mismas y pretenden erradicar completamente de sus vidas este tipo de reacciones.

Esto no resulta desacertado pero se logra a través de un proceso.

Date permiso

Sé amable contigo mismo y, de vez en cuando, date el permiso necesario para errar, golpear un almohadón, gritar, llorar y expresar, como mejor te resulte, todas las emociones negativas que te toca vivir.

La mayoría de los errores aquí enunciados están generados por la actitud crítica de nuestro propio ego.

El ego no puede desaparecer por que necesitamos de él para actuar en este plano.

La “solución” es ponerlo alineado con nuestro Espíritu.

Amablemente, le podemos decir al ego que:

“A partir de ahora, deberá seguir las indicaciones de un nuevo Maestro amoroso, amable, paciente y permanente, que nunca juzga y que sabe que siempre estamos haciendo lo mejor que podemos”.

Si seguimos las indicaciones de nuestro Maestro Interior, nunca podemos fallar.

Horacio Valsecia

Aprende a utilziar el poder de tu mente insconsciente

Los 10 errores más comunes en el camino espiritual. Noveno: Creer que los maestros espirituales son aquellos que nos proveen de la información teórica

Los 10 errores más comunes en el camino espiritual. Noveno: Creer que los maestros espirituales son aquellos que nos proveen de la información teórica

Tendemos a caer muy fácilmente en la creencia de que las personas que nos enseñan son adelantados y que ya han superado muchas pruebas en su vida.

En algunos casos, esto es totalmente cierto;  en otros, no.

El hecho de que una persona transmita una determinada información no la coloca en un grado superior.

Debes recordar que cualquier forma de idealización o selectividad corresponde al terreno del ego.

Los verdaderos maestros espirituales

Los verdaderos maestros espirituales son aquellos que nos ponen a prueba y vienen “disfrazados” de hijos, padres, jefes, amigos, enemigos, animales, plantas y demás.  Son aquellos que nos traen problemas.

Ellos son los que realmente nos enseñan las lecciones que tenemos que aprender porque nos ponen a prueba.

Todas las religiones del mundo enseñan que Dios es Amor, que vivir con Dios significa expresar Amor a los demás.

Algunas personas asisten a templos, iglesias, o escuelas esotéricas, donde reciben esta información, pero luego van a sus casas y se pelean con sus familiares, critican a sus vecinos, odian a sus jefes, a los políticos, a los animales, a individuos de otras razas o culturas.

Ellos todavía no han aprendido la lección y la vida los llevará a enfrentarse una y otra vez con la misma situación o persona…  hasta que aprendan a mostrar Amor.

Haciendo una comparación con la enseñanza tradicional, los líderes espirituales o religiosos son los “libros” que nos dan la información;  las personas que nos traen problemas son los maestros que “Nos ponen el examen” para ver si pasamos la prueba o no.

Existe una Ley en el Universo:  Todo lo que nos molesta, complica, enreda, o todo lo que odiamos, se nos “pega”.

Esto ocurre hasta que aprendemos a Amar la situación.

Entonces, ese problema o esa persona se convierten en el maestro espiritual de ese momento.

Horacio Valsecia

¿Cómo podemos ayudarte?

Los 10 errores más comunes en el camino espiritual. Séptimo: Depender de amuletos, estampas religiosas, cristales, velas, imágenes, o cualquier otro tipo de elemento

Los 10 errores más comunes en el camino espiritual. Séptimo: Depender de amuletos, estampas religiosas, cristales, velas, imágenes, o cualquier otro tipo de elemento

Es cierto que los materiales tienen su propia energía y que el contacto con ellos (en especial, con ciertos cristales cuarzos) produce cambios en nuestra vibración personal y que pueden ayudarnos en el proceso curativo.

También es cierto que algunas figuras, imágenes y colores producen reacciones psicológicas que nos estimulan; a veces para bien, otras para mal.

Las estampas religiosas y otros objetos, tales como cadenas con cruces, estrellas de David y demás nos recuerdan nuestras posturas espirituales.

El problema es que la mayoría de estos elementos se convierten en amuletos y les damos más poder del que en realidad tienen.

Hay personas que se sienten indefensas sin su cruz, la estampita de su santo protector, su cristal preferido o cualquier otro amuleto de su preferencia.

El amuleto pasa a ser Dios.

Vivir pendiente de un objeto es limitar la Presencia Divina a ese objeto.

Dios es Omnipresente: está aquí, allá y en todas partes.

Lo peor sucede cuando una persona extravía su amuleto o éste se le rompe. La mayoría de las veces esto se interpreta como un presagio de que algo malo va a suceder.

Esta idea es producto de creer que la persona se encuentra sin su protección y que, en consecuencia, los demonios y las energías negativas pueden afectarla.

Vivimos en un Universo Mental. “Todo lo que Creemos se hace Realidad”. ¿Por qué no creer entonces que el mejor amuleto con el que cuento es mi Naturaleza Divina?

Nadie ni nada puede despojarnos de lo que somos realmente.

Horacio Valsecia

Conócete a ti mismo a través de tu Carta Astral

Los 10 errores más comunes en el camino espiritual. Quinto: Creer que uno ha sido “elegido” por Dios

Los 10 errores más comunes en el camino espiritual. Quinto: Creer que uno ha sido “elegido” por Dios

Muchas personas que estudian en escuelas esotéricas se sienten especiales y evolucionadas.  Sienten que Dios los ha conducido al lugar adecuado para su crecimiento y evolución;  que la información que va a recibir es muy importante y no puede divulgarse a personas que no están tan evolucionadas, porque no tienen la capacidad para entenderla o para darle un buen uso.

Esta presunción se convierte en una forma de arrogancia, nada espiritual, que nos hace pensar que somos privilegiados, especiales, elegidos, y que los demás están descarriados o perdidos en la vida.

Esta forma de arrogancia también se ven en las religiones que se sienten propietarias de Dios. Si uno no sigue su culto, está perdido.

En el Universo existe un solo Dios y es el mismo para Todos.  Los humanos inventan diferentes maneras de rendirle culto, crean dogmas y doctrinas, pero, en esencia, todos adoramos al mismo Dios.

Todos somos iguales antes los ojos de Dios.

Para Él… nadie está más adelante ni más atrás.  Nadie vale más ni menos.  Cualquier interpretación y clasificación como Ser especial corresponde al terreno del ego humano y no al terreno de lo divino.

Horacio Valsecia

Lo que dicen de nosotros…

Los 10 errores más comunes en el camino espiritual. Tercero: Creer que vamos hacia Dios, que evolucionamos espiritualmente

Los 10 errores más comunes en el camino espiritual. Tercero: Creer que vamos hacia Dios, que evolucionamos espiritualmente

No vamos hacia Dios, YA ESTAMOS EN DIOS.

Todo lo que nos rodea forma parte del gran cuerpo universal de Dios.

Lo que queremos significar con eso es el despertar de nuestra Conciencia a esa perfección y cuanto más rápido lo hacemos, más plenos y felices vivimos.

Tal vez el error provenga de las enseñanzas religiosas que nos dicen que Dios está “en el cielo”, como si nosotros estuviéramos separados de Él.

Nosotros y el “cielo” somos UNO, y debemos aprender a reconocerlo y a vivenciarlo; en eso consiste nuestra Evolución de Conciencia o Despertar Espiritual.

Horacio Valsecia

Nuestro equipo

Los 10 errores más comunes en el camino espiritual. Segundo: Enviar luz a otros para que mejoren

Los 10 errores más comunes en el camino espiritual. Segundo: Enviar luz a otros para que mejoren

Se puede enviar Luz o Energía a otras personas para que se curen de cierta enfermedad, para que mejoren su situación económica, su vida afectiva, y demás. La mayoría de estos ejercicios se parecen más a una forma de manipulación que a una verdadera ayuda espiritual.

Primero y principal:

Si se va a ayudar a otro,  hay que asegurarse de que la persona lo pida y lo necesite. Si esto no se da, tenemos que trabajar con lo que estamos percibiendo, porque el problema es algo personal que nos atañe a nosotros mismos y no a la persona que está sufriendo.

La mayoría de los problemas son sólo momentos de prueba que está viviendo un individuo; son necesarios  y son muy útiles para el “despertar de su Conciencia”. Nunca sabemos en realidad desde afuera cuán importante puede ser para cada persona la situación que está atravesando en determinado momento. Podemos percibir esa situación como algo terrible, doloroso, injusto o innecesario, pero cualquiera sea nuestra interpretación nunca será correcta ni completa.

El enviar la Luz a la persona podría acelerar o entorpecer su ritmo personal.  Nuestra intervención es innecesaria y, la mayoría de las veces, no es más que un deseo egoísta de que la persona resuelva rápido su problema porque éste nos despierta angustia o dolor.

Personalmente, recuerdo que una vez se acercó un amigo íntimo a decirme que estaba muy preocupado por mi situación. Yo le respondí que su preocupación no me ayudaba, que si realmente quería hacer algo bueno por mí, tenía que confiar en mí y saber que mi Guía Interior me revelaría en el momento adecuado lo que yo necesitaba hacer.

En lugar de enviar Luz a otros cada vez que veas una situación difícil, comienza por FLUIR Luz a ti mismo para que tu Guía Interior te haga ver la Verdad que está operando en dicha situación.

Horacio Valsecia

Nuestro equipo

Los 10 errores más comunes en el camino espiritual. Primero: Envolverse en una burbuja de protección

Los 10 errores más comunes en el camino espiritual. Primero: Envolverse en una burbuja de protección de los peligros que existen afuera.

Cuando comenzamos a transitar el camino espiritual, buscamos la perfección en nuestras vidas. Tratamos de mejorar nuestro carácter, costumbres, ideas, alimentación, y hasta la vida social. A veces, hacemos sacrificios con el fin de alcanzar una vida más plena y feliz; sin embargo, muchas veces no llegamos al estado de éxtasis o plenitud que anhelamos.

La decepción puede llevarnos a rechazar la disciplina que habíamos emprendido, o en el peor de los casos, puede desmoralizarnos a tal punto de pensar que “Dios se ha olvidado de nosotros”. Cualquiera sea la reacción, ésta sólo nos está señalando que hemos cometido un error. Y un error puede ser corregido.

El Universo funciona como una gran computadora:  hay que saber presionar las teclas adecuadas para obtener lo que se desea. Cuando no lo estamos haciendo, la computadora se detiene, espera fría y silenciosamente la señal eléctrica correcta. El Universo tiene sus “teclas” y la metafísica nos enseña, ¿cuáles son?

Algunas escuelas esotéricas han tergiversado estas enseñanzas, quizá sin ninguna mala intención, con lo que han llevado a muchas personas a cometer errores y a frustrarse en sus expectativas.

Vamos a traer a este blog en los próximos días algunos de los errores más comunes de la mano de Horacio Valsecia.

Envolverse en una burbuja de protección de los peligros que existen afuera

Lo único que logra este tipo de ejercicio es fomentar la idea de que algo externo puede tener más poder que nosotros. Nuestra mente percibe que hay algo allí afuera que puede, por ejemplo, lastimarnos o hacernos daño.

Pero, según las enseñanzas espirituales  “todo es Dios”, por lo tanto, nada puede hacernos daño.  En realidad, debería practicarse algún tipo de ejercicio de reconocimiento de la seguridad personal. Este ejercicio podría decir:

“Vaya donde vaya, estoy siempre a salvo, estoy rodeado de hermanos, vivo en el mundo que Dios ha creado y sólo veo Amor en todas partes”.

En síntesis, al elegir ¿qué ejercicio mental o meditación hacer?, se deberá buscar aquel que nos recuerde la Naturaleza divina de La Vida y no el peligro que percibe nuestro ego.

Muchas personas creen que repitiendo ciertas afirmaciones pueden transformar su situación personal, lo que encierra un grave error.  No son los pensamientos lo que determinan nuestra realidad sino nuestras “creencias”.

Solamente los pensamientos que hemos internalizado y tomado como nuestra verdad son los que se manifiestan.  Dicho de otra manera, aquello que “sentimos” internamente que es así es lo que toma forma en el mundo externo.

La mente humana produce un promedio de 60,000 pensamientos diarios, la mayoría de los cuales son negativos.  Las afirmaciones son necesarias para lograr implantar una creencia nueva en nuestra mente subconsciente y la repetición de estas afirmaciones es un procedimiento adecuado, pero hasta que no le agregamos la emoción o sensación que acompaña a esa idea no la internalizamos como una verdad dentro de nosotros.

La repetición de palabras carentes de emoción no es efectiva.  Por lo tanto, si yo repito:  “Vaya donde vaya, estoy siempre a salvo”  pero no me siento realmente seguro,  de nada me servirá.

Es necesario seleccionar ejercicios mentales, meditaciones o visualizaciones que fomenten las creencias de Paz, Armonía, Esperanza  y prosperidad.

Horacio Valsecia

Nuestros servicios

Dios

Dios

Y el primer día de la semana, cuando llegaban a sus oídos los sonidos de las campanas del templo, uno de sus discípulos habló y dijo:

Maestro, por aquí oímos mucho hablar de Dios. ¿Qué nos dices de Dios y quien es Él, en realidad?

Y el profeta se puso en pie frente a ellos como un árbol joven, sin miedo a los vientos y a la tempestad, y contestó:

Pensad ahora, compañeros míos y amados amigos míos…

Pensad ahora, compañeros míos y amados amigos míos, en un corazón que contiene a todos vuestros corazones; en un amor que abarca todos vuestros amores; en un espíritu que envuelve a todos vuestros espíritus; en una voz que cubre a todas vuestras voces, y en un silencio más profundo que todos vuestros silencios, e intemporal.

Tratad ahora de percibir en lo más profundo de vuestro yo una belleza más encantadora que todas las cosas bellas; un canto más vasto que los cantos del mar y del bosque; una majestad sentada en un trono junto al cual Orión no es sino una tarima, y que ase un cetro en el que las Pléyades no son sino el resplandor de unas gotas de rocío.

Lo único que habéis buscado…

Lo único que habéis buscado siempre es sólo alimento y techo, un vestido y un báculo; buscad ahora a Aquel que no es ni un objetivo para vuestras flechas ni una cueva de piedra para protegeros de los elementos.

Y aun si mis palabras son una roca y un enigma, buscad para que vuestros corazones se abran, y para que vuestras preguntas puedan llevaros al amor y a la sabiduría del Altísimo, aquel a quien los hombres llaman Dios.

Y los discípulos permanecieron silenciosos y había perplejidad en sus corazones; y Almustafá sintió compasión de ellos, y los miró con ternura, y dijo:

Ahora, no hablemos ya de Dios Padre

Ahora, no hablemos ya de Dios Padre. Hablemos, mejor, dé los dioses, es decir, de vuestros vecinos y de vuestros hermanos, de los elementos que se agitan alrededor de vuestras casas y en vuestros campos.

Os gustaría elevaros hasta las nubes y las consideraríais altas; y os gustaría pasar sobre el vasto mar, y a esto le llamaríais distancia. Pero yo os digo que, cuando sembráis una semilla en la tierra, alcanzáis una altura mayor; y que cuando elogiáis la belleza de la mañana y saludáis a vuestro vecino, cruzáis un mar mayor.

A menudo cantáis a Dios, el Infinito, y sin embargo, en realidad no oís la canción.

Quisiera yo que escucharais a las aves canoras, y a las hojas que abandonan la rama al pasar el viento, y no olvidéis, amigos míos, que estas hojas sólo cantan cuando están separadas de la rama.

Nuevamente os conjuro a que no habléis tanto de Dios, que es vuestro Todo, sino que tratéis de hablar de vosotros, y de comprenderos unos a otros, vecinos a vecinos, de dios a dios.

¿Quién dará alimento a los polluelos que están en el nido, si el ave madre vuela por los cielos?

Porque, ¿quién dará alimento a los polluelos que están en el nido, si el ave madre vuela por los cielos?.¿ Y qué anémona de los campos será fecundada, a menos que se una a ella una abeja procedente de otra anémona?

Es sólo cuando estáis perdidos en vuestro pequeño yo cuando buscáis el cielo al que llamáis Dios. Quisiera yo que encontrarais caminos hacia vuestros egos más vastos; que fueseis menos perezosos y pavimentarais los caminos… Marineros míos y amigos míos, sería más sensato hablar menos de Dios, al que no podemos comprender, y que habláramos más de unos y otros, de nosotros mismos, a ‘los que acaso podamos comprender. Sin embargo, por ahora quisiera que comprendierais que somos el aliento y la fragancia de Dios. Somos Dios, en la hoja, en la flor, y, a veces, en el fruto.

Khalil Gibran

Podemos ayudarte

¿Te sientes triste, falta de motivación, ansiedad? ¿Problemas de concentración, sobrepresión, miedos descontrolados? ¿Atraviesas un duelo? ¿Te encuentras ante una ruptura conyugal o de pareja, un divorcio? ¿Un cambio de trabajo, estrés…? Te ayudamos a recuperar la paz, fuerza, determinación, el equilibrio y la armonía interior que tanto te mereces y necesitas.

Aprende de tu mente subconsciente

Pensamientos y meditaciones

Pensamientos y meditaciones

La vida nos lleva de un lugar a otro; el Destino nos traslada de un punto a otro. Y nosotros, conducidos en vilo por estos dos gemelos, escuchamos voces temerosas y sólo vemos lo que se interpone como obstáculo en nuestro camino.

La Belleza se nos revela sentada en trono de gloria; pero nosotros nos acercamos a ella en nombre de la Lujuria, la despojamos de su corona de pureza y manchamos su vestidura con nuestra perversidad.

El Amor pasa junto a nosotros con un manto de mansedumbre; pero nosotros huimos de él por temor, o nos escondemos en las tinieblas; o también lo seguimos para hacer el mal en su nombre.

Hasta el hombre más sabio se inclina ante el peso imponente del Amor; pero en verdad es tan liviano como la brisa juguetona del Líbano.

La Libertad nos invita a su mesa para que participemos de sus sabrosos manjares y de su generoso vino; pero, cuando nos sentamos a ella, comemos vorazmente y nos atragantamos.

La Naturaleza extiende hacia nosotros sus brazos acogedores y nos invita.a gozar de su belleza; pero nosotros tenemos miedo a su silencio y nos abalanzamos a las ciudades populosas, para cobijarnos en ellas cual ovejas que huyen del lobo feroz.

La Verdad nos visita, atraída por la risa alborozada e inocente de un niño, o por el beso de un ser querido; pero casi todos nosotros le cerramos las puertas del afecto y la tratamos como si fuese un enemigo.

El corazón humano implora ayuda; el alma humana nos suplica que la liberemos; pero nosotros no escuchamos sus ruegos, ni la oímos ni entendemos. En cambio, llamamos loco al que oye y entiende, y huimos de él.

Así pasan las noches y vivimos en la inconsciencia; y los días nos saludan y abrazan. Pero estamos en temor constante día y noche.

Nos apegamos a la tierra cuando tenemos abiertas de par en par las puertas del Corazón del Señor.

Pisoteamos el pan de Vida, mientras el hambre roe nuestros corazones. ¡Qué buena es la Vida del Hombre , pero qué alejado está el Hombre de la vida!

Khalil Gibran

Podemos ayudarte

¿Deseas enfrentarte y vencer las resistencias que te están impidiendo colocar el amor en el centro de tu Vida? ¿Quieres poner todo tu Ser a trabajar a favor de tí y de tus sueños? Podemos ayudarte. Hoy es un día perfecto para empezar. Te acompañamos en ese camino apasionante.

Explora tu mente subconsciente en nuestras sesiones de hipnosis terapéutica

El Principio curativo universal

Principio curativo universal

Hay uno y solamente un principio curativo universal que opera sobre todos y todas las cosas: gato, perro, árbol, hierba- manteniéndolos vivos. Este principio vital actúa en el reino animal, vegetal o mineral no sólo como principio, sino como estímulo y crecimiento.

El hombre que advierte conscientemente este principio vital puede manejarlo en su propio provecho utilizando diferentes métodos.

Hay varios sistemas, técnicas y métodos para utilizar el poder interno pero sólo hay un camino para la curación. Es la fe o convicción; sólo “de acuerdo con tu fe convicción actuará dentro de ti el único poder curativo”.

El precepto de la convicción

¿Qué es lo que te hace creer en ti mismo, en la vida y en el universo? Es la Fe, estimulada dentro de nuestro ser cuando estamos convencidos de algo. Todas las religiones del mundo representan una forma de fe y están basadas en la fe, explicándola cada cual a su manera. Comprueba en los libros sagrados, al tratar sobre un hombre, fórmula ritual, ceremonia, forma, institución, siempre orientan a creer en si mismo.

“Todas las cosas son posibles para aquel que cree”. Por lo tanto, la ley vital es creer, tener fe, estar convencido. La fe de tu mente es el simple pensamiento que en ella se produce. Creer es un pensamiento; es una imagen mental que condiciona tu fuerza subconsciente, la cual se distribuye en todas las fases de tu vida.

De acuerdo con tus hábitos mentales todas tus experiencias, todas tus acciones, todos los sucesos y circunstancias de tu vida, serán reflejo y reacción de tu propia mente. Es una locura creer que algo lastima o hace daño. Recuerda, no es la cosa creída la que lastima o daña, sino tu creencia equivocada o pensamientos enfermizos de tu mente los que producen los resultados nocivos.

J. Murphy

Podemos ayudarte

¿Te sientes triste, falta de motivación, ansiedad? ¿Problemas de concentración, sobrepresión, miedos descontrolados? ¿Atraviesas un duelo? ¿Te encuentras ante una ruptura conyugal o de pareja, un divorcio? ¿Un cambio de trabajo, estrés…? Te ayudamos a recuperar paz, fuerza, determinación, el equilibrio y la armonía interior que tanto necesitas.

¿Te gustaría incorporar a tu vida consciente lecciones que aprendiste en vidas pasadas?

Curaciones mentales

Curaciones mentales

¿Qué es lo que cura? ¿Dónde está el poder curativo? Nos hacemos estas preguntas porque todos nosotros estamos interesados en suprimir molestias corporales y demás problemas internos.

Poder curativo

Existe un poder curativo en la mente subconsciente de cada persona; un cambio en nuestra actitud mental hacia la parte enferma movilizará este Poder: conocido también como Naturaleza, Vida, Dios, Inteligencia Creadora o Poder Subconsciente.

Este poder se encuentra en la mente subconsciente; puedes curar dolencias mentales y corporales si sabes dirigir ese poder correctamente. Otra persona puede hacerlo también en beneficio tuyo, pero de nada sirve si tú no quieres conseguir la curación. Actúa en todas las personas, cualquiera sea su credo, color o raza. No es necesario pertenecer a una iglesia, secta o ideología determinada para obtener este poder o participar de sus fuerzas curativas; curará la quemadura o herida de la mano, curará tanto si eres católico, ateo o agnóstico.

La oración o plegaria curativa

Se utilizan diferentes métodos para eliminar los obstáculos mentales, emocionales o físicos, que impiden el flujo curativo que nos anima a todos. Entre estos métodos citemos la oración o plegarias curativas, un medio utilizado por personas ya entrenadas en los mecanismos de la ciencia mental.

Se basan en el principio de interacción que existe “entre la Inteligencia Infinita y el Poder de la mente subconsciente”, el cual responde de acuerdo a las convicciones de la persona interesada. El significado es: “creer en el recibir y se recibirá”. Para obtener los efectos deseados debes imaginarlos y sentirlos una realidad, y esperar que el principio vital infinito responda a tu petición consciente.

Para obtener mejores resultados sigue este precepto: aíslate de todo ruido, en un cuarto oscuro, y cierra la puerta. En otras palabras: “Cierra la puerta de tu mente” para abstraerse de todas las distracciones; relájate sosegada y completamente; vendrá la inspiración; despliega tu deseo o petición, transportándolo a tu mente subconsciente; continúa hasta sentir dentro de ti la infinita presencia curativa, hasta quedar convencido que tu mente responderá de acuerdo a tu específica necesidad, o al objeto deseado.

J. Murphy

Podemos ayudarte

¿Deseas limpiar de tu alma las sensaciones de culpa y preocupación? ¿Necesitas aprender las lecciones del pasado y  establecer nuevos retos y objetivos? Si de una vez por todas has decidido poner todo tu Ser a favor de tí y de tus sueños, podemos ayudarte. Hoy es un día perfecto para empezar. Te acompañamos en ese camino apasionante.

¿Conoces tu misión en la vida?

Abierto el plazo de inscripción
Post recientes
Suscríbete al blog

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Comparte en tus redes sociales
Close

CONTACTA CON NOSOTROS

Refuerza tu poder personal y el de tu organización

  • Suscríbete al blog por correo electrónico

    Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

  • Subscribe error, please review your email address.

    Close

    You are now subscribed, thank you!

    Close

    There was a problem with your submission. Please check the field(s) with red label below.

    Close

    Your message has been sent. We will get back to you soon!

    Close

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies